Felicidades, Querida Woolf

25 de enero. Hoy, hace 136 años, nacía una de las figuras más emblemáticas de la literatura y del feminismo. Me dejé arrastrar por sus Olas, me quedé anclada en uno de sus Faros, pero con esa Habitación propia quedé cautivada. Por la valentía de una mujer que supo levantar la voz en una época de silencios muy pesados. 
Aquí retomo un pequeño homenaje a la escritora que no permitió a nadie poner cerrojos ni cerraduras a la libertad de su mente. 


Querida Woolf:
Qué te voy a contar yo, una jovenzuela del siglo XXIa ti, Virginia, que has sido una de las primeras en proclamar en voz alta eso de que no hay motivos para creer que las mujeres seamos inferiores a los hombres (y menos aún en literatura) en una época bastante más complicada que la mía. 

Confieso que nunca he sido una gran fan de tus novelas por motivos que no vienen ahora al caso. Pero Una habitación propia ofrece algo diferente. Vale, igual es que no soy del todo objetiva como feminista. NO, qué narices, este ensayo me ha gustado porque, entre otras cosas, tuviste los ovarios para decir grandes verdades que muy pocos se atrevían, y además presentando argumentos razonables, todo ello con gran elegancia y elocuencia.


Mucho ha llovido desde aquella conferencia que diste sobre las mujeres y la literatura. No cabe duda de que estarías orgullosa de ver lo mucho que hemos conseguido, a pesar de todo.
Siempre me pregunté por qué será que durante tanto tiempo se redujo a las mujeres a una miserable nada, a la condena del anonimato y la esclavitud de la invisibilidad. Empiezo a creer que, como dices tú, pueda deberse a 
"ese interesante y oscuro complejo masculino que ha tenido tanta influencia sobre el movimiento feminista; ese deseo profundamente arraigado en el hombre no tanto de que ella sea inferior, sino más bien de ser él superior."

Entristece pensar también en eso que dices de que no hay casi rastro de grandes figuras femeninas literarias hasta el siglo XIX, y que todavía no haya un hueco lo suficientemente grande en la historia dedicado a grandes conquistadoras, líderes de grandes naciones o ejércitos (porque no las ha habido). Dices que la novela parece ser el medio de expresión predilecto para la escritura femenina, porque de alguna forma se nos han cerrado las puertas de la poesía y otros grandes géneros. 

Y como afirmas, esto puede ser debido a que una mujer con el genio, la creatividad y la capacidad de Shakespeare en muchas épocas la hubiesen convertido en víctima de su propio talento (algo que posiblemente sabías ya de muy buena mano):

"cualquier mujer nacida en el siglo dieciséis con un gran talento se hubiera vuelto loca, se hubiera suicidado o hubiera acabado sus días en alguna casa solitaria en las afueras del pueblo, medio bruja, medio hechicera, objeto de temor y burlas. Porque no se necesita ser un gran psicólogo para estar seguro de que una muchacha muy dotada que hubiera tratado de usar su talento para la poesía hubiera tropezado con tanta frustración, de que la demás gente le hubiera creado tantas dificultades y la hubieran torturado y desgarrado de tal modo sus propios instintos contrarios que hubiera perdido la salud y la razón."


Sin embargo, lo que me gustó realmente de Una habitación propia es el carácter de tus palabras. Tal vez disimulases muy bien, pero el caso es que no dejas espacio para la amargura ni para una denuncia derrotista, sino que confías totalmente en la proximidad de un futuro prometedor con una certeza y una confianza en ti misma dignas de admiración. Tan segura estabas, que tanta razón tenías. 


Lo único que lamento decirte es que aún hoy quedan muchas mujeres sin una habitación propia. De hecho, muy pocas pueden presumir de tener realmente un cuarto propio, algo que sea enteramente de ellas. Una libertad completa. La gran mayoría, a veces tenemos que conformarnos con compartirla de manera bastante descompensada; eso si no nos obligan a quedarnos relegadas a una esquina oscura y fría de ese espacio que nos arrebatan.
Pero vamos por buen camino librando una batalla que, como bien afirmaste aquella lejana tarde de 1928, aún en la oscuridad y la dificultad, merece la pena luchar.

Recibe un cordial saludo y un auténtico agradecimiento. 

Fdo: tú, yo, y muchas más. 

CONVERSATION

24 comentarios:

  1. Hola.
    Qué maravilla de entrada y suscribo palabra por palabra. Todo el mundo debería leer Una habitación propia.
    Besos y gracias por traernos a la maravillosa Virginia.

    ResponderEliminar
  2. Cualquier acto, por pequeño que sea, en defensa de la mujer por la igualdad, hay que potenciarlo y gritarlo, no podemos dejar que lo dicho en el día de ayer por el Presidente de España se quede sin respuesta, no se aceptar ese "no nos metamos en eso" al hablar sobre la igualdad salarial entre hombre y mujer y que las mujeres de ese partido hagan "mu" por el foro.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Madre mía cómo escribes! En serio, logras con tus palabras dejarme con la boca abierta en todas las ocasiones en las que te leo. No conozco a Virginia Woolf como lectora, aunque sí conozco su vida y lo que hizo por las mujeres. Así que agradezco de corazón que la traigas a tu blog y nos recuerdes que hubo mujeres que lucharon para que todas tuviéramos una vida mejor.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Mujer valiente, luchadora y con lengua afilada, que no se mordía por temor a las criticas machistas. Solo una mujer con sus arrestos, en la época que le tocó en desgracia vivir, pudo haber dejado una huella indeleble. Por desgracia, solo con la lucha (no armada, por supuesto) se consigue escalar, paso a paso, la cumbre de los ideales. Las mujeres sufragistas fueron apaleadas, encarceladas y alimentadas a la fuerza bruta al declararse en huelga de hambre. Pero acabaron logrando su objetivo. Lástima que se tenga que sufrir, física y psíquicamente, por luchar contra la injusticia y defender unos derechos perfectamente legítimos. Y lástima que hoy día, en pleno siglo XXI, todavía no exista la igualdad de oportunidades (y mucho menos de salario) entre ambos sexos.
    Una estupenda dedicatoria, que suscribo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. A Virginia le hubiera emocionado tu misiva, te ha quedado preciosa, como es la intención del post en sí.

