El show de Truman (1998)


La última película que he visto, y una de las que más me han gustado. Una historia muy, muy original que además de estar muy bien lograda, plantea un tema interesante. ¿Qué harías si descubrieses que toda tu vida no es más que una farsa, un show televisivo en el que los espectadores miran día a día la secuencia de tus días como si de una telenovela se tratase? Esto es lo que le ocurre a Truman Burbank (protagonizado por Jim Carry, y aprovecho para decir que podéis estar tranquilos, por una vez hace un papel bastante serio),
cuya vida es filmada las 24 horas del día y todos, absolutamente todos los que le rodean forman parte de un profesional reparto de actores. Por si fuese poco, también son escenarios la casa donde vive, su lugar de trabajo, las calles que transita... todo, absolutamente TODO. 

Imaginaos una situación así. Imaginaos que un día comenzáis a sospechar que algo extraño está ocurriendo en vuestra vida, que todo parece girar en torno a ti y que al ver que dichas sospechas aparecen, el mundo entero parece hacer lo posible para que no te enteres de algo. Puede parecer algo dramático, de hecho lo es si nos ponemos en el lugar de Truman, pero la tragedia y el terror se ven bastante disipados en la película gracias a los tintes humorísticos que le dan a más de una escena.
El show de Truman me parece un filme de difícil clasificación debido, como dije anteriormente, a su gran originalidad. Curiosamente es una peli de hace 15 años, pero en honor a la verdad es bastante mejor en numerosos aspectos si la comparamos con otras muchas más actuales que se valen tal vez de muy buenos efectos y un gran despliegue, pero que carecen de la singularidad de esta historia.


CONVERSATION

1 comentarios:

Opinar es gratis, ¡adelante!

BTemplates.com