Dedicado a todos los psicópatas que me quedan por conocer

Un buen día te dan esa sorpresa. Te levantas pensando que será un día normal, como otro cualquiera, hasta que llega ese momento en el que lo descubres.
Es como haber estado mirando un cuadro de esos llenos de flores, colorines, prados verdes, ovejitas si queréis. Y de repente, tras meses o incluso años mirando con admiración esa idílica pintura, descubres una manchita. Al principio parece insignificante, y quieres poner tu dedo para limpiarla. En cambio, lo que consigues es que la mancha aumente. En tu desesperación, vas frotando cada vez con más fuerza, como un tonto, intentando que desaparezca. 

Pero no, lo único que consigues es que la mancha sea ahora más evidente, hasta que llega a ocupar todo el cuadro. La maravillosa pintura que contemplabas embelesado es ahora una mezcolanza de colores, y te das cuenta de que lo que ves ahora, ese fondo negro y sucio, es lo que realmente ha estado ahí debajo todo este tiempo.


Algo parecido ocurre con algunas personas. Da igual el tipo de lazo que compartáis, de un momento a otro descubres quién es esa persona en realidad. De pronto, esa amiga fantástica, ese novio modelo o incluso ese familiar en el que tanto confiabas se convierte en una especie de psicópata desconocido. La gente es de lo más impredecible. Me sorprendo muchas veces cuando conozco "la otra cara." Es bien sabido que todos tenemos un lado oscuro que solamente mostramos a nosotros mismos, pero dios... Alguna gente me ha dado a probar del suyo, y la verdad es que a veces da puto miedo.

De un instante a otro, una relación se rompe con una violencia brutal. De pronto el odio surge por doquier, y la gente saca la artillería pesada. Ahora se trata de hacer pupa al otro, de fastidiarle e incordiarle. A ese que tanto querías, a esa que tanto idolatrabas, a esas personas por las que darías todo, ahora les tienes un asco que pa qué. Y se lo quieres hacer saber.

En fin, que parece que algunos guardan un psicópata dentro. Un Joker que permanece agazapado, y que salta con su sonrisa diabólica en cuanto la relación en cuestión no va como esperaba. Lo peor es que al final tienes que aceptarlo. Aceptar que nunca llegarás a conocer al 100% a los demás. Vivir con esa desconfianza continua te puede volver majara.  👀

Así que, a los psicópatas que me quedan por conocer, les diría que adelante. No hay forma de evitaros, después de todo. 



CONVERSATION

1 comentarios:

  1. Lo primero, decirte que me ha encantado el título de la entrada. Y en cuanto a lo que comentas, sí, realmente da miedo cómo pueden cambiar algunas personas.
    Abrazo!

    ResponderEliminar

Opinar es gratis, ¡adelante!

BTemplates.com