Ley absurda

Hoy me burlo de la moralidad. Me río de ella y de todos aquellos que la predican. Fingen, nunca la han seguido tanto como afirman. 

Un beso desnudo, sin engaños ni falsos pudores
Las restricciones, el orden, la corrección. Nada de eso existe, nadie lo sigue. Todos se engañan entre sí y así mismos. Es tan fácil, tan puro vivir lejos de lo premeditado, de lo preparado con anterioridad. ¿Por qué ese empeño en seguir una norma, una ley absurda que no es posible cumplir?
Palabras y promesas vanas. No son más que una invención para intentar conseguir, sin resultado alguno, un orden en un mundo de naturaleza caótica. 

CONVERSATION

0 comentarios:

Publicar un comentario

Opinar es gratis, ¡adelante!

BTemplates.com