Las olas

"Las olas carece de lo que suele entenderse por argumento. Solo encontramos unos fragmentos relacionados con distintos estados del mar, la luz y el cielo seguidos de las intervenciones de una serie de personajes, seis personas al principio. [...] Esta dura y culta narración, en la que Virginia Woolf pone en juego técnicas narrativas vanguardistas sin concesiones a la facilidad y el servicio de unas preocupaciones morales y filosóficas, encarna el espíritu de la novela antitradicional."

A pesar de que el momento en que se publicó Las olas (el año 1931, más concretamente) constituyó todo un acontecimiento literario debido a la técnica novedosa que presentaba su autora, yo creo firmemente que todavía hoy en día leer esta novela es una experiencia que se escapa totalmente de lo cotidiano, tal vez no por novedosa, pero sí por "dificultosa". 

Esta era una de esas obras que siempre había estado esperando paciente en mi estantería el momento idóneo para ser rescatada del desconocimiento; hasta que finalmente he saciado mi curiosidad. Y como en todo en lo que uno tiene puestas muchas expectativas, al final la realidad, cuando llega, no suele resultar como esperábamos.


No quiero engañaros, ni tampoco me quiero engañar a mí misma. Virginia Woolf me lo puso muy difícil, y mira que le puse ganas y empeño, a pesar de que estaba avisada. Como bien dice en la cita, esta es una historia sin historia, al menos sin un argumento sólido, específico, en el que se intercalan los monólogos de los seis protagonistas, hombres y mujeres, con descripciones de paisajes del mar, la playa, la orilla, etc.

Y es que con esta lectura tuve sensaciones parecidas al devenir de las olas: unas veces estaba en el agua, sumergida, identificándome y adentrándome en la narración, para después ser arrastrada a la arena, donde me quedaba aturdida, desorientada, mirando fijamente un mar furioso y arisco que no terminaba de calmarse. 

No logré congeniar con ninguno de los personajes ni con lo que cada uno intentaba susurrarme o gritarme -dependiendo de la ocasión-, y unas veces las palabras me lo decían todo y otras se quedaban mudas, frías.
Me atrevería a decir que este es uno de esos libros para los que no existe un término medio; o te gusta (mucho) o no te gusta (nada). Antes de que se me tome por una insolente, que haya calma. Sé lo que representa esta autora y esta obra y su enorme contribución a la literatura, y no, no podría decir tampoco que la novela no me ha gustado nada. Me lo tomo con filosofía y aprendo de esta lectura, que no es poco, y aunque no haya habido suerte hoy, nada me dice que mañana no la haya. Otra vez será. 


CONVERSATION

9 comentarios:

  1. Paciencia. Woolf no lo suele poner fácil y reconozco que, aunque me ha gustado mucho todo lo que he leído de ella, ésta no es mi favorita. Prefiero "Al faro", que acabo de releer, por ejemplo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Woolf y yo no terminamos de hacernos amigas, de hecho es una de las asignaturas que me he propuesto solucionar estas vacaciones.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Tenemos la misma relación con la autora. Leí La sra Dalloway y lo único que recuerdo es esa sensación que comentas de historia sin historia.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Cómo me ha gustado tu entrada... Woolf no es fácil, no... Pero me ha encantado tu empeño, tu esfuerzo, tu intentarlo entrando al mar de nuevo cada vez que una ola te sacaba. Y esa conclusión final (aprendo de esta lectura, que no es poco, y aunque no haya habido suerte hoy, nada me dice que mañana no la haya) me parece una actitud propia de una muy buena lectora ;)

    Besos y buen fin de semana!

    ResponderEliminar
  5. Virginia Woolf es mi escritora favorita y adoro todo lo que escribe pero reconozco que esta fue una lectura bastante difícil.

    ¿Es tu primer libro de ella? Coge La señora Dalloway o Al faro. Creo que son los más "sencillos" (si es que alguna vez se puede utilizar este calificativo con ella) y así te vas acomodando a su forma de escribir y de narrar. Dale otra oportunidad, merece la pena.

    Un beso! :)

    ResponderEliminar
  6. Sofiatura a mi me pasó exactamente lo mismo que a ti. Hace unos años me lancé a leer La olas y…¡guau! vaya experiencia. Por momentos me maravillaba y en otros me dejaba completamente perdida. Entonces decidí conocer a Virginia a fondo antes de seguir descubriendo sus novelas. Empecé por sus ensayos, que me han parecido brillantes y de los que he aprendido tantísimas cosas, que los he acribillado con anotaciones y frases subrayadas :)
    Ahora me he lanzado a leer los Diarios que empezó a escribir desde que era adolescente. Viendo como leía y lo que leía, no me extraña nada que llegase a convertirse en la escritora que fue.

    Espero que tu próximo intento con Virginia sea el bueno. Ya verás como si :)
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  7. Jamás he leído a Woolf y no sabía que tenía un libro con una narración tan poco convencional, pero este mismo aspecto me ha llamado la atención. Por lo que dices, no debe ser nada fácil, pero sería todo una aventura adentrarme con este libro.

    Me parece espectacular que tengas una buena actitud con respecto a tu lectura y digas que aprendiste de ella, pues eso es precisamente lo que hay que sacar de un libro: una importante enseñanza.

    Si en un futuro llegas a probar nuevamente con Woolf, te deseo muchos éxitos. Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  8. Es que Virginia Woolf es bastante densa por naturaleza. A mí me costó leerla, pero la acabé. Ahora me gustaría dar otra oportunidad a otra novela suya. Un besito, y feliz miércoles! :)

    ResponderEliminar
  9. No he leído esta novela de V. Woolf, pero como dice María es una escritora difícil o densa de serie. Cuesta leer historias que no tienen inicio, nudo y desenlace, como parece que le sucede a esta novela. Como dices, o te gustan o no.
    Veremos si algún día le doy una oportunidad.
    Estupenda reseña, Sofía.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar

Opinar es gratis, ¡adelante!

BTemplates.com