En un minuto

A veces solo llegan 60 segundos para cambiar tu vida.

En ese minuto que dura el beso de presentación, el intercambio de formalismos y las miradas de atracción, caben varios latidos de corazón del que va a enamorarse en lo que tarda la aguja en dar una vuelta completa al reloj.
En ese breve, brevísimo espacio de tiempo te dan una noticia que puede hacerte saltar de júbilo, o dejarte abofeteado y aturdido por el dolor. A veces, incluso, en un minuto pueden pasarte las dos cosas y por ese orden, que jode más.
Pierdes el bus porque te has levantado un minutito más tarde, y por ende llegas también un minuto más tarde a la parada, y ya tu mañana la empiezas con mal pie. Por ese corto período puedes sufrir más esperas, más tráfico, más corre que no llego, más retrasos que te hacen alcanzar tu destino no uno, sino muchos minutos más tarde de lo debido. Y reza para que no sean horas.
En un minuto puedes tomar una mala decisión, y al siguiente comprobar los terribles resultados que, eso sí, durarán bastante más de 60 segundos. También puede que hagas una elección que te sacará definitivamente del atolladero, que te encauzará hacia la felicidad. El tic-tac del minutero puede tener un efecto dominó con tremendas consecuencias o un efecto mariposa de gran alcance en el espacio y el tiempo, según se tercie.
¿Qué más puede pasar en un minuto? Una caricia prolongada, una mirada fija en algo o alguien, un beso corto con promesas de alargarse, una explosión de sabores en tu boca, el canto del número de lotería que te hará rico, los 50 a 100 latidos del corazón (¡solo en reposo!), los veintipico parpadeos en tus ojos o los continuos nacimientos y las imparables muertes que se producen al contradictorio unísono en todo el mundo, son algunas de las infinitas posibilidades de ese lapso.
Y suena a poco, curiosamente. Nos parece que un minuto es una minucia del tiempo, una racanería del reloj, un insignificante trocito de nuestra vida, cuando resulta que tiene el poder suficiente como para cambiarlo todo de un momento a otro. Quién lo diría.


Publicado el 15/12/2017



CONVERSATION

28 comentarios:

  1. "Largo me lo fiáis amigo Sancho" decía aquél, en un solo segundo pueden pasar infinidad de cosas, la vida antes de morir.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Y en un minuto, más o menos, se puede leer una magnífica reflexión sobre lo que puede dar de sí ese mismo minuto. Las cosas tremendas y maravillosas que le han pasado a mucha gente en todo el mundo mientras yo empleaba un maravilloso minuto en leer tu fantástico texto.
    Un beso, guapa.

    ResponderEliminar
  3. Qué reflexión más buena. Yo considero que el tiempo es oro, y no ya un minuto, sino en un segundo todo cambia, para bien o para mal.
    Hay que disfrutar de todos los segundos del día.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  4. Muy buena la reflexión Sofia, el valor de un minuto y es que el gran valor del tiempo es lo que hacemos con él, ¿de qué sirve el tiempo si no se sabe aprovechar?
    En un minuto todo puede cambiar, en un minuto para bien o para mal.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. De acuerdo a la teoría de la relatividad de Einstein que sostiene que el tiempo es una ilusión persistente, puesto que no sólo no existe un único presente especial, sino que todos los momentos son igualmente reales. Digamos que nuestra mente es quien realmente "fabrica" esta persistencia temporal , como una necesidad de contabilizar nuestras vivencias, recuerdos, etc. Dicho esto y enlazándolo con tu estupenda reflexión, te diría que esta paradoja existencial, nos muestra ambas caras de una misma moneda: instantes afortunados y desgraciados que se funden a lo largo de nuestro tránsito existencial; aciertos y errores a la hora de tomar decisiones. Muerte y vida en constante transformación como manantial que fluye de un mismo cauce.

    Me encantó, Sofía, que hayas elegido este tema para debatirlo y que cada uno aportemos nuestra particular opinión.

    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  6. Hola Sofía, :)
    Qué razón tienes con tu reflexión, como un minuto nos puede cambiar la vida, para bien o para mal, una buena decisión o una pérdida. Me gusta porque le das el valor que se merece, el tiempo es existencia.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola! Qué bueno, me ha encantado, en un minuto puede cambiarnos la vida, todo es tan efímero.
    Besos y me ha encantado.

    ResponderEliminar
  8. Hola Mrs, toda una vida se puede condensar en un minuto...
    Gracias, pasa buena tarde, besos puntuales..

