Network, un mundo implacable

"Estoy más que harto, y no pienso seguir soportándolo."

¿Cuántas veces en nuestra vida habremos gritado una frase como esta? Esa es la premisa que lleva a Howard Beale, presentador del noticiero nocturno, a anunciar en uno de sus últimos programas que tiene pensado suicidarse en el aire, delante de los telespectadores. 


La cadena UBS suspende de inmediato la emisión, pero antes le dan una última oportunidad a Beale para despedirse como corresponde en el próximo programa. No obstante, esa noche el presentador no hace más que despotricar contra el mundo y la sociedad, llamando a la gente para que despierte, para que reaccione, y para que se de cuenta de una vez por todas de la gran MENTIRA que es la televisión
Para sorpresa de los organizadores y directores de la cadena, la audiencia sube considerablemente, por lo que deciden hacer de Howard Beale una especie de mono de feria, un orador y un ídolo de masas que efectivamente haga reaccionar a los espectadores contra la caja tonta.


Network se estrenó allá por el 76, convirtiéndose desde su lanzamiento en una de las películas referentes. Como es obvio, la cinta constituye una crítica a la televisión -no olvidemos que en esta época era un medio que se encontraba en pleno apogeo- y a su forma de transformar la realidad e influir en la vida y la sociedad. La película utiliza una especie de ironía, de contradicción, puesto que mientras Beale pronuncia largos y apasionados discursos sobre las mentiras y la manipulación televisiva, la cadena se forra gracias a los niveles de audiencia y al sensacionalismo.
Además, durante el desarrollo del argumento se nos va mostrando cómo se maneja este mundo de mentiras, donde todo se reduce a negocios, números e intereses. Se trata de una verdad desoladora sobre la deshumanización.

Creo que es una muy buena película, pero hay que estar preparado para verla. Es tremendamente profunda (y un tanto descorazonadora), especialmente por los diálogos y por los personajes.
Sin ir muy lejos, una de las protagonistas, Diana Christensen, es la pura reencarnación de ese medio banal y frío que es la televisión, puesto que no le importa nada más que su trabajo y los éxitos que de él consiga. Y Howard Beale se refleja -nos refleja- como otro espectador al que manipulan sin que apenas se de cuenta. 
Una película tal vez difícil, pero que se debería ver al menos una vez, solo por escuchar palabras como estas:


"No tengo que decirles que las cosas van mal. Todos lo saben. Es una depresión. Todos están sin trabajo o con miedo a perderlo. Un dólar no vale más que cinco centavos. Los bancos se van a la quiebra. Los comerciantes guardan pistolas bajo el mostrador. Los inadaptados andan libres. Por ningún lado, la gente parece saber qué hacer y no se ve el final. Sabemos que el aire es inadecuado para respirar y también lo es nuestra comida. Nos sentamos a ver la televisión mientras el anunciador nos dice que hoy hubo 15 homicidios y 63 crímenes violentos ¡como si así debería ser! Sabemos que las cosas están mal. Peor que mal. Es una locura. Todo por todas partes es una locura, por eso ya no salimos. Nos sentamos en casa. Poco a poco el mundo en que vivimos se empequeñece. Todo lo que decimos es: "Por favor. Al menos déjennos en paz en nuestra casa. Quiero tener mi tostador, mi televisor, mis neumáticos con bandas de acero. No diré nada. Sólo déjennos en paz". ¡No los voy a dejar en paz.! ¡Quiero que se enojen! No quiero protestas ni disturbios. No le escriban a su congresista. No sé qué decirles que le escriban. No sé qué hacer sobre la depresión, la inflación... los rusos, el crimen en las calles. ¡Todo lo que sé es que primero tienen que enojarse! Tienen que decir: "¡Soy un ser humano, maldita sea! ¡Mi vida tiene valor!"

CONVERSATION

5 comentarios:

  1. Muy buena película!!! Y es verdad, resiste bien el paso del tiempo. Desoladora, tienes razón. Pero imprescindible.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. La ví hace años y me gustó mucho. Una crítica brutal. Me vendría bien verla de nuevo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. Ya la vi hace tiempo y lo cierto es que el tema sigue estando de actualidad. El mundo de la televisión entre en nuestros hogares prácticamente cada día... y también nos influye.
    Buena película.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Parece una buena película, y muestra la cruda realidad. En fin, nunca la vi pero espero poder verla. Ya te estoy siguiendo, un besote, nos leemos.

    ResponderEliminar
  5. Pues yo no la conocía y me encantaría verla aunque sea algo...mmm la palabra que ha usado Margari me parece adecuada, desoladora.
    Un beso!

    ResponderEliminar

Opinar es gratis, ¡adelante!

BTemplates.com