El clítoris, ese gran desconocido

Siempre me hizo gracia cómo los chavales (chicos), a la edad de pupitres y pizarras, parecían tener una obsesión con sus genitales considerable. Recuerdo las risitas, las frecuentes referencias implícitas y explícitas, los dibujos en las mesas de estudio. Los penes han sido siempre una fuente de constante atención, una excusa para las bromas, para los comentarios jocosos, para la adulación de los grandes y la socarronería de los pequeños. 



Sin embargo, en todos los años de primaria, secundaria y en este lustro que llevo de vida adulta, me he ido dado cuenta de que las mujeres, las niñas y las chicas hemos sido extrañamente más discretas, más incómodas, más vergonzosas. Es una de las cosas que me molesta de nuestro género: esa tonta y exasperante timidez que mostramos la gran mayoría cuando de nuestras partes se trata. 

Aunque los coños (también conocidos como vaginas, vulvas, panochas, pesetas, etc.) han cobrado poco a poco más protagonismo en la esfera pública y han reivindicado su presencia en la sociedad, todavía hay un gran olvidado en todo este asunto: el clítoris. Tal vez por su posición estratégica, por los tabús sociales y religiosos, y por obvias razones machistas y patriarcales, a este pobre órgano se le ha negado una fama más que merecida. Siendo el único del cuerpo humano diseñado exclusivamente para provocar placer, ha existido siempre una conspiración para mantenerlo en el obscurantismo, un total desconocimiento de cómo funciona, un desentendimiento tremendo de los mecanismos que hacen de esta pieza una maravilla de la anatomía femenina. 



Por suerte, la falta de visibilidad se puede curar de forma relativamente más sencilla en nuestros días gracias a la información. Más concretamente, gracias a las imágenes y los vídeos. Y si estás pensando en porno, meeec, te equivocas de pleno. 
Me refiero a este estupendo corto de animación creado por Lori Malépart-Traversy en el que de forma amena y concisa se nos muestra una breve historia del clítoris. Como no podía ser de otra manera, uno de los aspectos más interesantes de todo esto es que este gran desconocido "fue descubierto" por hombres, pero, más impresionante aún, es cómo esos supuestos hombres de ciencia como Freud le declararon la guerra llegando a decir que no servía para nada. Supongo que para muchos era muy duro el digerir y asimilar que el placer femenino puede conseguirse sin la presencia de un falo, algo así como un ¡ZAS, en todo el orgullo masculino! 

No obstante, el clítoris siguió representado para estas figuras masculinas un misterio que nunca llegaron a entender. De hecho, para muchos todavía no se han desvelado sus secretos, bien porque no han podido, no han sabido o no han querido. Como poco a poco las mujeres hemos ido reclamando lo que es nuestro, la luz va ganando terreno, y el clítoris se abre paso con éxito rotundo para dejar de ser una incógnita. Pero eso sí: ahora somos nosotras las que hablamos en su nombre, que pa' algo es nuestro. Y porque la que sabe, sabe. 





Por Mrs. Sofía el 11/7/2017 

CONVERSATION

32 comentarios:

  1. ¡Hola Sofía! Me ha encantado la entrada, totalmente de acuerdo contigo y bueno, el corto es divertidísimo.
    Desgraciadamente también hay que aludir a que todavía hoy en día hay países en los que se practican horribles mutilaciones porque se considera que es una aberración que la mujer sienta placer y que no esté concebido para la reproducción...
    Por lo menos ya no hay nadie que le tenga que decir a una mujer en que lugar está el clítoris porque ¿supongo? que es un tema que estará superado por la mayoría.
    Me ha encantado tu post, Sofía.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Ziortza. De hecho, eché un poco de menos que ese tema tan importante se viese reflejado también en el corto. La ablación sigue siendo una práctica terrible contra la que hay que seguir luchando, por desgracia.
      Yo también quiero creer que la mayoría de mujeres saben dónde está (que tampoco es tan difícil encontrarlo, eh? jaja), pero otra cosa es saber sacarle el máximo partido, por ello creo que cortos como este son tan necesarios.
      Gracias por comentar, Ziortza.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Jjajajaja, me ha hecho gracia la primera imagen. La verdad es que sí, es el eterno olvidado y hay que ir revindicando un lugar para él en el mundo. :p
    Mi niña de 19 meses ya está interesada en conocer ese botón que está tan escondido. El primer día me miró con los ojos muy abiertos y volvió a buscar el botón que se había vuelto a esconder. Aun no ha descubierto los encantos que tiene. Me consta que muchas niñas llegan a él a muy tierna edad. Por ahora solo busca e intenta mirar. Mamá le dice el nombre del botón pero es muy complicado de decir.
    Es interesante vivir el descubrimiento sexual en los bebés.
    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué interesante lo que me cuentas, Violeta!
      Creo que es muy importante que las niñas aprendan a conocerse desde edades tempranas, antes de llenarse de tabús y falsos mitos.
      Me alegra que tu peque sienta curiosidad por ese botoncito tan especial ;)
      Un besote y gracias por comentar.

