Ser filólogo: lo que nunca te contaron

Internet es un arma de información masiva, una red infinita en la que el conocimiento se transmite de individuo a individuo de forma gratuita y, en la mayoría de los casos, precisa.
Y así, andando yo por Facebook, esa red obra del demonio, encontré un enlace a Youtube de un recién licenciado en filología. Yo la verdad ni lo conocía y el vídeo ya tiene algún tiempo, pero lo que se dice en él es tan, taaan cierto, que no pude resistir la tentación de compartirlo y comentarlo. 

En él, el narrador nos cuenta de forma amena y acertada en qué consiste la carrera de filología inglesa. Por mi parte, no pienso robarle el mérito, si queréis saber de qué se trata y tenéis vuestras dudas -aunque estando ya en septiembre no deberíais, jeje- os invito a pinchar en la flechita de reproducción.


Como único dato, os recomiendo encarecidamente que le hagáis caso. Repito: HACEDLE CASO. No os metáis en filología inglesa, si no estáis seguros al cien por cien o si no sabéis muy bien de qué va.
Y no, por supuesto que no lo digo porque yo me haya arrepentido. Para nada, todo lo contrario, siento que estoy donde debería estar y que lo que hago realmente me gusta, pero como mi caso la verdad es raro, os aviso antes de que la sangre llegue al río.

Filología es una carrera muy literaria, lo cual quiere decir que sí, que vas a estudiar mucha, muchísima literatura, vas a tener libros que leer por montones, vas a tener que redactar, saber de lengua y sintaxis (en este caso, de la tuya propia y de una o más, si se tercia) y vas a NECESITAR una buena base en el idioma. 

Admito que a veces puede ser una de esas carreras muy teóricas a las que no le vendría mal un poquito más de emoción y vuelcos al corazón, y que, como todo, tiene sus puntos débiles y hay bastante que mejorar, sobre todo en la metodología de enseñanza. Pero eso ya es harina de otro costal. 




Así que si eres de esas personas que 1) no le gusta leer ni siente especial interés por la literatura, y/o 2) cree que va a aprender un montón de idiomas, es mejor que te vayas buscando otra opción. Siento si soy un poco "brusca", pero a veces me resulta molesto que la gente no se informe aunque sea un poquito o escoja algo por escoger. De ahí que muchos de mis compañeros se quejen casi a diario diciendo cosas como "Es que a mí no me gusta la literatura" o "Yo me metí para aprender inglés", etc.
No te amargues a lo tonto, haz algo que te guste, y mira ese vídeo en el que te lo explican todo mejor que yo.

CONVERSATION

13 comentarios:

  1. Bueno, bueno, lo que traes hoy. Claro que, ¿qué voy a decir yo, que he pasado por todas y cada una de esas experiencias? Cúantos recuerdos me trae todo lo que se cuenta en ese vídeo.

    A mi personalmente me fastidia mucho el concepto tan erróneo que se tiene sobre filología inglesa (bueno, cualquier filología, en realidad). Y los que se adentran en ella pensando en aprender inglés se van a dar de bruces irremediablemente la primera vez que se enfrenten, no sé, a un poema medieval.

    Y otra cosa que me molesta mucho es todos aquellos que, por ser en un idioma extranjero, piensan que los contenidos están "simplificados" o algo (no lo digo por decir, que me ha pasado) >:-(.

    Gracias por compartir esta entrada :-). Estoy de acuerdo en todo lo que dices.

    ResponderEliminar
  2. A mí me parece un linda carrera. Acá en Chile me parece que no existe Filología como tal. La más próxima sería Literatura. Es una lástima que la gente la estudie teniendo una idea equivocada, pero quizás más de alguno se encante en el camino.

    Yo estudié una de las carreras reinas de la falta de vocación: Derecho. Buena parte de mis compañeros entraron por presión familiar, y por eso son muchos los que finalmente nunca se titulan. La carrera no es difícil, pero el proceso de titulación es engorroso. Se necesita mucha fuerza de voluntad, así que si el Derecho no te gusta debe ser una verdadera tortura.

