Vida de un esclavo americano escrita por él mismo

Frederick Douglass (1818?-1895) fue negro y esclavo, en una época en la que una cosa llevaba inevitablemente a la otra. 
Vivió durante años condenado a la degradación, la humillación y el sometimiento de sus dueños, pero en su interior muy pronto comenzó a crecer la semilla de la duda, ésa que te hace cuestionarte el porqué. Por qué un color de piel determinaría tu libertad. Por qué a un ser humano se le concedería la potestad absoluta sobre otro ser humano. Por qué la esclavitud.


Douglass ya demostraba una lucidez adelantada para su tiempo. A pesar de recibir los latigazos, los correctivos y las vejaciones de los amos blancos que le aseguraban su inferioridad, algo en su interior le decía que aquello no podía ser verdad. Que la superioridad racial tenía que ser una falacia producto de la ignorancia y la más pura de las prepotencias. 

Y sus sospechas se confirmaron cuando aquella mujer (blanca) le enseñó a leer. Aún sabiendo que traspasaba las leyes políticas, sociales y hasta morales de su época, que corría un riesgo que podría conducirlo incluso a la muerte, Douglass apostó por vencer y convertirse en un aclamado abolicionista que no cejó nunca en su empeño de formarse, superarse y luchar contra el racismo más exacerbado. 


Así es como surgió esta historia contada por él mismo. En Vida de un esclavo americano, el autor sorprende por la perspicacia de sus observaciones, por la franqueza de su narración, por la crudeza de sus escenas. De este testimonio no solo asombra el nivel cultural de un hombre que vivió presa del oscurantismo durante mucho tiempo, sino también la crítica contundente hacia el sinsentido de la esclavitud. En este sentido, Douglass no teme señalar a quienes se refugiaban incluso en la palabra de un Dios que, según ellos, legitimaba una de las prácticas más aberrantes de la historia de la Humanidad. 

Así que aquí os presento este imprescindible de la literatura norteamericana (que por cierto descubrí gracias a El blog perdido de Laura) por si, como yo, queréis mirar una vez más hacia el pasado y, de este modo, reflexionar sobre y desde el presente. 

Publicado el 13/6/2017



CONVERSATION

11 comentarios:

  1. ¡Hola Sofía! No conozco el libro, pero la verdad es que tu estupenda reseña me anima a leerlo. Siempre me llaman la atención los libros que son escritos por gente que ha vivido el tema en cuestión en primera persona (me viene a la cabeza Si esto es un hombre de Primo Levy, en el que cuenta su experiencia en los campos de concentración nazis). Qué hombres y mujeres tan valientes, que además de vivir las injusticias, tuvieron la gallardía de denunciarlas y plasmarlas en libros. Me lo apunto, como no puede ser de otra manera.
    Enhorabuena por tu reseña, me ha encantado.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Ohh parece muy interesante! Me lo apunto para leer! Un besote :)

    ResponderEliminar
  3. Un libro que a buen seguro es interesante y una reseña que despierta la curiosidad. Por personas con el talante y la valentía de Douglass, sea en el ámbito que sea, es por lo que se producen los grandes cambios de la historia.

    ¡Gracias por la recomendación, Sofía!

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Poco he leído sobre la esclavitud. Un libro interesante el que traes y que no conocía. Así que apuntado me lo llevo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  5. Hola.
    Pues me lo apunto, porque las mejores historias son las contadas por sus protagonistas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Hola Sofía, lo último que recuerdo haber leído o visto sobre el tema de la esclavitud fue la famosa película "Doce años de esclavitud" que a pesar de las criticas contrapuestas a mi me gustó bastante.

    Respecto a la reseña, está impecable y te agradezco el recuerdo de un libro del que había oído hablar hace algún tiempo y que tenía completamente olvidado de mí memoria.

    Pienso que puede ser una lectura muy importante para conocer este drama narrado en primera persona.

    Un gran saludo.

    ResponderEliminar
  7. Ostras que buenísima pinta tiene este libro
    Lo buscaré
    Besos y graciaspor el descubrimiento

    ResponderEliminar
  8. La esclavitud ha hecho correr ríos de tinta (y de sangre) pero por mucho que se hable y se escriba sobre este tema, no podremos llagar a comprender cómo un ser humano pudo ser tratado peor que un animal y negarle el derecho a la libertad. Incluso la Iglesia llegó a decir que eran seres sin alma. Visto desde la distancia es una aberración. En este caso, esa mujer blanca que le enseñó a leer puso el primer (y enorme) grano de arena para que Frederick Douglass llegara a ser quien fue.
    Una entrada muy interesante sobre un libro igualmente interesante.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola, Sofía!

    Me alegra que al final te haya gustado :) Douglass es un ejemplo para muchos y su historia es muy inspiradora. Necesitamos a más personas así.

    ¡Un beso muy grande!

    ResponderEliminar
  10. Había visto el libro y quedó archivado en algún lugar de (mi) corta memoria. Lo buscaré.

    No sé si hay versión cinematográfica o mi memoria me está jugando una mala pasada...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Según tengo entendido, no han hecho ninguna película de esta historia. Ya me contarás si te convence o no.
      Un beso, Ana.

      Eliminar

Opinar es gratis, ¡adelante!

BTemplates.com