      Eliminar
  3. Interesante, ilustrativa y amena entrada presentándonos a ese órgano que, una vez reconocida su existencia, ha sido objeto de ostracismo, ocultamiento, acusación pecaminosa y, lo peor de todo, de extirpación por la horrible ablación de la que todavía hoy son objeto muchas niñas en el mundo, lo cual indica que en esos pueblos primitivos reconocen que es un importante centro de placer femenino, que hay que eliminar, no sea que lleve a su portadora al adulterio en busca de gozo en casa ajena.
    Como hombre y, por lo tanto, como persona que no dispone de ese pequeño pero importantísimo órgano para las relaciones sexuales, me satisface que una mujer hable (o escriba) sobre ello sin tapujos pues, como bien dices, el género femenino (exceptuando a las sexólogas) parece estar dotado de un mayor pudor al tratar estos temas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como le comentaba a Ziortza, tal vez al corto le hacía falta comentar también el tema de la ablación, esa espantosa práctica que, como bien indicas, a día de hoy sigue constituyendo un problema tremendo en muchas comunidades.
      Me alegro que, como hombre, muestras tanta empatía y sensibilidad por estos temas tamén, Josep.
      Gracias como siempre por tus interesantes aportaciones.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Sexo y femenino son dos conceptos suficientes para haber mandado al clítoris a las cloacas de la historia y de la ciencia.
    Es tan desconocido que muchas mujeres han pasado y, lo que es peor, pasan por la vida sin saber que lo tenían, lo tienen. Y hay muchos hombres que siguen sin encontrarlo y es que buscarlo o preguntar por él, supone una ignorancia que muchos machos no están dispuestos a asumir, aunque la ignorancia no nace de desconocer sino de no querer conocer.
    Muy buena entrada y el vídeo genial, aunque he perdido algunas cosas del texto pues mi inglés es bastante rudimentario.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal y como has dicho, Rosa, yo también he pensado muchas veces en esas mujeres que nunca supieron qué era y para qué servía el clítoris. Aunque, por suerte, a día de hoy mucho ha cambiado la cosa, creo que sigue siendo importante informar y enseñar a las mujeres aspectos relacionados con su anatomía y su sexualidad, que después pasa lo que pasa.
      Y en cuanto a lo de la ignorancia, creo que no podrías tener más razón, ya que algunos prefieren su orgullo a salir de su desconocimiento y egoísmo.
      También intenté buscar el vídeo con subtítulos en español, pero creo que de momento no están disponibles. Si finalmente lo encuentro, lo cambiaré.
      Un besazo.

      Eliminar
  5. Holal Sofía,
    Una entrada de lo más interesante. Veamos, el botoncito que tenemos está considerado un micro-pene. Cuando somos fetos, en principio todos somos del género femenino. Pasados unos meses de gestación, es cuando se forma el sexo real. Cuando somos pequeños descubrimos nuestro cuerpo y explorarmos. Así que no es de extrañar que con 3 o 4 años... las niñas encuentren dicho bontoncito. Al menos mis sobrinas a esas edades, lo descubrieron.


    Hoy en día sigue siendo un tema del que no se habla con total libertad. Nos da a veces pudor decir que nos tocamos al igual que lo hacen los hombres. Porque la que más la que menos, lo hace. Es algo natural. El corto lo vi hace tiempo. Es muy bueno y debería ser visto por todo el mundo.

    Hay un capítulo de la serie "House", que una madre lleva a su hija al hospital porque cree que le pasa algo raro, ya que sonrie más de lo normal. Cuando Gregory House, le dice a la madre mediante sinónimos que su hija se toca y le da placer.... ella le dice: Me está diciendo que mi hija se masturba? Su cara es todo un poema... y la niña, se parte de risa.

    Hay una película que se titula "Hysteria" que trata sobre el primer vibrador de la historia. Protagonizada por Maggie Gyllenhaal y Hugh Dancy con Felicity Jones, Jonathan Pryce y Rupert Everett. Muy recomendable. A mí me encantó!

