La abadía de Northanger

Primer libro leído del reto que me propuse para este año. Ya he hablado de Jane Austen más de una vez en el blog, por lo que creo que puedo hacer un juicio bastante justo de esta obra. La abadía de Northanger no es, desde mi punto de vista, precisamente la mejor obra de la archiconocida escritora inglesa. Ni sus personajes ni el argumento están tan trabajados como otros de sus títulos, y en general hay otras muchas diferencias que se pueden apreciar. 
De hecho, la intención de Austen en esta historia refleja un claro cambio de estilo. Si bien la crítica y la ironía siguen estando muy presentes, es verdad que el objetivo principal alejó a la autora de los temas que suelen ocupar el lugar central de sus novelas. 


Pero para ello, debemos situarnos antes en el contexto histórico. La abadía de Northanger se publicó en el año 1818, en una época en la que un nuevo tipo de literatura estaba en pleno auge; se trata del estilo gótico, ya mencionado por cierto vez en una reseña. El gótico surgió como un género novedoso -y de mucho éxito-, que se caracteriza como ser el precursor del terror: sucesos paranormales, supersticiones, fantasmas, asesinatos y secretos truculentos poblaban las páginas de muchas de estas historias. De ahí que Catherine Morland, la protagonista, sea objeto de sugestiones y de disparatadas invenciones producto de las lecturas de obras como Udolfo, que más tarde le causarían más de un problema.

De modo que una de las principales razones por las que Jane Austen escribe este libro es para criticar este nuevo tipo de literatura (tan dispar a su propio estilo) que influía negativamente a los lectores, especialmente a los jóvenes. Por supuesto, también hay cabida para hablar sobre el matrimonio, los intereses económicos, la hipocresía de algún que otro personaje -qué despreciable se me hizo Mss. Thorpe- pero, como digo, se nota un cierto cambio de registro. Se mencionan cosas como sospechas, asesinatos, noches lúgubres y escenarios macabros; todos ellos elementos que, siendo francos, no suelen ser nombrados en la idealizada prosa de la autora.

Además, el argumento se me hizo bastante pesado. No sé, nada sustancial llegó hasta pasada la primera mitad del libro, y aún después seguí notando que algo faltaba. 
En cuanto a los personajes, he de decir Cahterine, por su parte, es una niña de gran bondad, pero no deja de ser eso, una niña; una heroína, como bien la llama la narradora, que no transmite mucho. Lo mismo pasa con su enamorado y varios de sus familiares. En general, son todos personajes un tanto planos, más simples si los comparamos, otra vez, con personalidades tan fuertes como las de Mister Darcy o Emma, por ejemplo.

Yo creo que no es la novela más representativa de Austen. La empecé con muchas expectativas, especialmente por lo tantísimo que me habían hablado de ella, y al final me resultó un poco decepcionante. 
Vale, es cierto que igual no soy una fan incondicional de Austen, pero siendo lo más objetiva que puedo, repito que La abadía de Northanger no está a la altura de otras de sus novelas. 
Esto, lógicamente, desde la humilde opinión de una de las tantísimas lectoras y lectores que conforman el vasto y variado mundo de la lectura y la subjetividad. 

CONVERSATION

7 comentarios:

  1. Leí este libro hace años, en el instituto como novela de la clase de Literatura universal y la verdad que no recuerdo nada de ella. Al ver tu reseña es cuando he recordado este libro. Así que si no la recuerdo es que no me dejaría muy buen recuerdo.

    ResponderEliminar
  2. No es que Austen cambiara de estilo en esta novela con respecto a las más conocidas, es que no las había escrito todavía. Aunque se publicó en 1818, como dices, realmente estaba escrita con anterioridad a "Orgullo y prejuicio", que fue la primera en publicarse. "La abadía..." supone una transición entre sus escritos juveniles, en los que el humor sardónico estaba sin depurar, y las novelas de madurez. Aquí hay más intención satírica que costumbrismo social.
    A mí, particularmente, es un libro que me encanta y que me ha hecho reír en más de una ocasión, a pesar de las diferencias con sus novelas más "serias".

    ResponderEliminar
  3. A mí me encanta Northanger, encuentro que es la más fresca y divertida, pero claro, fue de lo primero que escribió aunque se publicara después de su muerte.
    Mr Tilney es mi hombre Austen, tiene un desparpajo que me encanta.
    Pero bueno, yo sí soy una fan incondicional :P
    Un beso!

    ResponderEliminar
  4. De los poquitos de Austen que aún no he leído. Y caerá seguro, pero viendo tu reseña, mejor bajo mis expectativas.
    Besotes!!

    ResponderEliminar
  5. Me ha gustado que contextualizaras el libro, el momento y la razón por la que escribe este libro. A veces lo desconocemos y sin embargo es clave para entender mejor la lectura.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Jane Austen es una de esas escritoras de las que quiero conocer más su obra (sólo leí Orgullo y Prejuicio), pero no creo que escoja éste como libro para seguir.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Solo he leído orgullo y prejuicio así que no puedo comparar...este año leeré otra novela suya pero esta no iba a ser...y ahora menos, prefiero empezar con otras la verdad.
    Un beso!

    ResponderEliminar

Opinar es gratis, ¡adelante!

BTemplates.com