El cuento de la criada: ¿realidad, ficción o posibilidad?

Todos los regímenes totalitarios o dictatoriales se caracterizan por añadir a sus recetas el mismo tipo de ingredientes. Suprimir la libertad de pensamiento y expresión como primer paso. Instaurar un sistema político por la fuerza que muchas veces lleva por bandera el adoctrinamiento religioso. Ligado a ello, va una férrea represión sexual. Después se le agrega un patriarcado exacerbado en el que la dominación de la mujer se convierte en un aspecto clave en todos los ámbitos de la vida. Con algunos pocos elementos, el ser humano ideó un sistema de opresión que ha resultado brutalmente eficaz a lo largo de la historia. 
Pero todo eso es forma parte del pasado ¿no?

Margaret Atwood nos presenta una novela en la que Estados Unidos se han convertido en una teocracia puritana donde las mujeres son las protagonistas, aunque de una forma extraña. Sus cuerpos son sometidos con el único objetivo de procrear, pero eliminando cualquier vestigio de placer. Una sociedad obsesionada con la moral religiosa en la que el sexo es, literalmente, un pecado deleznable, un vicio sucio y soez que debe ser controlado por parte de las autoridades del país.


Y cuando digo controlado, lo digo refiriéndome a que serán los del gobierno quienes estén ahí, en EL MOMENTO de copular, observando que el proceso se lleva a cabo como corresponde, como mecanismo puramente reproductivo. Lo sé, dantesco, cuanto menos.

El cuento de la criada era una obra que al menos en España se encontraba descatalogada (se publicó originalmente en 1985). Pero, desde que la cadena HBO lanzó la serie homónima, la novela se ha repopularizado notablemente en estos últimos meses. Tanto, que la editorial Salamandra ya ha sacado una nueva edición de la misma. Para que luego digan que la tele no tiene poder. 
Y así es como yo, movida por la curiosidad de un argumento tan prometedor, me hice con ella. Y he de he decir que no me arrepiento en absoluto

Han clasificado esta historia como una distopía, comparable a otras grandes obras de corte similar. No cabe duda  de que lo que cuenta Defred, la protagonista, nos hace pensar en un universo paralelo, en una realidad alternativa de opresión y angustia donde tus derechos mínimos tienen un valor nulo, donde cada centímetro de tu vida está decido por otras personas.





Pero, lo que se plantea verdaderamente en El cuento de la criada es una posibilidad. Sabiendo que tal vez el público lector de esta novela viviese en un mundo moderno, occidental y relativamente acomodado, Atwood pensó (repito que esta obra fue escrita en los 80) que remover nuestra conciencia, nuestra ingenua certeza de que las cosas no pueden ir mal, podría hacernos pensar dos veces al respecto.

Y así es como, jugando entre los finos límites de la realidad y la ficción, la autora nos muestra la república de Gilead. Un lugar actual, moderno, donde sus habitantes practicaban la libertad de pensamiento y eran testigos de los beneficios del progreso y la tecnología, tanto como nosotros, hoy, aquí, ahora. 

Como digo, creo que uno de los puntos fuertes de esta historia es que juega tanto con la posibilidad remota -pero posibilidad, al fin y al cabo- como con la idea de que, aunque en nuestra sociedad no estemos actualmente bajo el yugo de un régimen de esta clase, sí existen regiones del planeta sometidas a sistemas similares al de esta distopía.



Así lo pensé cuando la narradora contaba cómo habían obligado a las mujeres a portar esos ropajes que cubrían sus cuerpos y buena parte de sus rostros, demostrando una vez más cómo la vestimenta puede ser empleada como código de dominación sexual.

Y ya para terminar, dedicar una mención especial a Defred, la protagonista cuyo nombre real no sabremos nunca. Esperando encontrarme con una especie de heroína rebelde e inconforme, con una mujer que lucharía a viva voz por sus derechos, me topé con un personaje que me hizo comprender que todo era más fácil desde mi perspectiva. Que cuando te intentan doblegar a través del terror, comienzas a vivir entre el deseo de pelear y el aletargamiento de quien tiene mucho que perder contra las ideas retrógradas de la represión.

Por si aún no quedase claro, El cuento de la criada me ha parecido uno de los mejores libros que he leído últimamente. Una novela de trama y estructura complejas, de posibles escenarios aterradores y de un trasfondo que te hace devorar esta lectura con la desoladora idea de que, nos guste o no, todo puede pasar.