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí que sigue siendo aún un tabú entre las mujeres hablar con normalidad de su sexualidad. Ya me puedo imaginar ese capítulo de House, con las salidas tan buenas y macarras que tenía. Además, lo peor del caso es que seguramente esa situación se de más de lo que pensamos en la vida real.
      La película no la conozco, pero seguramente sería una muy buena opción para este finde :)
      Gracias por pasarte.
      Un besote.

      Eliminar
  6. Me pareció muy inteligente cómo trataste el tema y gracias por el corto, extraordinario, que dice verdades con un humor fino e irónico.
    Ese pequeño iceberg, que asoma su cima y que se calienta y "derrite" con las caricias, cuánto placer produce entre los dedos adecuados.
    Una entrada encantadora, Sofía.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, Mirella!
      Sin duda, la naturaleza nos concedió a las mujeres una pieza que es todo un tesoro ;)
      Un besote.

      Eliminar
  7. ¡Bravooooo! ¡Pedazo de entrada, Sofía! Del clítoris solo puedo decir que es una de la partes favoritas de mi cuerpo, jajaja. Y, también, que lo siento mucho por los que piensan que las mujeres tenemos envidia del pene. No tienen ni idea de lo que se están perdiendo, jajaja. ¡Un gustazo leerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, me alegro mucho de que te haya gustado!
      Me gusta también ver que eres una mujer que se siente orgullosa de su cuerpo, que mira con naturalidad sus "entresijos" jeje.
      Y mira, voy a citar a Berto Romero en un genial chiste que hizo en "Lait motiv", el programa de Buenafuente:
      “Mientras que el pene es de preescolar, la vagina es la auténtica universidad del sexo”.
      Todo dicho jaja
      Besotes.

      Eliminar
    2. ¡Buenísima la frase! Me la apunto. ¡Mil gracias, Sofía!

      Eliminar
  8. Sí señora...el clítoris, como la tierra, para quien se la trabaja.
    Gran entrada Sofía

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Genial comparación, Tara.
      Gracias!
      Un besote.

      Eliminar
  9. Pues ya he regresado :) Te diré que para mí esa película de la que te hablé en el otro comentario es un pequeño manual de sexo, además de una de mis películas favoritas. Y ahí también, el personaje de Maribel Verdú dice que no hay mayor placer que dar placer, y yo pues muy obediente, jajaja.

    Tu entrada muy buena como siempre, pero me quedo con esto: "Supongo que para muchos era muy duro el digerir y asimilar que el placer femenino puede conseguirse sin la presencia de un falo, algo así como un ¡ZAS, en todo el orgullo masculino!" porque creo que esa es la gran verdad detrás de tanto secretismo en torno al asunto. Siempre nos dijeron que el pene era el placer, no solo el nuestro, sino el de nuestra pareja, que debíamos tener penes enormes si es que aspirábamos a proporcionar placer a una mujer. Y la verdad es que pocas cosas hay más alejadas de la verdad. Pero además, el pene (independientemente de su desempeño) necesita reposo. El clítoris no. Gran ventaja.

    Jodido el asunto de la ablación, y también, que a pesar del tiempo en que vivimos haya mujeres en nuestras sociedades que no han tenido un orgasmo en su vida. Bueno, ateniéndome a cosas que uno lee, que no lo sé de cierto.

    Bueno, me encantó la entrada.
    Te dejo un beso y muchos abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gilo, gracias por tus bonitas palabras, como siempre.
      Pues tengo que ver ya mismo esa película de "Y tu mamá también", que además Maribel Verdú es una actriz que me gusta mucho.
      En cuanto al resto, creo que existen todavía hoy muchísimos falsos mitos en torno al sexo. Tal y como comentas, la atención estuvo siempre centrada en el pene, y más aún, siempre se ha cargado al hombre con la responsabilidad del placer de su pareja, cuando no necesariamente tiene que ser siempre así. Como comenté más arriba, el clítoris tiene una serie de ventajas que se deben saber aprovechar, a pesar de ser un órgano bastante más complejo que el pene. Es por ello que resulta tan importante mimarlo y conocerlo bien ;)
      Me alegro de que te gustase esta entrada.
      Un beso y abrazo muy fuertes.

