"La primavera romana de la Señora Stone". Amor joven, mujer madura

Ir a la deriva es una sensación que todo ser humano ha experimentado alguna vez en su vida. Es ese extraño sentimiento de saber que estás perdiendo algo de ti mismo, que la corriente te lleva hacia una dirección desconocida y posiblemente hostil. Sin embargo, no pareces querer luchar lo suficiente contra esa marea, pues sabes que sería inútil. O, por otro lado, puede que estés tan inmerso en ese mar de falsa felicidad, que sencillamente prefieres morir ahogado. 

Karen Stone, la protagonista de esta historia, es una actriz venida a menos que está dejándose llevar, que navega sin rumbo fijo entre su deseo de libertad y la presión de los convencionalismos. Ha dejado tras de sí una carrera brillante, llena de éxitos y lujos; un marido recientemente fallecido y un país donde se cumplió su sueño americano particular. Ahora es una mujer madura que conserva la elegancia y el estilo, aunque simultáneamente es señalada por una sociedad que la considera demasiado mayor como para salir con Paolo, un joven y apuesto italiano que la desea no por lo que es, sino por lo que significa: bienes materiales, poder, prestigio, popularidad. 

Lo curioso del caso es que Karen, en un momento dado, declara que prefiere que no la deseen en absoluto antes de que la deseen por lo que tiene. Sin embargo, ahí está ella, disfrutando del placer efímero de esa inmensa contradicción en la que ha caído. Tiene además el problema de ser una mujer que ya no es dueña de una juventud física, pero que sí posee la chispa de la curiosidad y la necesidad de disfrute de cualquier joven. 
Lo que llueve sobre Karen, cómo no, son los juicios de valor, la condena por una supuesta actitud reprobable, las críticas de doble rasero. Mujer viuda, madura, adinerada y enamorada alguien de menos edad... Me pregunto de repente cómo cambiaría el cuento si Mrs. Stone hubiese sido un hombre. No obstante, esta no es una historia sobre supuestos, sino sobre realidades mucho más complejas que las que acabo de exponer.

Warren Beatty y Vivien Leigh en la
versión cinematográfica del 61

Tennessee Williams escribió grandes obras de teatro (algún día hablaré de ellas), pero le bastó una primera y última novela para demostrar que también poseía un enorme talento para la narrativa. La prueba está en esta obra tan llena de simbolismo y melancolía donde se enlata un mensaje que va calando en el lector en apenas unas pocas páginas. Es por ello que, al terminar, te encuentras de pronto muy sorprendida. Porque sin darte cuenta has aprendido mucho sobre el pavor a envejecer, el temor a la soledad, lo relativo de la vejez y la celeridad de la juventud. Y, allá, de fondo, puedes apreciar la hipocresía de quienes solo son capaces de ver la situación desde fuera. 

Así que, para cuando terminas de acompañar a Karen por su viaje a la deriva, has pasado por su lucha contra el qué dirán, por su apego a un amor falso y vacío y por su miedo a una derrota que empieza con la vejez y que acaba, como bien sabemos todos, con la muerte. Has estado mirando a la protagonista navegar sin rumbo fijo, a sabiendas del peligro que ello suponía. Pero, ¿quién de los dos es más culpable?

Publicado el 14/9/2017


CONVERSATION

34 comentarios:

  1. Interesante, no he leído el libro y no he visto la película, soy de las que me quede en sus obras de teatro. Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues esta novela no tiene desperdicio, Ester.
      Abrazos.

