Oasis en miniatura

Esta semana volví. Bueno, no sé si se le puede llamar volver cuando vas a un sitio en el que no has estado. Lo digo porque esas calles familiares del centro ya no son las que solía frecuentar. El mundo, en general, ya no se parece mucho al de antes, a decir verdad. 
Los saludos con codos, las mascarillas, las calles semivacías son ahora parte de esa nueva normalidad que apenas empieza a despegar. 
Pero no quiero escribir sobre la inevitable extrañeza y tristeza de la situación. Si hace unas semanas hablaba de la felicidad de bolsillo, ahora me quiero centrar en los oasis en miniatura. Son pequeños momentos de paz, de olvido, donde el virus no es más que un tema de conversación inevitable, pero no el centro de todo.


Como digo, hace unos días, después de dos meses, volví a reencontrarme con mis amigos más allegados. La sensación de proximidad en carne y hueso, de complicidad, de compartir el lujo en el que se ha convertido la compañía es casi abrumadora, a pesar de que ya la habíamos sentido infinitas veces con anterioridad. Supongo que es cierto eso de que el mundo va a llenarse ahora de primeras veces. Para mí, estas quedadas, estas excursiones desconfinadas son esos nuevos oasis en miniatura que nos sirven para protegernos de la hostilidad del desierto que nos rodea. Una charla, una tarde en la piscina, un paseo son actividades que nos desconectan por un rato de la esclavitud del hidrogel, las mascarillas, el riesgo y el puñetero virus que lo ha cambiado todo. 
Durante esos pequeños intervalos, parece -repito, solo parece- que la realidad se vive como una falsa ilusión, donde el tiempo te hace creer que sus manecillas no se han movido sin piedad a través de una larga cuarentena. 
De entre todas las lecciones que nos quedan, ahora nos toca aprender a disfrutar de los nuevos paraísos con toque de queda, la felicidad de bolsillo y los oasis en miniatura que nos brinda la nueva "normalidad". Quizá asuste un poco pensarlo, pero nuestra capacidad de adaptación es tan asombrosa, que incluso podemos encontrar comodidad en los rincones más insospechados de lo desconocido.

CONVERSATION

8 comentarios:

  1. Sí, hay que aprovechar estos oasis, que nos sirven para desconectar aunque sea un poco. Que la guardia no podemos bajarla.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. Me encantó la imagen de los oasis, aquí todavía caminamos en el desierto. Recién ayer pudieron empezar a circular los niños con uno de los padres, solo por la zona donde viven y sin ir a las plazas, porque están cerradas.
    Van dos meses en los que hubo que fabricarse los propios oasis dentro de los límites permitidos.
    Disfruta los tuyos, Sofía.
    Un fuerte abrazo, como es virtual, se puede.

    ResponderEliminar
  3. Mañana, por primera vez en más de dos meses, me acercaré al centro de Santander y lo hago porque tengo cita en el oftalmólogo. La primera cita que da tras el confinamiento. Con los amigos hemos decidido que aún no es tiempo de reuniones ni de sentarse en terrazas. bastante que en el pueblo, puedo salir a pasear por carreteras por las que, aunque circula más gente de la que lo hacía hace dos meses, aún se pueden considerar casi desiertas.
    Como dice Margari, no hay que bajar la guardia y me da la sensación de que, ante la pequeña apertura, muchos se han creído que ya no pasa nada. Han convertido los oasis en ríos caudalosos y pueden volver a meternos en el más seco de los desiertos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Aprovechemos el minuto, mañana no sabemos que ocurrirá.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. A mi la cuarentena me pilló justo en un momento de mi vida en que no echo de menos a nadie. Viendo el vaso medio lleno, estoy en paz en ese sentido.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  6. Hola.
    Yo aún no hago quedadas, hemos estado enfermos y no quiero arriegar a nadie.
    Ayer fuimos a la finca, que está cerrada y no limita con nadie, y fue liberador.
    Muy feliz semana y a disfrutar esos pequeños oasis.

    ResponderEliminar
  7. A todo se acostumbra uno y lo verdaderamente importante es que esas personas que queremos sigan a nuestro lado, sea a la distancia que sea. Vivir el momento es más necesario que nunca, aprovechemos esta tregua.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Quizás el redescubrir esos pequeños momentos sea la clave...

    ResponderEliminar

Opinar es gratis, ¡adelante!

BTemplates.com