      Eliminar
  10. Hola Sofía, un texto tratado desde una asombrosa naturalidad que es como además debe ser vista la sexualidad tanto por hombres como por mujeres. Lamentablemente, este órgano femenino sigue siendo noticia por la crueldad con la que se sigue practicando su ablación en determinada religión que no busca otra cosa que el control y el sometimiento de la mujer de una manera salvaje. Por otra parte convendría explicar a algunos hombres su función sexual, pues el desconocimiento aún hoy en día es a veces sonrojante. Una buena y sana educación sexual ayudaría bastante en este aspecto. Por otra parte el cortometraje es fabuloso y muy inteligente, lo que hacen un conjunto de entrada en tu blog imprescindible. Un abrazo y gracias por compartir tu afortunada visión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miguel, muchas gracias por tus palabras.
      Creo que es necesario que las mujeres dejemos atrás esa timidez para poder hablar con naturalidad de estos temas, como creo que hacéis los hombres (al menos con más frecuencia y menos pudor que nosotras).
      Por otro lado, condisero que hay una verdad innegable, y es que la religión siempre ha mostrado una extraña tendencia a "satanizar" todo lo que tiene que ver con el sexo, especialmente en relación al placer femenino. Por suerte las sociedades van avanzando, aunque todavía queda mucho por hacer, refiriéndome a esas comunidades en las que desgraciadamente se sigue practicando la ablación.
      Por esta razón y como muy acertadamente afirmas, la educación sexual es tan necesaria.
      Un abrazo y gracias por tu genial aportación.

      Eliminar
  11. ¡¡¡Hola!!!1
    Mañana más temprano pongo el corto que tiene muy buena pinta.
    Me encanta como has enfocado el tema, creo que sigue habiendo muchos tabús y falta de naturalidad, por no hablar de algunas cosas como la ablación que...ufffff.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Marigem!
      El documental es una maravilla, breve pero muy ilustrativo.
      Como comentaba más arriba, opino que sigue haciendo falta mucha educación sexual y dejar atrás esos tabús y pudores, que no tienen ninguna utilidad.
      Besotes y gracias por comentar.

      Eliminar
  12. El clítoris, la masturbación, el simple placer sexual... Creo que el sexo en general siempre se ha considerado como algo pecaminoso, oscuro, vergonzoso. Siendo algo tan natural, algo que nos ha acompañado desde que nació nuestra especie es curioso como la vida social fue ocultándolo. Quizá en Europa la iglesia católica tuvo mucho que ver con su inicial concepción de la vida pecadora del ser humano, hijos de Adán, Eva y el pecado original. Una concepción de perpetua redención donde el placer parecía ser considerado como algo contranatura. Bueno, creo que todo eso es cosa del pasado, aunque de un pasado no tan lejano. Tengo 45 años y recuerdo las primeras campañas publicitarias del preservativo, hoy nos causarían sonrojo. En fin, al menos vamos en la senda correcta que es entender que la sexualidad forma parte de nuestra vida que es algo de lo que se puede y debe hablar. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, David.
      En línea con lo que le respondí a Miguel, está claro que la religión no se lleva precisamente bien con el sexo, al menos en el sentido de mostrarlo como una actividad natural de la que hablar sin tapujos.
      Sin embargo, creo que el placer femenino ha sufrido especialmente las consecuencias de la santurronería hipócrita y los tabús sociales. Aunque parezca que hoy en día somo más liberales (que lo somos), todavía sigue existiendo, incluso entre las chicas jóvenes, mucho desconocimiento y desinformación, precisamente porque hay temas de los que todavía cuesta hablar con naturalidad. Por tanto, sigue siendo imprescindible una buena educación sexual para ambos géneros, y materiales como el que traigo para paliar la ignorancia, en este caso la relacionada con el clítoris.
      Gracias por tu comentario.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  13. Hola, no conocía tu blog, pero desde ahora ya tienes una nueva seguidora.

    Estoy de acuerdo contigo, pero afortunadamente las nuevas generaciones cada vez ven la anatomía de ambos sexos como algo natural y no algo de lo que avergonzarse y ocultar.

    De lo que no tenía ni idea es que Freud, el padre del psicoanalisis fuera tannnn obtuso.

    Si te apetece conocer mi blog te espero en: Bibliotecaria recomienda…

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, bienvenida a mi blog!
      Así es, por suerte las generaciones del futuro tenemos la ventaja de poder expresar nuestras opiniones sobre estos temas sin miedo a represalias o a ser considerados unos blasfemos.
      En cuanto a Freud, puede que para unas cosas fuese muy avanzado, pero tal vez para otras era víctima igualmente del puritanismo y la ignorancia de la sociedad en la que vivió, aunque semeje contradictorio.
      Un abrazo.

      Eliminar
  14. Saludos, Mrs. Sofía.