      Eliminar
  2. Hola Sofía, no he leído la novela y recuerdo vagamente la cinta de 1961. Desde luego este es un tema universal y como bien dices, si el caso hubiera sido a la inversa pues hubiera pasado desapercibido. También nos hablas del inexorable paso del tiempo y de las consecuencias que ello conlleva y pienso que de ahí viene toda la complejidad de estas relaciones marcadas por la diferencia de edad. Al final sea el hombre o la mujer el objeto maduro, puede ser que al buscar la juventud en la otra parte, no busquen ni siquiera la belleza o la alegría de la juventud, sino más bien recuperar su propia juventud a través del otro. La otra parte, la económica, parece no tener mayor debate en general, que la parte joven buscando mercantilizar la relación aunque algún caso de amor habrá por supuesto. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Miguel.
      La cuestión de género en la novela es importante, pero la temática central es precisamente esa lucha contra el paso del tiempo que todos comenzamos a sentir de repente. A veces dicha batalla puede llevarnos a acelerar aún más el proceso y hacernos daño.
      Gracias por comentar.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  3. Si es que hay que encontrar un culpable, cosa que no me gusta porque todos lo somos en alguna medida y, a veces, a pesar de nosotros mismos, tendría que ser el joven aprovechado. Pero como no leí la novela, no estoy tan segura. O en todo caso cada uno sacó su provecho de la relación.
    Tennessee Williams fue un gran dramaturgo, leí casi todas sus obras de teatro y vi unas cuantas pelis bsasadas en sus historias, todas tremendas y con temas controversiales para su tiempo.
    Muy buena reseña, Sofía.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, Mirella, que no se debería culpar a la señora Stone. Bien es verdad que es responsable de sus actos, pero creo que con esta historia se nos pretende mostrar precisamente lo pronto que juzgamos cuando no estamos al otro lado. Y sí, el joven Paolo no puede ser eximido de sus culpas, pues solo lo mueve el egoísmo y el interés.
      Williams es fantástico, leí "La gata sobre el tejado de zinc" y "Un tranvía llamado deseo", que son obras espectaculares.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  4. La película la vi hace años y me gustó mucho. Con el autor no me he estrenado aún y veo que voy a tener que ponerle remedio.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo vi la película del 61, pero la versión original es mucho mejor.
      Besos, Margari.

      Eliminar
  5. Me encanta Tenessee Williams, He visto muchas películas ambientadas en sus obras de teatro y he leído una biografía muy buena del autor. Este título que reseñas me suena muchísimo, pero no he leído la novela. Tal vez vi la película de adolescente o muy joven, cuando veía una película diaria, los sábados tres, y acumulé cine para varias vidas.
    Muy buena tu reseña.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es uno de mis dramaturgos favoritos. Hay adaptaciones de sus obras muy buenas, como es el caso de "Un tranvía llamado deseo".
      Caray, esas son muchas pelis jeje.
      Gracias, Rosa.
      Un besazo.

      Eliminar
  6. Me atrevería a decir que este es uno de los casos más que habituales en que la versión cinematográfica desmerece con respecto a la novelada. Hablo por intuición pues no he visto la película pero me la imagino con un argumento mucho más trivial que como lo has contado (excelente reseña, por cierto). La calidad de la narración de Tenessee Williams segurísimo que está muy por encima de la del guión.
    Ciertamente, Sofía, los prejuicios que todavía afectan a nuestra sociedad (muy adelantada según para qué) no ven con los mismos ojos una relación de este tipo cuando el mayor de los dos es la mujer.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La versión del 61 está bien, pero ya te digo que se pierde buena parte del simbolismo y la carga metafórica de la historia, así que estás en lo cierto, Josep.
      Sí, todavía nos queda mucho por hacer en temas de este estilo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Una cosa es lo que decimos y otra lo que hacemos. A quién no le gusta ser deseado, sentirse querido, aun si el motivo no es el adecuado. Me recordó a esas mujeres que dicen ser felices siendo solteras y libres pero que le ruegan al "universo" que les mande un hombre bueno, o al menos que las quiera, que ya eso en estos tiempos es ganancia.
    La verdad es que tus reseñas invitan a leer esos libros que has leído, pero no leo tanto como quisiera y tengo ya muchos libros pendientes que me miran con desdén :)
    Un placer como siempre Sofía.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gilo, mil gracias por tus palabras.
      Es cierto que muchas veces nos olvidamos de predicar con el ejemplo, en vez de con las palabras, más aún cuando se trata de amar. Muy cierto lo que comentas, pues sé de muchas mujeres (imagino que algunos hombres también ) que de palabra aseguran sentirse realizadas sin pareja, cuando en el fondo solo tienen como objetivo encontrar el amor. Un debate que da para mucho, por cierto.
      Lo que pretendo con mis reseñas es resaltar una idea sobre la que reflexionar y debatir, pero si con ello animo a alguien a leer, pues más que mejor :)
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  8. Leí el libro hace tiempo y vi la peli antigua, con esta tu recomendación me han dado ganas de releerla. Lo que tu dices Sofía, si fuera un hombre la cosa cambiaría, aún se sigue viendo con cierta reticencia y resistencia a una mujer madura con un hombre más joven.
    Un beso Sofía, no me pierdo ni una sola de tus reseñas, con las que además, suelo compartir tus puntos de vista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues Tara, debes de ser una de las pocas personas que conoce esta desconocida obra, hecho muy injusto, en mi opinión.
      A mí la película del 61 no me desagradó, pero se queda muy lejos de la calidad de la novela. Y tranquila que yo esa versión del 2003 ni la conozco, jeje :D
      Gracias por leerme.
      Un besazo.