    Saludos! :)

    ResponderEliminar
  3. Ehm...

    1) Si quieres aprender idiomas y no te gusta estudiar/leer, vete a una escuela oficial de idiomas!!! O similar, vaya XD No te cojas una filología!!!! O_O

    (Creo que todos los universitarios deben de leer muchoooooo)

    2) El Ulises debe ser traumático.

    3) ¿A vosotros también os dicen lo de Filosofía inglesa? Lloro y muero.

    4) A mí me han contado más de una vez lo de filólogos ingleses que no saben hablar inglés :/

    El vídeo muy bueno xD Me he reído mucho :)



    ResponderEliminar
  4. Una magnífica entrada. Estoy segura de que a mucha gente le servirá, porque no siempre se llega con las ideas claras de lo que ofrecen estas titulaciones
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Siempre he pensado que es muy temprada la edad en la que hay que elegir carrera. A no ser que lo tengas clarísimo, es complicado, y claro, luego vienen las desmotivaciones y desilusiones.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  6. Con lo fácil que es informarse y lo que le cuesta a la gente hacerlo. Que vas a la facultad y te dan el programita con todas las asignaturas habidas y por haber. Y ya sabes a lo que te vas a enfrentar. Y si solo quieres aprender un idioma, pues tienes las escuelas de idiomas, o las academias, o el que pueda su veranito en Inglaterra, que es como mejor se aprende.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  7. Muy buena entrada, seguro que ya le servirá a algunos. Es cierto que ocurre demasiado a menudo personas que están en una carrera sin haberse informado y luego se pasan todos los años quejándose sin parar. Por suerte lo que yo estudié era exactamente lo que quería.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  8. Qué arranque más espectacular (Internet es un arma de información masiva) :D Masiva y, por tanto, indiscriminada...

    No sé si hay carreras que tengan emoción. Lo que le pone la emoción es que sepas lo que quieres y lo que te vas a encontrar. Casi nunca lo que quieres te lo vas a encontrar en la carrera. Hay que sortear mucho relleno innecesario, y exprimir donde encuentres el alma de lo que te gusta.

    Voy a ver el vídeo.

    Besos!

    ResponderEliminar
  9. ¡Cuánta razón tienes! Mi caso es doblemente "traumático" respecto a carreras de esas que tu familia solo dice ¿y eso qué es?. Tengo Comunicación Audiovisual y estoy en segundo de Estudios Ingleses, porque me va la marcha. Fundamental lo que dices, te tiene que gustar mucho leer, pensar sobre lo que lees, y escribir, ya sin hablar del nivel de inglés. Nada de matricularse para aprenderlo, yo entré con un C2 y muy acostumbrada a redactar textos académicos y aún así me está costando. Besos!

    ResponderEliminar
  10. Vaya, no tenía ni idea de que en filología había tanta literatura... Que guay la verdad, y que ignorante soy xD Gente sin vocación hay en todas las facultades, yo creo. Muchos cogen una carrera porque sí, por hacer algo. En mi clase (hice Derecho) los raros éramos a los que realmente nos gustaba lo que estábamos dando... el resto se metieron porque la nota de corte era baja y por sacarse una carrera. La gente debería informarse un poco antes de escoger algo, aunque también es cierto, por lo menos hace años, cuando yo la empecé, había mucha desinformación respecto de las carreras y resultaba difícil saber un poco de qué iban. O conocías a alguien que la hubiera hecho o lo más era ver el listado de asignaturas.

    Besos!

    ResponderEliminar
  11. En mi caso, soy de Hispánica, pero es cierto todo lo que cuentas. De todas las filologías que se daban en mi Facultad, Inglesa era la que tenía mayor número de alumnos, en los primeros cursos, claro. Conforme el nivel subía, la gente abandonaba o se cambiaba de carrera. Ni la mitad de los que empezaban llegaban a terminar.
    ¿Falta de información? Totalmente verdad. Yo misma no tuve buena orientación a la hora de elegir, pero, por suerte, me siento satisfecha con mi elección.
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. ¡Hola!