    ResponderEliminar
  9. ¡Qué suerte tienes, Sofía! A mí un minuto no me da "pa ná". Ni para una suave caricia. Es que soy muy acariciador yo. Un acariciador nato. Un acariciador de campeonato. Ya sabes lo que dicen: "El acariciador está acariciando, ¿quién lo acariciará? El acariciador que lo acaricie, buen acariciador será. Eso sí, siempre que no tarde más de un minuto en acariciar; porque si tarda más de un minuto, en vez de acariciador es un sobón de la hostia". Pues eso. :P

    Por cierto, me ha encantado tu reflexión. En serio. Buen finde, chiquilla.

    ResponderEliminar
  10. En menos de un minuto aun sumando los tres intentos, cada vez que he empezado a responderte ha sonado el timbre. El tiempo es complicado de medirlo y no es lo mismo un minuto de besos que de espera para saber la nota del examen. Algunas cosas importantes me han pasado en un minuto y otras las he perdido por pensármelas 70 segundos, pero sigo a mi ritmo no acelero la vida ni empujo el tiempo. Abrazos alegres

    ResponderEliminar
  11. Cómo nos puede cambiar la vida en un minuto! Y cuánto he disfrutado en este minuto leyéndote!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  12. Hola Sofía, si supieras que esta semana he tenido un minuto que puede cambiar mi vida y otro minuto que pudo acabar con ella, entenderías la emoción que he sentido al leer esta entrada. Todo está perfecto, pero son cosas demasiado personales para expresarlas en público, ja,ja,ja.
    Pero lo importante es el lúcido e inteligente punto de vista que has sabido exponer y transmitir.
    Un gran abrazo de un minuto de duración :-)

    ResponderEliminar
  13. Fíjate Sofía que siempre que leo esas noticas que dan un dato (cualquiera, da igual,... nacimientos, muertes, ... o número de pitillos encendidos) y lo relacionan con su frecuencia en el mundo por minuto, me suelen asaltar las mismas dudas que a ti. Parace irrelevante,... apenas 60 segundos, pero qué importante, verdad?

    ResponderEliminar
  14. Y pensar que nuestra vida está plagada de esos minutos, que a veces se nos hacen muy cortos y otras eternos, dependiendo del placer o del disgusto que nos proporcionan. Y parece que un minuto sea más breve que sesenta segundos. ¡Qué cosas!
    Una muy acertada y perfecta reflexión vital que me la he hecho mía al instante.
    Un abrazo en un segundo.

    ResponderEliminar
  15. En esta forma que se ha convenido para tener un control sobre el tiempo, que es infinito, un minuto puede ser crucial.
    Así lo sentí cuando sonó el teléfono y recibí la noticia sobre el ACV de mi hermana. Todo se trastocó, la vida se dio vuelta y ya nada será como antes. Aunque parezca que estamos instalados en una rutina cómoda, cambiamos minuto a minuto sin darnos cuenta. Y ni hablar cuando eventos dolorosos se nos vienen encima.
    Gracias por las afectuosas palabras que me dejaste en el último episodio de Piera. No sé cuando podré volver de un modo más regular, por ahora es imposible, pero tuve la necesidad de saludarte.
    Abrazos grandes, Sofía.

    ResponderEliminar
  16. Qué buena reflexión Sofía, nos permitimos desperdiciar el tiempo esperando a veces al mañana, y un minuto es más que suficiente para poner nuestra vida patas arriba, para cambiarla, para agitarla, para sorprendernos...un minuto sofía para leer esta bonita entrada y sacarnos una sonrisa.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Son de esos instantes en donde sientes toda la fuerza de la vida tuya y la del cosmos inmiscuida, comprometida ahí, en esos 60 segundos.

    Saludos salados, Sofía.

    ResponderEliminar
  18. Sofía que buena reflexión has hecho, me imagino que más en de un minuto. 60 segundos de tiempo que parece corto, pero cuántas cosas pueden pasar en este tiempo. Bueno y malo. Seguro que cuando es bueno pasa rápidamente y cuando es malo qué largo puede resultar. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Buenos días,Sofía.
    Me gustan las reflexiones y, por supuesto, me ha gustado tu reflexión. ¡Gracias!.
    Para mí, el tiempo es una invención humana. Decimos que ha llegado la noche, cuando se ha ocultado el sol, pero en otro lugar acaba de amanecer, con lo cual, si pudiéramos verlo desde una perspectiva mucho más alta veríamos que siempre hay día y siempre hay noche. Es decir que nada es blanco ni negro, que depende del cristal con el que se mira y que en ese minuto, en el que tu reflexión se basa, pueden ocurrirnos cosas, en apariencia oscuras, pero que a la larga nos pueden ayudar a percibir la claridad.
    Por este minuto que me ha permitido compartir ¡gracias! a ti y a todos los comentaristas. Disfrutemos y seamos responsables de cada minuto de nuestra vida, porque nuestras decisiones nos conducirán hacia la noche o hacia la claridad de un nuevo día. Abrazos a repartir.