      Eliminar
  9. Se me olvidó decir que la película antigua no me gustó, sobreactuada Vivien Leigh. Pendiente la versión de 2003...sí, ya lo sé....imperdonable!

    ResponderEliminar
  10. Hola, Sofia. No he leído el libro ni visto la película pero desde luego tu reseña ha cumplido el objetivo de mostrar el contenido, realizar sana crítica y animar a la lectura.
    El tema sin embargo sí me parece superado. Me explico. Jamás desaparecerá el cotilleo, pero su intensidad o capacidad de hacer daño sí. Al menos en este tipo de relaciones con diferencia de edad. Todos somos conscientes de que es una maldad y, por tanto, nos cuidamos mucho de que esos comentarios puedan sobredimensionarse hasta estigmatizar a la pareja.
    Por otra parte creo que ese cotilleo ya no está tan centrado en los casos en que la mayor sea la mujer. Si vemos un empresario mayor con una joven modelo, ¿qué comentarios de bar escuchamos? El viejo ricachón que se busca a la jovencita, por no hablar de los calificativos que pueden dirigirse a la jovencita, de aprovechada para arriba... Si es una mujer, famosa o rica, la mayor, creo que la situación es la misma, se carga contra el joven trepa busca famas.
    Situación parecida sucede con las relaciones entre personas de distinta raza, por lo bajini se pueden escuchar barbaridades, pero creo que quien las dice es consciente de su barbaridad y se cuida mucho de darles publicidad con lo que no llega a existir ese estigma social.
    Jo, vaya rollo me está saliendo... Estupendo artículo, Sofía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. David, nada de rollo, es un comentario muy interesante. Bien es cierto que siempre ha existido una crítica social en torno a las parejas de edades muy dispares. Además, hay que tener en cuenta el contexto de la obra, la cual fue publicada en 1950, por lo que la sociedad del momento era, como es lógico, totalmente distinta. No obstante, creo que en ese sentido todavía se sigue viendo mucho más extraño una mujer madura enamorada de un hombre más joven. Supongo que siempre se ha tenido la idea de que lo natural era que la figura masculina fuese la de mayor edad y la de mayores ingresos, y aunque eso ha ido cambiando paulatinamente, aún la situación inversa no se ha normalizado.
      Gracias por comentar, David.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  11. ¡Me ha encantado tu reseña Sofía! Se nota que te ha gustado la novela, de la cual no había oído nada la verdad (ni siquiera la peli), de Tennessee Williams, sobre todo, guardo un grato recuerdo de su adaptaciones de obras de teatro. Lo que más me ha interesado de la novela es el paso del tiempo y de cómo en un momento dado el ser humano capta que ha superado determinada barrera. Es una lectura que me anoto porque me han entrado ganas de leerla con tu estupenda reseña.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ziortza, muchas gracias!
      Sí, la novela es una pequeña joya que ha sido injustamente condenada al anonimato. Es una pena, porque demuestra que Williams poseía también un gran talento para la narrativa.
      Si finalmente te haces con ella, ya conoceré tu opinión en el blog, supongo ;)
      Un besazo.

      Eliminar
  12. Hola Sofía,
    No he leído la novela ni tampoco he visto la película.
    A través de tu reseña percibo que se trata de un viaje emocional, donde todas las paradas la llevan de la mano al misma barrera. Que duro, ha de ser. Porque el tiempo queramos o no sigue su curso y aferrarse a un pasado que se desvanece a pasos agigantados, no es la solución.

    Un besazo, y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Irene. Creo que debe ser duro afrontar la soledad y el paso del tiempo, más cuando esta sociedad parece estar tan obsesionada con la eterna juventud.
      Con esta lectura te das cuenta de lo difícil de ese proceso, entre otras cosas.
      Muchas gracias por pasarte.
      Besos.