    Me asombra que esta mujer pensara ya en su época en un "futuro prometedor" con esa certeza y una confianza en ella dignas de admiración, como bien dices.

    Un beso, Sofía.

    ResponderEliminar
  6. Firmo tambien esa entrada tan generosa, le debemos mucho y esta es una forma de ir agradeciéndoselo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. De verdad que tengo que ponerme a leer Una habitacion propia, y mas ultimamente que parece que no acierto con las lecturas y nada me engancha. Me ha encantado tu post, si no estuviera intersada en Virginia, de verdad que ahora ya seria impensable no ponerme con ella.
    Un besote!

    ResponderEliminar
  8. Un homenaje precioso a esta gran escritora.
    Un poquito triste también tu último párrafo, siempre hay que tener una meta, sea una habitación propia o una casa completa. Hay que esforzarse, pero se puede hacer.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Yo tampoco he leído muchas novelas de Virginia Wolf, pero Señora Dalloway me fascinó. Le tengo muchas ganas a "Una habitación propia" porque si hay algo que necesito como el aire que respiro es esa habitación (y no solo metafórica) a la que retirarme cuando el mundo me sobra, que cada vez es más a menudo.
    Bonito homenaje.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Qué maravilla de entrada! Qué gustazo ha sido leerte! Y sí, le debemos mucho a esta gran autora. Pero curiosamente he leído un par de sus novelas pero no me he animado con este ensayo. Voy a tener que leerlo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  11. Preciosa carta homenaje a una gran escritora. Como dices todavía queda camino, pero esperemos que, más pronto que tarde, se valore el talento, el trabajo y el esfuerzo con independencia de cualquier otra condición de la persona. Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  12. La escritora Virginia Wolf luchó por los derechos de las mujeres. Aún teniendo una grave enfermedad como es el trastorno bipolar, es referente de muchas mujeres hoy en día. Un abrazo literario.

    ResponderEliminar
  13. Preciosa y emotiva misiva a una de las grandes creadoras de la literatura universal. Precisamente en estos días he estado profundizando en la vida y obra de la escritora por cuestiones de cine que no vienen ahora el caso, pero estoy seguro que esta carta hubiera hecho las delicias de ella, y las hará de todos sus lectores. Efectivamente fue una de las precursoras del feminismo y un ejemplo de ideales y justicia.
    Un abrazo Sofía.

    ResponderEliminar
  14. Bonito homenaje a Virginia Wolf, descubrí esa habitación propia gracias a un gran lector que me decía que todo el mundo debería leer ese ensayo,especialmente las mujeres y es cierto. Pensar por nosotras mismo, tener opiniones, compartir ideas, ... Me quedo con su No hay barrera, cerradura ni cerrojo que puedas imponer a la libertad de mi mente y aunque se ha hecho camino, aún queda mucho por hacer y que todas las mujeres como bien dices Sofía tengamos una habitación propia.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Unas palabras preciosas!! Un homenaje muy merecido!! Todo el mundo debería conocer a Virginia Wollf!!
    Besicos!!

    ResponderEliminar
  16. Al parecer las mujeres tienen mucho que agradecerle a Virginia Woolf. Sigue siendo un tesoro infinito por descubrir, así como Gabriela Mistral.

    ResponderEliminar
  17. ¡Hola, Sofía!

    ¡Es una entrada preciosa! ¡Cuánta verdad tienen las palabras de Virginia, y tú las has transmitido tan bien! Es cierto que aún nos queda un largo camino por recorrer, pero con textos así una se motiva mucho y dan ganas de seguir luchando. Sé que lo conseguiremos :)

    ¡Un beso muy grande!

    ResponderEliminar
  18. Querida Sofía,
    Me paso como siempre para leerte y alabar la bonita y original manera que has tenido de recordar a esta gran autora, una mujer referente en el movimiento feminista.
    Sigue escribiendo así Sofía, me gusta, me llega y me emociona.

    ResponderEliminar
  19. Una entrada-homenaje preciosa, Sofía. Sin mujeres con la valentía y la inteligencia de Virginia Woolf, aún sería insalvable el camino a recorrer hasta la igualdad. Como dices aún queda mucho, pero estamos más cerca...

    Enhorabuena, me ha gustado mucho tu carta.

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  20. muy buen post me ha encantado la carta! besitos!

    ResponderEliminar
  21. Felicidades a la Woolf, y enhorabuena querida Sofía por esta magnífica entrada.

    ResponderEliminar
  22. Hola sofia que buena entrada.No he leído una habitación propia pero me pondré a ello.Saludos

    ResponderEliminar
  23. Hola, Sofía.
    Me ha gustado mucho esta entrada. Me estoy leyendo el libro. Hace poco le eché un vistazo la programación del Teatro Romea y van a represantar la obra el 31 de Mayo. Si puedo iré a verla.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  24. Un homenaje entrañable, arañada a la lectura de esta autora, compartiendo con ella una copa en un sillón frente a un fuego de chimenea, un fuego de ayer, hoy y mañana. Un beso Sofía

    ResponderEliminar

Opinar es gratis, ¡adelante!

BTemplates.com