Una mente maravillosa

No sé si conocéis a Sheldon Cooper, uno de los principales protagonistas de la serie The Big Bang Theory. Si no es así, os recomiendo encarecidamente la serie, para mí una de las mejores que hay en este momento. Como os decía, el doctor Cooper es famoso por su insoportable personalidad y sus quisquillosas -y sumamente inteligentes- respuestas. En uno de los capítulos, recuerdo que hizo una referencia a esta película que voy a reseñar hoy. Así, grosso modo, nuestro entrañable Sheldon vino a comentar que Una mente maravillosa era "una tontería sensiblera como no se había hecho nunca". 
Y a pesar de que es suma es un personaje deleznable, egocéntrico y bastante arrogante, hay que admitir que al condenado no le falta razón en sus afirmaciones. 



En primer lugar, sí, Una mente maravillosa me pareció un pelín sensiblera de más. Es el propio estilo de la película y eso le da una esencia especial y hasta personal, pero bueno. 
Me gustó quizá más por el argumento que por el desarrollo y la forma en sí mismos; y cómo no, por las interpretaciones; por el gran trabajo de Russell Crowe, quien se mete en la piel de John Forbes Nash, un genio matemático al que le diagnostican una esquizofrenia.

John Nash, nuestro protagonista, además de tener una personalidad algo retraída, una mirada esquiva y una inteligencia completamente fuera de lo normal, es un personaje que de hecho existe en la realidad. Recibió el Premio Nobel de Economía en el 94, y a pesar de su enfermedad, fue un hombre que luchó por seguir adelante y vivir día a día ignorando a sus fantasmas.

Además, también se deja constancia de que la mujer de Nash, Alicia, constituyó un apoyo fundamental para su marido (indiscutiblemente, es verdad eso de que detrás de todo gran hombre hay una gran mujer, ejem, ejem), puesto que estuvo siempre a su lado y tampoco se rindió nunca. De hecho, en la entrega del premio Nobel el matemático le expresa su agradecimiento, ya que sin ella posiblemente nunca hubiese llegado tan alto.
Como siempre, hay que tener cuidado con aquello de la rigurosidad, pero sea como sea, Una mente maravillosa es una película interesante y, cuanto menos, educativa. Y por mucho que el señor Cooper tenga razón, de vez en cuando está bien recordarle que su opinión, lejos de lo que él cree, no siempre es la más válida. Hay que verla, al menos para no darle el gusto de estar siempre en lo cierto. 


CONVERSATION

11 comentarios:

  1. Sheldon es genial, pero ahí no estoy de acuerdo con él. Vi una mente maravillosa hace unos años y me gustó. De hecho más tarde volví a verla y me siguió gustando.

    Casi nada es absoluto y el dr. Cooper no es la excepción.

    Saludos Sofia! =)

    ResponderEliminar
  2. la primera vez que la vi, no me convenció, pero hace cosa de un mes la pusieron por la tele y decidí darle una nueva oportunidad. No es que me gustase esta vez, pero tampoco me disgustó; sencillamente me parece interesante que dieran a conocer la historia de ese hombre porque, además de un gran matemático, es un caso de superación personal grandísimo. Cuando terminó la película no dejaba de pensar en que sus logros supusieron un doble esfuerzo porque se pasó toda la vida luchando con esos "amigos" que permanentemente le incordiaban a la vez que intentaba llevar una existencia normal y sacar adelante sus estudios matemáticos. Creo que eso tiene un valor ENORME y que puede resultar alentador para todos los demás. Si él pudo, nosotros también tenemos que poder ;-)

    ResponderEliminar
  3. A mí me pareció una película muy interesante y me gustó bastante. ¿Sensiblera? Hombre...cualquier enfermedad nos hace estar más sensibles, pero es que sensiblero no es malo, o al menos para mí.

    ResponderEliminar
  4. Tengo que verla, está pendiente desde hace tiempo, pero nunca me acabo de poner con ella. :S Ains.

    ResponderEliminar
  5. Tengo que verla, está pendiente desde hace tiempo, pero nunca me acabo de poner con ella. :S Ains.

    ResponderEliminar
  6. Por estos lados se llamó "Una mente brillante". La vi hace tiempo y me gustó bastante. La verdad es que sin la película probablemente jamás habría conocido la historia de John Nash. También me dejó pensando sobre lo que son las enfermedades mentales... Cuántas "mentes brillantes/maravillosas" se quedan perdidas en la enfermedad, encerradas en psiquiátricos, o abandonados por el resto del mundo :(
    saludos!

    ResponderEliminar
  7. Está mejor el libro que la película, en la que es verdad que tira mucho de lo sensiblero...

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Sheldon Cooper es uno de los mejores personajes de la televisión <3
    Recuerdo haber visto esta película en su momento, cuando salió y todo el mundo hablaba de ella pero no me pareció nada fuera de lo común. Tampoco me acuerdo demasiado de ella... Sé que me gustó porque encontré interesante saber un poco más sobre Nash, pero sin más. Russell Crowe no es un actor que me guste especialmente, pero hace un muy buen trabajo.

    Besos!

    ResponderEliminar
  9. Hombre, la película a mí no me disgustó, pero un poco sensiblera sí que es. Voy a estar de acuerdo con Sheldon, que, aunque no siga mucho la serie, me parece un personaje genial.

    Y en mi opinión, Russell Crowe es lo más destacable de Una Mente maravillosa: él solito consigue mejorar cualquier peli en la que aparece <3.

    ResponderEliminar
  10. A mi esta película se me quedó un poco corta, pensé que iba a profundizar más en la personalidad del protagonista y considero que se quedó en lo anecdótico
    Besos

    ResponderEliminar
  11. La vi hace tiempo y me gustó o por lo menos guardo un buen recuerdo. Me gustó como hace el papel.
    Un beso!

    ResponderEliminar

Opinar es gratis, ¡adelante!

BTemplates.com