      Eliminar
  13. Excelente reseña, Sofía, muchas gracias otra vez por publicar cosas tan sugerentes. A través de tus escritos sobre las obras que lees, te imagino como una persona muy interesante y con ganas de profundizar en cómo se siente y se comporta el ser humano. Me encantaría saber cuál es tu libro favorito. ¡Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayy, Desbordamientos, que me he sonrojado y todo!!
      Jo, muchas gracias por tus palabras. Como le dije a Gilo, con mis reseñas solo pretendo hacer una reflexión en torno al tema central de un libro y de las ideas que he sacado tras la lectura.
      Creo que es obvio que leer es una de mis grandes pasiones, y compartirla con más gente es toda una gozada, sin duda :)
      Ufff, ¿libro favorito? Paso palabra, imposible escoger jajaja.
      Un besazo.

      Eliminar
  14. El pavor de envejecer, el temor a la soledad y lo relativo a la vejez son aspectos del ser humano, hoy, como el temor a perder el trabajo, la vivienda, los medios de subsistencia, la salud, etc. ¡Miedos! Que no niego que no sean consustanciales con la persona en sí. ¡Todos nosotros en algún momento!

    Pero la vida no es solo un camino hacia una dirección única: vejez, soledad, miedos… Estos están. Como otros mil aspectos más. Unos los vivirán de una manera y otros de otra. Unos los habrán superado ya y otros ni se lo han planteado tan siquiera. ¡¡Es la vida!! Y está bien así.

    Sobre edades, parejas, amores, dimes y diretes, ocurre lo mismo. Cada persona, cada situación, ¡un mundo! Principalmente el suyo!

    Abrazos, Sofía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Ernesto. Cada persona tiene su forma particular de enfrentar esos miedos que todos tenemos en mayor o menor medida, pues, como bien dices, estos nos hacen humanos.
      Gracias por comentar.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  15. ¡Hola, Sofía!

    No conocía este libro y la verdad es que es muy interesante. Me ha gustado el mensaje que lanzas sobre qué hubiese ocurrido si la protagonista hubiese sido un hombre. Además, por lo que he leído debe de ser un libro que narra un gran viaje emocional y que trata temas que nos hacen pensar. ¡Me lo apunto!

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Laura. Es una novela con una temática para reflexionar, además está escrita en un tono muy poético que me encantó :)
      Espero que también disfrutes de esta lectura.
      Un abrazo.

      Eliminar
  16. Interesante el tema y muy actual. Ese miedo a envejecer que es algo que vemos cada día, después está la hipocresía en las relaciones entre personas de distintas edades, siempre mejor visto en el caso del hombre que en el de la mujer, pero que sigue comentándose.
    Conozco al autor de sus obras de teatro pero no he leído la novela y tampoco tengo muy presente la película, pero desde luego la apunto para leerla.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Conxita. Todavía queda mucho para normalizar situaciones en las que la mujer es criticada por actitudes que en los hombres pasan más desapercibidas.
      Espero que la novela te guste.
      Gracias por leerme.
      Un abrazo.

      Eliminar
  17. La novela no la he leído. La anoto. La peli si la he visto, me gustó mucho.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Prefiero antes la novela que la película, aunque esta última no está mal.
      Besos, feliz domingo.

      Eliminar
  18. Hola Sofía, he estado algo desconectada, muy liada y con poco tiempo disponible, pero ya parece que todo vuelve a la normalidad y aquí estoy de nuevo para seguir leyéndote.
    Sugerente el argumento de la novela que nos traes, me gusta. Reflexiones interesantes sobre la soledad, el envejecimiento, la belleza...que darían para hablar largo y tendido. Imagínate que hoy en día todavía algunos arrugan la cara cuando ven a una mujer con un hombre más joven, así que no te cuento cuando esta obra se publicó lo mal visto que estaría socialmente estas relaciones. Pues mira te cuento un secretito, mi marido es más joven que yo y feliz, feliz que vivo, aunque realmente siempre me ha importado poco lo que los demás piensen.

    Un fuerte abrazo Sofía, tenía ganas de leerte.

    ResponderEliminar

Opinar es gratis, ¡adelante!

BTemplates.com