Una idea

Una idea en forma de bala fue la que mató a Jonh Lennon. Y otra muy parecida asesinó a Kennedy. Una idea con rostro de odio y destrucción fue la que accionó el botón de Hiroshima, como todas esas bombas que en un principio no fueron más que eso: ideas.
Una idea contra otra idea provocó el conflicto en Siria, al igual que en todos los lugares en los que la Guerra comenzó así: como idea.
Una sola de ellas bastó para ocasionar el desarraigo, la inmigración, la destrucción, el fanatismo, el hambre, el dolor.
Abre un libro cualquiera por una página cualquiera para que veas que la cara negra y opaca de la historia se escribe siempre a base de ideas.

Pero, afortunadamente, la cara amable también. Porque una de justicia se convirtió en la lucha de Martin Luther King. Otra muy similar hizo pensar a una mujer que ella también tenía derecho al voto. Una transformada en inspiración en las cabezas de los grandes artistas fue la que creó sus grandes obras. De la idea incrustada en la cabeza de un compositor salieron las claves de sol y las corcheas que darían paso a ese invisible espectáculo llamado música. I have a dream, Don Quijote, Para Elisa o el sufragio femenino empezaron siendo un plan, un concepto, una repentina bombilla encendida. Abre un libro cualquiera en una página cualquiera para que veas que también algunas surgieron para emborronar los capítulos de odio que escribieron las malas ideas.

Nuestras historias cotidianas con minúscula se hacen igualmente a base de ellas. Los hijos que decidimos tener son primero embriones de una idea. Nuestra profesión es producto de una idea que surgió gracias a la vocación, la necesidad, o la falta de alternativas. Una idea primigenia es la que nos lleva a un viaje, a un libro, un café, a salir, a quedarnos, a huir, a enfermar, a sobrevivir y hasta morir. La Historia con mayúscula nos ha enseñado que éstas, las nuestras, incluso tienen posibilidades de hacerse balas, bombas o guerras, si hacemos caso a las ideas que nos inyectan los de arriba. Aunque, si elegimos bien, también pueden transformarse en todo lo contrario.
Entonces, ¿qué es exactamente una idea? Un pensamiento minúsculo que implosiona en el cerebro como una palomita de maíz. Un granito que germina, que crece convertida en palabra y que más tarde se hace adulta a través de los actos, los hechos. Es, en realidad, el arma más poderosa que existe: una voz en nuestra mente que, de tener la suficiente fuerza, lo cambia todo.


Publicado el 10/5/2018






CONVERSATION

19 comentarios:

  1. Entonces podríamos decir que una idea es el detonante de nuestra vida, del mundo en el que crecemos y morimos. Multipliquemos las buenas y dividamos las atroces. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Excelente reflexión, Sofía. Por eso a muchos les da miedo algunas ideas, incluso les da miedo que la gente piense. ¿Quién sabe dónde y cómo acabará una idea? Especialmente si no es como la de la mayoría.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Mejor elegir siempre las buenas ideas, que de las malas ya hay muchas. Muy interesante reflexion. Tambien es el perseguir las ideas, si la tienes y se te olvidan... tanto da! Hay que desarrollarlas para que lleguen a ser algo.
    Un besote!

    ResponderEliminar
  4. Una maravillosa reflexión a la que ni puedo ni debo añadir nada para no desvirtuarla. Es tu idea, transformada en un post que a su vez siembra ideas en quienes te leemos...

    Un placer leerte, Sofía :))

    ResponderEliminar
  5. Has escrito de algo muy simple pero tan poderoso.
    La fuerza que nos mueve a los que nos da por escribir eso que nos pasa por la mente. La idea de escribir sobre algo que creemos pertinente o de lo que nos dieron ganas. Esto está lleno de ideas querida Sofía.
    Me ha gustado mucho esta idea tuya :)

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  6. Muy buena entrada. Pensaba en un cuento que venía en un libro de cuando yo iba al colegio en el que se decía que lo mejor y lo peor del ser humano es la palabra. Lo que aquel cuento no decía es que, al fin y al cabo, las palabras no son más que la plasmación de las ideas; si proceden de buenas ideas serán maravillosas palabras, si proceden de malas ideas serán dañinas y/o engañosas. No toda idea se plasma en palabras, pero toda palabra es la plasmación de una idea.
    Como dice Josep Mª, no es extraño que se les tenga miedo, sobre todo si son propias, libres, contra el poder y la injusticia establecidos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Lo más curioso de toda esta reflexión es que hay ideas tanto malas como buenas, que parten de un germen de unos pocos segundos fugaces en nuestro cerebro. Eso de "se me ha pasado una idea por la cabeza", tiene más fondo del que parece, al menos en mi opinión. Aplicar esas ideas para mejorar nuestra vida, puede hacer que mejoren las vidas a nuestro alrededor y así sucesivamente.
    Un abrazo Sofía.

