Las leyendas de Bécquer

Las leyendas de Gustavo Adolfo Bécquer (su nombre es una advertencia a su estilo romántico) suelen incluirse entre las lecturas obligatorias de las escuelas secundarias. Pero por una razón u otra, yo no estuve entre esos afortunados, y aún así, creo que en parte tuve suerte, puesto que ahora que soy "mayorcita" he podido disfrutar más de su lectura (por aquello de la comprensión y la madurez).
¿Qué puedo decir yo, una autora de un pequeño blog literario, que no se haya dicho ya sobre esta genial obra? Ahora es cuando me gustaría estar otra vez en secundaria, así no estaría obligada a hacer una crítica a la altura.

Primero que nada, debo confesar que el Romanticismo y sus escritores resultantes siempre me han fascinado, por lo que el señor Bécquer ya se lleva solo por eso unos cuantos puntos extra. No obstante, si obviamos ese hecho, las leyendas seguirían siendo una de mis lecturas favoritas de este año que está a punto de morir. Imaginación, brevedad, y sobre todo ese mensaje sobre la humanidad, disfrazado o condimentado con la fantasía mitad histórica mitad ficticia de la época.
No es en ningún momento un libro pesado o exaltado (hay que reconocer que los románticos a veces se tomaban todo a la tremenda), pero con un estilo particular.
Una serie de historias semejantes y diferentes entre sí, y, sin lugar lugar a dudas y con la intención de que suene lo menos cursi y/o infantil posible, muy muy bonitas. ¡Qué menos que considerarlas clásicos necesarios para la enseñanza!
Eso sí: no titubeo a la hora de elegir El rayo de luna como mi favorita.

"Yo no sé si esto es una historia que parece cuento o un cuento que parece historia; lo que puedo decir es que en su fondo hay una verdad, una verdad muy triste, de la que acaso yo seré uno de los últimos en aprovecharme, dadas mis condiciones de imaginación."

CONVERSATION

3 comentarios:

  1. Yo sí lo tuve como lectura obligatoria. Y lo disfruté... Lo leí, lo releí y lo releí... Me encantó!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. Me encantan! Nunca es tarde. A mí me tocó leer poco en el colegio, y ahora lo agradezco porque sé que muchos de los libros clásicos escolares no los habría disfrutado si los hubiera leído en esa época. Mi leyenda favorita es "La cruz del diablo".
    saludos :)

    ResponderEliminar
  3. Me encantaron cuando las leí en el instituto y me siguen pareciendo sublimes. Mi preferida es "El monte de las ánimas".
    Abrazo!

    ResponderEliminar

Opinar es gratis, ¡adelante!

BTemplates.com