    Me han encantado la entrada y el vídeo :) Hace dos años me gradué en Estudios Ingleses y la carrera me gustó mucho. En mi caso fue por vocación. Me encanta la literatura inglesa y disfruté mucho con la gramática y la sintaxis. La única asignatura que odié fue Historia de la lengua inglesa. ¡Qué horror!
    Pero por el resto guardo un grato recuerdo de esos cuatro años y sin duda alguna los volvería a repetir.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  13. Filología es una carrera que ya no existe, desgraciadamente... Salvo en el caso, hay que decir, de la popularmente denominada como "clásicas", que conserva el marbete de "filología" y, seamos claros, con cierto sentido común a tenor de los tiempos que avanzan.
    La denominación anterior genérica para todos los llamados estudios de área como "filología" ( véase hispánica, inglesa, eslava, alemana, románica, árabe...) obedecía a una concepción vinculante y articulatoria de los subcampos "lengua" y "literatura" como un todo. En román paladín: se entendía que no era posible conocer una cultura sin salvaguardar, desgranar y conservar-transmitir su legado escrito respectivo. Decía que, en función de esa definición, tiene sentido que actualmente solo el estudio de pueblos como los griegos o los romanos antiguos suponga este trato y mercado del usuario y los textos, ya que en los casos de otras culturas ( civilización solo hay una realmente con variantes que suman dos o a lo más tres ) se considera que hay otros medios, aparte del legado textual, para conocer su idiosincrasia. Hasta ahí, puedo comprar el cambio nominal e, incluso, de orientación metodológica sufridos en el seno de estas titulaciones...
    Sin embargo, no cuela que la prostitución de la universidad, que siempre ha sido considerada un centro de saber independiente ante espurios movimientos políticos y económicos, haya llegado tan lejos como para orientar el estudio de una determinada cultura olvidándose de los textos y vendiéndose a las empresas privadas para, digámoslo claro, fomentar la formación de esclavos no-librepensadores dentro del seno de aquéllas. La agrupación de las Ciencias del Espíritu, dicho con Hegel y Fichte tras la Revolución Francesa, en un todo homogéneo e integrado ha sido totalmente fulminada por intereses determinados, cuyo largo brazo ejecutor ha culminado su objetivo con el deleznable Plan Bolonia.
    ¿ Y todo este preámbulo para qué ? Pues para confirmar que, efectivamente, la filología era ANTES una ciencia textual, un arte de interpretación positivo-hermeneútica de lo escrito: por ello, necesario el conocimiento de su literatura y, por ende, de sus estados de lengua. No obstante, hoy olvídense de este extremo. Se ha convertido en un tipo de estudio regionalista, en claro paralelismo a sus modelos americanos, que aleja los textos hasta casi lo tangencial y se atiene a parámetros economicistas, supuestamente culturales ( los de la fagotizadora civilización occidental ), monológicos y, para rematar, sin claro aparato metodológico, salvo el que los módulos negociadores de la universidad-negocio-empresa. Por todo esto, descuiden, no tendrán que leer tanto, solo les convendrá mostrarse aplicados a la hora de aprender qué es una empresa alemana, pongamos este supuesto, para qué sirve, cuánto dinero ha "regalado" a España y cómo tenemos que triunfar en la vida con su beneplácito y nuestra sumisión ( véase "Estudios hispano-alemanes" en la UCM ).
    En fin, el ansiado final de las humanidades ( se equivocaba Heidegger, no solo la Metafísica ha terminado ) está cerca...Aunque preveo que jamás desaparecerán. Paradoja: son demasiado necesarias para nuestra supervivencia

    ResponderEliminar

Opinar es gratis, ¡adelante!

BTemplates.com