Entre tonos de gris

Hay libros que producen rabia. Impotencia. Indignación. Por norma general, siempre que leo algo sobre la guerra, esos tres sentimientos, unidos y fuertes, son los que experimento. 
Los libros sobre guerras no hablan de hechos ficticios, de pasados olvidables o de personas que en realidad no existieron, sino de la realidad, de momentos históricos inverosímiles por su crueldad, por la desolación que dejaron tras de sí y por la cantidad de muertes que ocasionaron.
Estamos acostumbrados a hablar de personajes como Hitler, de naciones centrales europeas, de la masacre judía, pero a veces nos olvidamos que también los países bálticos tuvieron su propia desgracia durante la Guerra. El exterminio soviético también arrasó vidas y pueblos enteros bajo la supervisión de Josef Stalin; miles de familias fueron enviadas a campos de trabajos forzados permaneciendo en ellos durante décadas.

Ruta Sepetys, la autora de Entre tonos de gris, quiso rendir homenaje a su padre con esta pequeña novela. En ella, Lina nos habla con su voz de adolescente sobre sus vivencias de la guerra en Lituania, su país natal, de cómo ella, su madre y su hermano son obligados a trabajar para los soviéticos y hasta qué punto es posible la degradación de un ser humano.
En cierto que en la novela no se cuenta nada que no sepamos ya -o que al menos no imaginemos-, pero ni el hecho de un lenguaje sencillo, propio de una chica de 15 años, ni los conocimientos históricos que tengamos minimizan los tres sentimientos de los que he hablado antes, al menos no ha sido así en mi caso.
Sí, está claro que es una novela trágica y triste, pero a la que, pienso yo, todos deberíamos como mínimo una lectura, no solo como deuda a las personas que vivieron y sufrieron ese pasado, sino como recordatorio a la existencia de la paz, el amor y el perdón, que, según la autora, son al final los auténticos vencedores. 





CONVERSATION

8 comentarios:

  1. Sólo el título ya invita a leerlo... Tomo nota.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Lleva tiempo entre mis pendientes. Y voy a tener que buscarlo pronto, que me has dejado con ganas.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. Hace tiempo que lo tengo apuntado. Me ha llamado la atención lo del lenguaje sencillo propio de alguien de 15 años ¿es un obstáculo para la lectura o algo que la favorece?. Entiendo que el libro te ha llegado, así que supongo que ese lenguaje sencillo ha favorecido ¿no?

    Besos

    ResponderEliminar
  4. No, lo del lenguaje sencillo es simplemente una característica que, en mi opinión, el libro debe tener (no tendría sentido que una niña de 15 años se expresase como Cervantes), pero no por ello es simplón o la historia pierde interés, es lo que quería decir :)
    Y sí, sin ninguna duda recomiendo su lectura

    ResponderEliminar
  5. Ooh plas plas te ha quedado preciosa la reseña, me has hechor ecordar esos sentimientos que me produjo cuando la leí en su moemento.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  6. No lo conocía pero me lo apunto que parece muy bueno.

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Apuntado queda :)
    Si leyera la contraportada habría un cincuenta por ciento de probabilidades en que quisiera leerlo y otro cincuenta por ciento en que estaría dudosa entre el no.
    Pero tu reseña hace que me incite a leerlo. No sé por qué, pero libro que haces reseña, libro que queda apuntado para leer (incluso con autores que en principio no me llamarían la atención por diversos motivos, lo cual puede decirse que me estás ayudando a descubrir autores y libros ^^).

    Un saludo.

    ResponderEliminar

Opinar es gratis, ¡adelante!

BTemplates.com