Dios hizo el mundo en siete días... y se nota

Hacer reír es un arte loable. Buscar la risa y la sonrisa de la gente, saber encontrar la gracia, o saber sacarla incluso de donde a nadie más se le hubiera ocurrido, es un don que solo los grandes humoristas poseen. Y sacar a la luz un chiste incluso de las cosas más pequeñas, es un arte, un don y una capacidad en la que Piedrahita destaca con creces.
Esa mezcla de imaginación, ingenio, humor inteligente y pelo-casco forman un todo que han hecho de este mi paisano una figura digna de respeto, y a la vez de risa, mucha risa. Combinar esas dos cosas al mismo sería contradictorio en otros casos, pero no en el Piedrahita. Porque lo primero se debe a su asombrosa habilidad para el monólogo, que lo ha convertido, en mi opinión, en uno de los mejores humoristas españoles de la última década. Lo segundo se explica, obviamente, por las consecuencias que tienen esos soliloquios en quienes los escuchan y los leen.
Por esta razón, ser espectador de Piedrahita es diversión asegurada. Y ahora, leyendo Dios hizo el mundo en siete días... y se nota, me doy cuenta de que ser su lectora también garantiza el arranque de sonrisas y el regalo de un par de carcajadas. 
Tal vez se deba a eso que dice de Dios, que descansó al séptimo día, pero que no fue a misa, claro, "porque eso sería pasearse a ver qué tal va el negocio".
O puede que sea por el testimonio que solo él ha recogido de los cadáveres de las pinzas de ropa, esas "funambulistas del patio de luces" que se agencian los porteros, en cuyas casas no se compran jamás, por razones obvias, claro.
O a que llame al hielo "la caspa de los congeladores". O a que afirme que el azúcar no puede ser malo, que aunque lo digan los dentistas, no puede ser verdad (¿para qué iban entonces a tirar piedras a su propio tejado? Se les iría el negocio al garete). O a que los caballitos de mar se parezcan a todo menos a un caballo y que, además, sean los únicos animales con los que no se puedan hacer películas de bichos invadiendo el mundo, porque de aterrorizar, más bien poco. 
En fin, tal vez se deba a que sabe hacer algo grande de lo pequeño y lo cotidiano. Con gracia, con elegancia, con un estilo único. Y entre risa y risa, Piedrahita incluso logra hacernos pensar, cuando menos lo esperamos y porque creemos erróneamente que una cosa no puede pasar al mismo tiempo que la otra: 
Los zapatos y los pies dicen mucho de la economía y la salud moral de este planeta. En este mundo sólo hay dos tipos de países: aquellos en los que hay más pies que zapatos y aquellos en los que hay más zapatos que pies.


Publicado el 19/4/2018 

CONVERSATION

22 comentarios:

  1. Si el libro está tan trabajado como sus juegos de magia debe de ser muy bueno, como mago siempre me deja con la boca abierta aparte de la gracia del personaje cuando explica como lo hace.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. El final soberbio y los cadáveres esos también los tengo yo todos los días, ya no compro, jaja hasta los miembros los ensamblo unos con otros...sádica que es una. Un abrazo Sofía

    ResponderEliminar
  3. No he leído el libro, si que he visto y leído alguno de sus monólogos y siempre me han parecido inteligentes. Un abrazuco

    ResponderEliminar
  4. Ni he leído el libro ni conozco casi al autor porque soy de poca (nada) televisión. Si lo conozco es de oírle a mi hijo nombrarle porque él sí es un forofo. Me imaginaba que era bueno porque mi hijo suele tener buen gusto y es inteligente (ja, ja). Bueno, ya en serio, solo por esa frase final que citas de los zapatos y los pies, ya merece un premio. Es genial su manera de dividir el mundo en pobres y ricos con tal economía de palabras.
    No me veo leyendo un libro todo en ese plan, pero creo que es un hombre inteligente y tal vez un día me anime.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Conozco a Piedrahita del Hormiguero y me encantaba. El caso es que aunque había oído hablar del libro nunca se me había pasado por la cabeza leerlo hasta ahora. Me cuesta mucho reír con los libros, mientras que tengo las lágrimas muy fáciles y lloro mucho con ellos. Vamos, que son sensiblona y todo me puede, pero reír es otra asignatura pendiente con los autores que suelo leer.
    Gracias por la reseña, preciosa. Besos

    ResponderEliminar
  6. Me gustan mucho los humoristas-monologistas que saben sacar punta a cualquier cosa aparentemente intrascendente y hacerte ver que no lo es tanto. La última frase de tu entada es genial. Es es tipo de cosas a lo que me refiero. Una cosa es el chiste fácil y otra muy distinta la ironía y las segundas intenciones, el doble lenguaje.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola Sofía! A mí me gusta bastante este chico, los monólogos que le he visto en la tele me hacen bastante gracia. Encima, como dices, es un humor que no es zafio, que no es hiriente y además tiene sello propio. Por lo demás, coincido contigo que hacer reír es muy difícil, y más hacerlo de manera inteligente (como lo demuestra el último párrafo)
    Me he encantado tu entrada, guapa.
    Un besazo y feliz día.

