Como agua para chocolate

Con el buen tiempo se me antojó un libro romántico. Sí, un capricho que confirma lo que dicen por ahí de que la primavera, la sangre altera. 
Como agua para chocolate (1989) es una novela de la escritora mexicana Laura Esquivel de la que seguramente todos hemos oído hablar alguna vez. Pero sea tal vez porque los caprichos a veces no dan resultados muy satisfactorios, el caso es que esta novela no me pareció tan dulce como a otros lectores. 
Es cierto que, como todo o casi todo, tiene una parte positiva. Destaco que la forma de narrar empezando cada capítulo como si fuese una receta me gustó, me pareció original (y mira que no soy precisamente una gran cocinera), y que en general la novela es llevadera, ya que te puedes implicar medianamente en la historia.


Y al mismo tiempo, es la historia en sí misma la que me chirría un poco, puesto que me pareció todo muy semejante a esos culebrones que echan a las cuatro de la tarde en verano. Tita es esa típica joven destinada a sufrir por amor, que ama a Pedro con locura, pero que por ser la menor de la familia está condenada a cuidar a su madre hasta que ésta fallezca. En el ínterin, su enamorado se casa con Rosaura, la hermana de Tita, con la intención de permanecer cerca de la mujer a la que ama en realidad
Y bueno, más o menos el resto nos lo podemos imaginar: que si celos, que si tragedias, que si promesas rotas, amores y sobre todo muchos desamores.  

Además, no hay que olvidar que en este libro se utiliza con no poca frecuencia el realismo mágico, y para ser sincera, yo soy de esas personas que tiene que tomar el realismo mágico en pequeñas dosis. En Como agua para chocolate hay bastante de esta corriente, y la verdad es que a veces no podía evitar fruncir el entrecejo o incluso soltar una risita por lo extraño (e inverosímil) de algunas situaciones.
Así que, a partir de ahora, tendré que tener más cuidado con esos antojos primaverales tan repentinos y esperar para ver si esta floreada estación me trae la próxima vez algo con lo que esté más conforme. Mientras tanto, crucemos los dedos.

CONVERSATION

10 comentarios:

  1. Hace tiempo llegué a este libro a través de la película (que me gustó, al menos cuando la vi), y la verdad es que la lectura tampoco causó en mi mucho poso, me costó más leer el libro que ver la película. No sé cómo sería ahora una relectura, aunque en principio tampoco me animo, y menos después de ver que tampoco te ha llamado mucho.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Hace tiempo llegué a este libro a través de la película (que me gustó, al menos cuando la vi), y la verdad es que la lectura tampoco causó en mi mucho poso, me costó más leer el libro que ver la película. No sé cómo sería ahora una relectura, aunque en principio tampoco me animo, y menos después de ver que tampoco te ha llamado mucho.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Pues haber si encuentras algo mejor la próxima vez.
    A mí no creo que me pueda gustar el libro, más que nada por como lo resumes. No soy muy de novela romántica, pero cuando cojo una, intento que sea de lo mejor.

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado la película pero la novela no la he leído pero no es un tema que me atraiga para una lectura.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Conocía el libro pero nunca lo leí, ni creo que lo haga, a menos que cambien mucho las tornas. Sabía que era una historia romanticona pero no que se encuadraba en el género del realismo mágico. Ni lo uno ni lo otro van mucho conmigo, así que lo dejo pasar.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. No me he leído el libro, y no sé si lo haré. Tal vez le doy una oportunidad por ver cómo es y por la parte positiva que contiene.
    Seguramente lo que no te haya convencido mucho de la novela será por lo del realismo mágico (no he leído nada de esta corriente, pero según sus características pues es lógico que algunas cosas chirríen bastante y parezcan demasiado inverosímiles. Supngo que según cada personas, lo llevará mejor o peor, o le guste más o menos). Pienso que salvo otras cosas que pueda tener la novela de "malas", eso ha sido lo que más te habrá dejado esa sensación.

    Un saludo :)

    ResponderEliminar
  7. No he visto la peli ni leído el libro pero la verdad es que no me convence.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  8. a mí este libro me trae muy buenos recuerdos; fue una de las lecturas obligatorias en mis tiempos de instituto, y la verdad es que se me escapa una sonrisa al acordarme del título. También nos "obligaron" a ver la película para que viéramos las diferencias entre una misma historia contada en el cine y en la literatura, y recuerdo que también me gustó. El caso es que ya han pasado muchos años de aquello y... no sé... a lo mejor si la volviera a leer, en la actualidad me parecería una cursilada o algo así ;-)no sé... Por el momento no voy a arriesgarme ;-)

    ResponderEliminar
  9. Yo lo leí estando en el colegio y me encantó, pero para gustos los colores. Tal vez las expectativas te traicionaron un poco -y lo digo porque es algo que me suele ocurrir-.

    saludos :)

    ResponderEliminar
  10. El otro día estuve a punto de ver la película, pero al final no lo hice porque antes quiero leer el libro que lo tengo por casa.
    Estoy de acuerdo con el comentario anterior: las expectativas son lo peor. Yo he aprendido a no tenerlas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Opinar es gratis, ¡adelante!

BTemplates.com