    ResponderEliminar
  20. Hola Sofía. ¡¡Lo que puede llegar a cambiar la vida en un minuto!!, incluso menos diría yo. Por eso creo que tenemos que aprovechar la vida al máximo y disfrutar de todo lo que podamos. Mis "minutos" nunca han hecho que mi vida cambie de forma drástica, pero he conocido gente que sí, y es bastante complicado y triste. Lo que sí he sufrido es el típico cúmulo de sucesos diarios que tú mismas comentas, el llegar tarde porque el bus te cierra las puertas en la cara y después eso provoca perder el tren que tienes que coger, etc etc...
    Muy buena reflexión, me ha gustado mucho. ¡Un besote guapa!

    ResponderEliminar
  21. Ese es el poder del tiempo, interesante Sofía que nos lo recuerdes.Y como bien intuyo, es por lo que cobra más tiempo si cabe el poder del ahora, ¿hacemos atemporal el momento?. Un abrazo

    ResponderEliminar
  22. Así es Sofía. Me has recordado un estremecedor relato que escuché ayer en la tele, de una madre que perdió a su hijo en un minuto porque se tragó una ventosa de un juguete que no estaba homologado.
    Un minutos son 60 valiosísimos segundos en los que puedes dar aire a alguien que se ahoga.
    Interesantísimo post, y muy bien escrito como es habitual en ti.
    Un beso, pretty.

    ResponderEliminar
  23. Hola Sofía. Me encantan tus reseñas, me hacen pensar... con lo poco que me gusta pensar ;
    Se me viene a la cabeza unos cuantos autores en relación con el tiempo, el primero el burgués francés del bigotito y su magna obra "A la búsqueda del tiempo perdido"... por otro lado a Kronos, o Saturno comiéndose a su hijo, y creo que es la mejor imagen para reflejar el tiempo, que hay que comérselo a dentelladas, que si no nos come el a nosotros..., que no hay otra cosa más que el presente inmediato y mientas lo denomino se escurre entre los dedos... un minuto puede ser un universo.
    Muchos besos Sofía.

    ResponderEliminar
  24. Y diría que en menos. En realidad mucho menos, de hecho lo que de verdad nos cambia la vida sucede en un chasquido. Un coche que cambia de carril, un niño que saca el número de la lotería... Una palabra, un silencio.
    La vida la rige el azar. Es cierto que podemos ir adquiriendo números para que las infinitas posibilidades se vayan reduciendo. Pero siempre el azar. Algunos hablan del destino, que en mi opinión es una consecuencia de nuestra mente racional que busca siempre una explicación, un por qué ha pasado lo que ha pasado, sobre todo si lo que pasa es una desgracia.
    Interesantísima y brillante exposición. Desde luego haces honor a tu nombre, Sofía. Un abrazo y Feliz Navidad.

    ResponderEliminar
  25. La relevancia del "minuto" no está solo en todo lo que describes, que también, sino en el hecho de que toda tu vida está contenida en él!

    Y ni aun así! Pues le sobran 59 instantes.

    ¡Todo! El ayer, que fue instante también pero que ya nada es, el hoy/ahora, todo tú, y ese mañana que no "existirá" jamás realmente más allá de un proyecto verbal/mental/emocional... vivido hoy. Pues cuando "llegue" no será mañana, sino ¡ahora!

    Fuerte abrazo, Sofía.

    ResponderEliminar
  26. ¡Hola, guapa!

    ¡Una reflexión muy buena y muy cierta! Un minuto no puede significar nada o cambiarlo todo. La vida es muy caprichosa y en un abrir y cerrar de ojos pueden pasar muchas cosas.

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  27. Mucho tiempo sin pasarme por tu rincón y ya te echaba de menos. Me encantan tus reflexiones y esta, como no, no podía ser diferente. Todo puede cambiar en un minuto. En mi caso, el minuto más horrible que recuerdo, es pasar de estar maravillosamente feliz por tener a mi niña recien nacida en los brazos, a sentirme cada vez peor y saber que algo grave me estaba pasando. Fueron los 60 segundos más hermosos y a la vez más dolorosos y terroríficos que recuerdo. Curiosamente, es la primera vez que lo "verbalizo" aunque sea escribiendo.

    UN beso preciosa, Feliz año nuevo. Prometo volver el año que viene más asiduamente. A ver si logro encontrar la calma.

    ResponderEliminar

Opinar es gratis, ¡adelante!

BTemplates.com