    ResponderEliminar
  8. Me parece un tipo además con un humor muy inteligente y serio, me cae bien este tipo.
    No sé si el libro lo leería, pero a mi marido sí le gustaría, seguro.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Me gustan mucho tanto sus trucos como sus monólogos, inteligentes y nada hirientes. Pero no sabía de este libro. Me lo apunto.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  10. Piedrahita es un crac. No lo he leído, pero lo he escuchado. Oye, que me tengo que hacer con el libro, que el humor no solo es recomendable sino absolutamente necesario.
    Gracias Sofía. Un abrazo corazón.

    ResponderEliminar
  11. La última cita es muy ocurrente y punzante, je, je, je... Siempre me ha llamado la atención el término "monologuista" ¿por qué no humorista? Me parece un tanto snob, como si con ello se desmarcaran del humorista o cómico de toda la vida. A este en concreto lo he visto en alguna ocasión y la verdad es que tiene gracia. Sin duda el humor es lo más difícil en narrativa o ficción en general. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  12. Me sonaba un montón el nombre pero no le ponía cara, hasta que he visto una foto suya más reconocible que en la portada del libro y he caído en la cuenta, ¡claro que le conozco! No le he visto "en funciones" en muchas ocasiones, pero sí creo que tiene su punto de gracia. En principio el libro no es de los que me llaman la atención, pero quizás sea una buena lectura para la primavera. Sonreir favorece tanto... :)

    Gracias por la recomendación, Sofía. Como siempre un placer venir a tu casa.

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  13. lo lei y sinceramente me sorprendio para bien! un besito!

    ResponderEliminar
  14. En Argentina tenemos muchos humoristas, pocos muy buenos y la mayoría siempre jugando con el doble sentido o directamente vulgares.
    Me encanta ese tipo de humor de las pequeñas cosas de todos los días, las observaciones inteligentes y creo que Piedrahita me gustaría, más después de haber leído la reflexión que publicaste al final.
    Una presentación buenísima, Sofía.
    Abrazote, linda.

    ResponderEliminar
  15. Qué bueno, con lo que nos gusta Luis Piedrahita.
    Me lo apunto.
    Besos.

    ResponderEliminar
  16. No lo conozco pero hacer humor me parece muy complicado y escribir humor aún más y si consigue despertar carcajadas es una buena recomendación.
    Besos Sofia

    ResponderEliminar
  17. ¡Buenísimo Piedrahita! Espero que no le denuncien por herir los sentimientos religiosos, porque tal y como está el panorama en este país decir algo tan gracioso e inteligente como que se nota que Dios creó el mundo en siete días, puede ser considerado un gran agravio. En fin, sin comentarios. ¡Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  18. He leído el libro hace ya algún tiempo, en realidad lo tuve en la mesilla casi como terapia y todas las noches me leía unas cuantas páginas,... y la verdad que sirvió!!!

    ResponderEliminar
  19. Me gustan estas criticas con humor, tendré que echarle un vistazo al libro, aunque no es el tipo de lectura que suelo hacer jeje
    Besos!

    ResponderEliminar
  20. Hola guapa! Creo que hacer humor es más difícil que un drama, por eso hay que valorarlo siempre. No conocía al humorista, pero parece que tiene bastante talento!!
    Un besito guapa :)

    ResponderEliminar
  21. Oye si es tu paisano hay que pasar a cobrar por la publicidad, que sea justo :P
    Estoy con Mirella, creo que son muy pocos los que se dedican a tratar de hacer reír a los demás que considero buenos, o, que me hacen reír. De unos años para acá se puso de moda eso del "stand up" y han salido dizque comediantes de debajo de las piedras. No lo he visto pero lo buscaré, aunque creo que los que me hacen reír son los que tienen chistes oscuros, con mucho humor negro. Ya te contaré.

    Un gran abrazo querida Sofía.

    ResponderEliminar
  22. ¡Hola Sofía! Piedrahita estuvo en hace un par de semanas en el Teatro de mi ciudad. De haber leído antes este post, hubiera ido a verlo porque no conocía demasiado sobre él.

    Un beso

    ResponderEliminar

Opinar es gratis, ¡adelante!

BTemplates.com