Que me quieras (Merritt Tierce)

No te dejes engañar por esa llamativa y extrañamente hermosa portada. Fíjate ben, mírala de cerca. Un par de cervezas Budweiser arrugadas, una colilla a medio fumar y unas cuantas flores marchitas ya te anticipan el argumento de esta novela.

Una breve contraportada te explica en pocas líneas de qué va el asunto: "Marie es una jovencísima madre sin custodia que sirve mesas en interminables turnos nocturnos. Después acude al sexo y a las drogas para lamerse las heridas. Cada vez que piensa en su hija, se odia. Cada vez que se odia, piensa en su hija."

Y eso es lo que hay. Una mujer que narra en primera persona sus vivencias como camarera y su recorrido por una espiral interminable de drogas, alcohol, sexo, y vuelta a empezar.



No obstante, Marie nunca da un porqué, ni tampoco se regocija en ninguno de sus dramas: ni en su enfermiza adicción a follar, ni en su dependencia a las narcóticos, ni en su necesidad de trabajar, trabajar y trabajar. No explica, solo comenta y te deja intuir sus desgastadas emociones.

Confieso que esa ausencia de razones me exasperó un poco. No dejaba de preguntarle ¿por qué? Pero Marie solo me respondía con mil anécdotas del Restaurante, de sus jefes, sus compañeros de trabajo, de sus colocones, de sus noches vacías en compañía. 
Y mientras, el único vestigio de esperanza es su hija, que desentona por su aire cándido e infantil en medio de la sordidez de esta historia, de ese mundo mísero, sucio y soez donde conviven y malviven los adultos.
Merritt Tierce, la autora

Es un libro difícil de leer, pero por su simpleza. Por demostrar que la vida para algunas personas no significa nada y que no esperan nada...
Reconozco que no ha sido una lectura agradable. Tampoco sorprendente. No hay en ella un propósito claro ¿cómo puede haberlo, si Marie no quiere llegar a ninguna parte?

Mi impresión como lectora es que solo puedes contemplar la autodestrucción de la protagonista sin que ella ni tú queráis hacer nada para remediarlo. El "Que me quieras" del título no es un grito de socorro, no es una súplica de amor, ni siquiera una exigencia. Creo que simplemente es un recordatorio de Marie hacia la propia Marie, que se olvida voluntariamente de quererse a sí misma. Y contra la falta de amor propio, poco podemos hacer los demás. 

Publicado el 30/5/2017

CONVERSATION

8 comentarios:

  1. Me encantó este libro. Una verdadera maravilla en la que el desorden y la lucha acaban formando una obsesión ordenada en el trabajo. De lo mejorcito que he leído
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Suena muy interesante tu reseña, me hago una idea de que no es una historia fácil, que no es una historia alegre, que es una historia que te remueve porque como lectora (y persona que valora la vida y la ama) no puedes comprender porque otros bajan a los infiernos tan fácilmente.
    Gracias por compartir tu impresión sobre "Que me quieras"
    Un abrazo
    :)

    ResponderEliminar
  3. He estado a punto de comprarlo un par de veces, pero he tenido la sensación de que no es el momento. Me ha encantado tu reseña y por supuesto tomo nota.
    Gracias!

    ResponderEliminar
  4. Pues me has convencido. Pero creo que es de esos libros que necesitan su momento adecuado.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola!
    A mí me gusta leer de vez en cuando historias de círculos viciosos y autodestrucción, es como una forma de aterrizar en el mundo real.
    Besos y gracias por la reseña.

    ResponderEliminar
  6. Parece una buena lectura y no la descarto :) Pero por ahora la dejo pasar.
    Por cierto, muy buena reseña.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Yo creo que los libros con las características del que comentas tienen su momento, que no es siempre. Yo, por ejemplo, no lo leería ahora mismo...

    Aterrizar en las miserias humanas puede ser interesante y hasta didáctico, pero prefiero que haya siempre una puerta de salida, una expectativa de mejora, una luz al final del túnel. Por lo que cuentas en tu estupenda reseña en esta novela no la hay y creo que me faltaría algo, que me angustiaría quizás...

    Un placer leerte, Sofía. ¡Me gustan tus reseñas!

    Un beso de jueves y gracias por la recomendación.

    ResponderEliminar
  8. No me queda claro qué hacer con este libro, del que me llamaba la atención el título, y que tú le das un significado distinto del que se formó en mi mente y, en cierta forma, mucho más interesante. Me lo pienso...

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Opinar es gratis, ¡adelante!

BTemplates.com