    ResponderEliminar
  8. " La mente piensa, no con datos, sino con ideas, cuya creación y ampliación no pueden reducirse a una serie de reglas predecibles. Cuando introducimos a los niños en el reino de las ideas, les aportamos el don de la aventura intelectual. Los niños empiezan a darse cuenta de las dimensiones del pensamiento y de las posibilidades de la percepción íntima original. Revelan habitaciones dentro de habitaciones una apertura constante a mundo de especulación inesperados, más grandes. El arte de pensar se basa en la asombrosa capacidad que tiene la mente de crear más allá de lo que se propone." Theodore Roszak

    Precisamente porque no interesa el mundo de las ideas, la educación en España, es la que es.

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Y qué idea tan brillante has tenido hoy! Y qué forma tan brillante de plasmarla!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  10. ojala nos rodearamos solo de las buenas! besitos!

    ResponderEliminar
  11. Un texto aparentemente sencillo pero con un fondo también filosófico. Al final, las ideas, el alma, la conciencia, es lo que supuestamente nos separa de otros animales (aunque esto daría para otro debate). Un arma que usamos para bien o para mal.
    Poco queda añadir a tu magnífico texto, Sofía.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  12. Buena reflexión Sofia.
    Entre mis últimas lecturas estoy leyendo Los diarios de Emilio Renzi de Ricardo Piglia y ayer justo leía un fragmento que hablaba sobre las ideas.

    Idea (neologismo)palabra inventada por Platón a partir de la raiz de un verbo griego que significa "ver". Idea=visión, intuición, definida desde el punto de vista del sujeto que ve e intuye. Idea entendida 1. Como esencia, unidad de todos los caracteres de una cosa, 2. Como algo que tiene existencia real. Las ideas son las esencias existentes de las cosas del mundo sensible (p.71 Años de formación)

    Un beso

    ResponderEliminar
  13. En realidad yo creo que no hay idea buena o mala, ... en un principio es solo una idea que se orienta después en uno u otro sentido. Quizás quienes seamos buenos o malos seamos nosostros, los que que desarrollamos e implementamos esas ideas,... Me ha encantado tu reflexión!

    ResponderEliminar
  14. Nos dejaste una reflexión profunda e inteligente, Sofía. Hay ideas que ya germinan malas desde el principio porque las producen mentes malignas; otras que empiezan bien se tuercen ante alguna frustración y, por fin, también tenemos ideas positivas que no siempre plasmamos por temor, aunque sí hay momentos en que salen a la luz y mejoran un poco el mundo loco en el que vivimos.
    Quizás hoy no estoy todo lo optimista que quisiera, pero en mi país estamos viviendo tiempos muy inciertos debido a malas decisiones, a ideas que todos tergiversan para imponer las propias...
    Un fuerte abrazo, hermosa.

    ResponderEliminar
  15. Qué gran reflexión Sofía! Me ha gustado mucho. Nos movemos a partir de las ideas, sean buenas o malas, nos dejamos guiar según lo que pensamos. Los grandes sucesos empezaron siendo una idea.
    Un besito guapa!

    ResponderEliminar
  16. Y yo que ando con ganas de cambiarlo todo... Pero flaqueo justamente en eso: en la idea.
    Te dejo un abrazo, Sofía. Siempre un gusto hacerte una visita.

    ResponderEliminar
  17. Muy buena reflexión, te felicito.
    Acabas de abrir la caja de Pandora, has sido muy acertada. Ahora bien.... Si la idea es la palomita de maíz que estalla, sin la decisión de abrir el microondas para comerla no llegaría a nada, por lo que opino que la idea es la base, pero sin la decisión no tira para adelante. Ideas hay miles, unas estupendas y otras terribles, así que creo que lo aterrador es la decisión de llevarlas a cabo.

    Tu reflexión es maravillosa porque ha provocado otras reflexiones.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  18. Me encanta tu disquisición, Sofía. La idea es la semilla de todo, y la palabra origen de muchas cosas (ayer mismo lo discutía yo, porque crea situaciones y puede originar conflictos).

    Como siempre, un estupendo post.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  19. Partiendo de la idea de que la “ídem” según nuestra RAE que todo lo limpia y pule, es una representación mental de algo, ya sea material o inmaterial, real o imaginario, concreto o abstracto, etc... lo que has hecho Sofía, es aplicar esa idea primordial a los diversos actos posibles; unos tan nefastos como asesinar individualmente o en masa; y otros tan fantásticos como las maravillosas creaciones que has nombrado.
    A mí me parece una magnífica idea tu propuesta, más aún en un espacio donde todos usamos las ideas por medio de las palabras para contar historias.
    Abrazo grande grande compañera.

    ResponderEliminar

Opinar es gratis, ¡adelante!

BTemplates.com