    Lo primero que he de decir es que tu texto me ha sorprendido, para bien. No es el primero tuyo que leo. De hecho, acabo de venir de otro post tuyo, compartido por Irene F. Garza, en el que hablas de tu pasión por escribir y que, dicho sea de paso, también me ha gustado mucho.

    A propósito de lo tratado en este post, permíteme recomendarte (ya sé que no nos conocemos. Ni siquiera nos han presentado formalmente. Por cierto, mi nombre es "P" -no te revelaré el resto de mi nombre para preservar el misterio...bah, qué diablos, ¡a quién demonios le interesa el misterio! Pedro, mi nombre es Pedro, y soy uno de esos tíos que escriben cosas. Encantado de saludarte-). Como te decía, me gustaría recomendarte una lectura muy amena y entretenida, a la par que interesante, que tiene mucho que ver con el tema tratado en este post. El libro se llama "MONÓLOGOS DE LA VAGINA", y su autora es Eve Ensler. El libro está basado en diversas entrevistas que la autora realizó a más de doscientas mujeres de toda clase y condición, y que, dado su éxito editorial, animó a su autora a escribir una obra teatral que ha sido representada en diferentes países del mundo con enorme éxito de crítica y público. Para que te hagas una idea del tono de la obra, te extracto un breve párrafo del prólogo, escrito por Gloria Steinem. Y dice así: "Yo pertenezco a la generación del «ahí abajo». Es decir, ésas eran las palabras -pronunciadas rara vez y en voz baja- que las mujeres de mi fami­lia usaban para referirse a todos los genitales femeninos, ya fuesen internos o externos. No es que desconocieran términos como vagina, labios, vulva o clítoris. Por el contrario, estudiaron magisterio y probablemente tenían más acceso a la información que la mayoría. No obstante, no oí palabras que fueran más precisas, y mucho menos que denotaran orgullo. Por ejemplo, ni una sola vez oí la palabra clítoris. Transcurrirían años hasta que aprendí que las mujeres poseíamos el único órgano en el cuerpo humano cuya función exclusiva era sentir placer. (Si semejante órgano fuese privativo del cuerpo masculino, ¿pueden imaginarse lo mucho que oiríamos hablar de él... y las cosas que se justifi­carían con ello?)".

    Si no lo has leído, te lo recomiendo. Sinceramente, creo que te gustará.

    Un saludo, y encantado de saludarte. : )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Pedro! ¡Encantada de conocerte!
      En primer lugar, muchas gracias por pasarte por el blog y comentar, sé bienvenido a este espacio como si fuese tu casa :)
      Me alegro de que esta entrada te haya gustado. El título de la obra que me recomiendas me suena muchísimo, por lo que estoy segura de que alguien me habló de él alguna vez, o vi contenido relacionado con él en algún blog o red social. El caso, que ya con ese extracto que me has dejado has conseguido despertar mi interés, pues tiene mucho que ver con el post.
      Así que te doy las gracias por la recomendación que, ten por seguro, tomaré muy en cuenta para lecturas no tan lejanas.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  15. Sinceramente, creo que es un órgano condenado al ostracismo por dos razones. La primera es envidia, envidia de los hombres por no poseer un órgano dedicado única y exclusivamente al placer. La segunda,... el secreto mejor guardado,... ¡pillinas! Estupenda entrada!

    ResponderEliminar
  16. Hola Sofía, voy pasando por tu blog y empezaré a seguirte con más frecuencia. Esta entrada tuya me ha llamado la atención por el tema que tratas. Muy bueno, con la naturalidad y que además, hayas conseguido que se acerquen a dejar sus comentarios los chicos, felicidades. En una pareja, con la libertad del sexo, no hay secretos, las mujeres clitorianas son un hecho y el compañero que se aprecie debe saberlo y jugar con él como lo hacemos nosotras. El vídeo, para las mujeres no necesita traducción. Es genial. Gracias mil, lo he disfrutado todo en su conjunto. Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Social y culturalmente hemos sido criadas de otra manera respecto a los chicos, quizás ahora no se comprendan tanto esas diferencias o tabú, pero los de mi generación y eso que soy del 85, si que venimos de otra época y eso que ya no hay tantas diferencias respecto a anteriores.
    Nunca se me hubiera ocurrido dibujar o nombrar depende qué cosas, porque las consecuencias hubieran sido del todo negativas. Y sé que si por el contrario hubiera nacido chico, no habría sido criada de la misma manera.

    Una entrada que nos libera, por esas cadenas invisibles y opresoras, que poco a poco debemos romper.

    Enhorabuena Sofía.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar

Opinar es gratis, ¡adelante!

BTemplates.com