Publicado el 15/5/2017



CONVERSATION

15 comentarios:

  1. Casualidades de la vida, hace poco vi este mismo libro recomendado por una amiga en las redes sociales. Y ahora con tu reseña me ha picado aún más la curiosidad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! Esta reseña me ha dejado pasmada, ya que tiene una trama que de seguro me atraparía de principio a fin...por lo que me gustaría mucho leerlo...Muchas gracias por la recomendación y también por visitar mi blog, ya te sigo...nos leemos, un besote!

    ResponderEliminar
  3. Pues sí, me voy totalmente convencida. Y mira que resulta difícil convencerme con una distopía, pero ésta tiene ingredientes que me han tentado mucho. Y tu entusiasmo contagia.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola, Sofia!
    Me ha encantado la reseña, sin duda logras transmitir todo lo que esta novela de produjo, es muy dificil para mi asimilar que casos de machismo como estos sean reales y no solo ficcion, no se en que mente cabe llevar a tales limites la sed de poder, no se si leeria esta historia, no porque no me llame la atencion, si no porque se que me dejara pasmada y un poco traumada, ya veremos en un futuro.

    ¡Nos leemos! :3

    ResponderEliminar
  5. Tengo pendiente ponerme en breve con esta lectura que nos traes, después de leer tu reseña no creo que tarde en hacerlo, me has convencido, ya te contaré.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  6. Hola Sofía, me ha encantado tu reseña. Las novelas distópicas me suelen interesar bastante pero si encima como cuentas, no están tan alejadas de la realidad..., la verdad es que me ha llamado mucho la atención. Me la apunto.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. ¿Publicado en 1984? Vaya casualidad, ¿no te parece? Cualquier distopía nos mete el miedo en el cuerpo, solo que esta especie de teocracia ya ha estado (o está) operando en algunos países del mundo. Hablando de distopías, tengo pendiente una novela que escribió el psicólogo Skinner y que se titula "Walden dos", donde se fabula con una sociedad científicamente "perfecta" donde se consigue erradicar la felicidad a costa de destruir lo "individual".
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Síii, sí que es toda una casualidad. De hecho cuando escribía la reseña pensé en ello y al final me olvidé de comentarlo.
      No conocía "Walden dos", pero como ahora ando enganchada a este tipo de lecturas, la tomo en cuenta. Gracias por la recomendación.
      Abrazo.

      Eliminar
    2. PD- Perdón, hubo un error: la obra se publicó en 1985. Es también casualidad, pero no tanta jaja.
      Saludos

      Eliminar
  8. Va a ser una de mis próximas lecturas. Me llama mucho la atención
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Hola! Te leo muy por encima porque estoy con el libro actualmente y me tiene muy intrigada, pasaré a leerte bien. Besos

    ResponderEliminar
  10. ¡Hola, Sofía!

    Yo aun no he acabado la lectura, pero estoy en ello y me está gustando mucho. Defred es un personaje maravilloso y me ha gustado la descripción que haces de ella :) Por cierto, ya que has nombrado la represión en el apartado de Defred, hay un libro que se llama Castellio contra Calvino, de Stefan Zweig, que creo que te gustará. Es un ensayo sobre cómo se crea una dictadura y habla sobre cómo el miedo doblega a las personas y qué les pasa a aquellas que deciden vivir en libertad. Habla de una historia real y es genial, un libro imprescindible. Lo leí en la uni y fue toda una revelación. Su prosa es una maravilla. Desde entonces intento leer todo lo que tenga que ver con este autor :)

    ¡Felicidades por la reseña! ¡Me ha gustado mucho!

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora mismo me apunto ese ensayo de mi querido Zweig, que tus recomendaciones siempre son muy buenas :)
      Estaré esperando tus impresiones en tu blog.
      Muchas gracias Laura y un besazo!

      Eliminar
  11. La verdad que me llevé una alegría cuando vi que reeditaban este libro. Demos las gracias a la HBO por hacer la serie y así vuelva a la luz uno de esos libros que NUNCA ha debido de estar descatalogado.

    Teniendo en cuenta que cualquier posibilidad es posible, las distopias muchas veces parecen pertenecer muchas veces al género del terror.

    Ya tengo este libro a buen recaudo, es decir: en mis estanterías ;)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Me la compré la semana pasada y estoy deseando leerla. Ahora estoy con Cometas en el cielo, pero en cuanto la acabe empezaré con ésta! Un besito guapa!

    ResponderEliminar

Opinar es gratis, ¡adelante!

BTemplates.com