"La insoportable levedad del ser": amor, cuernos y otras desdichas voluntarias

Que el amor duele es una perogrullada como un pino. Pero, a decir verdad, tengo mis dudas con eso de que el amor tiene que ser necesariamente doloroso, porque, con frecuencia, me da la sensación de que duele porque así lo queremos. A veces no es más que terquedad, masoquismo y falta de amor propio. Más aún, tengo la impresión de que a muchos les han hecho creer que el amor es más bonito cuanto más se sufre, cuanto más se arrastran y cuanto más daño se hacen a sí mismos. 
Esa extraña belleza de ser un mártir por amor es lo que ha llevado a muchas personas a tener una vida sentimental llena de frustración. Así lo he comprobado con muchos conocidos, alguna vez conmigo misma, pero sobre todo con una de las protagonistas de La insoportable levedad del ser. Teresa, ay Teresa, que ama a Tomás con todo su ser, a pesar de que este le pone los cuernos día sí y día también. Y ella lo sabe, y ella se muere de celos, pero no puede vivir sin él. 

Y Tomás la quiere, también, en teoría. Porque para mí la teoría del amor dice que en la práctica la infidelidad no es un síntoma de querer, pero oye, cada quien sabrá. Y en medio de los sinsabores de esta relación, está Sabina. Una artista bohemia, de alma libre y corazón dadivoso, que se acuesta con Tomás. Y después, al otro lado de la cama de Sabina, está Franz. Casado, con una hija, idealista y enemigo de las responsabilidades.

Cuando hago reseñas de libros, muchos me comentáis que vuestras listas de pendientes no paran de crecer por mi culpa. Bueno, despreocuparos, porque en esta ocasión no será así. No, no es que vaya a hacer un juego de palabras fácil por lo de insoportable, puesto que esta lectura no me resultó tal. Sí me ha decepcionado en muchos sentidos, ya que me da rabia la falta de amor propio de Teresa, el egoísmo de Tomás, la desconsideración de Sabina, el idealismo disparatado de Franz. Pero también me ha gustado por la belleza de la narración, por la presencia de lo onírico, por lo realista de muchas situaciones y reflexiones que el autor checo Milan Kundera deja plasmadas en este libro donde hay espacio para lo sociopolítico y para la descripción de unas tumultuosas relaciones humanas en medio del ambiente de crispación que precedió a la Primavera de Praga. 

Así que si me preguntáis por el tema central de esta obra, no podría daros una única respuesta. Porque, al final, La insoportable levedad del ser no es solo una novela de amor. Es una historia sobre Historia, sobre conflictos bélicos y personales, sobre la vida, las relaciones familiares e incluso los animales con fragmentos memorables ante los que te dan ganas de aplaudir. El problema del libro, en mi opinión, es que a Kundera se le fue la mano con las dosis de filosofía al crear esta amalgama de todo y de nada. Ya se sabe que al filosofar hay que tener cuidado, puesto que se puede caer en el absurdo y la pretensión, y al final, el que mucho abarca, poco aprieta...
Perdón, me acabo de dar cuenta de que he cometido un error de contradicción, afirmando que esta no solo era una historia de amor. Siento discrepar con Teresa, Tomás, Sabina, Franz y puede que con muchos lectores que conozcan la novela, pero lo que había entre ellos no era más que una complicada y enmarañada red de desdichas voluntarias. De amor, nada.

Publicado el 11/10/2017







CONVERSATION

51 comentarios:

  1. TEngo el libro de "la identidad" pendiente, de este mismo autor. ME ha gustado lo que cuentas, pero quiero leer primero el que tengo, y luego indagaré.
    Gracias por tu opinión.
    BEsos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este es el primer libro de Kundera con el que me aventuro, así que dejaré pasar un tiempo hasta que me anime a intentarlo otra vez. Puede que el próximo sea "La ignorancia", que lo tengo desde hace tiempo en casa.
      Gracias a ti por pasarte y comentar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Lo lei hace tiempo pero casi no lo recuerdo, Un abrazuco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces es que mucho no te gustó, Ester.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Hola Sofía, hace muchos años que leí este libro, lectura obligatoria en la uni por entonces, y no capté el sentido de esta obra. Quizás fue la edad, quizás que me obligaran a leerla...desde entonces tengo pendiente volver a leerlo a ver si esta vez le pillo el sentido. Gracias por recordármelo.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces las segundas lecturas pueden desencantarnos más o, por el contrario, hacer que nos reencontremos con una obra que pasa a formar parte de nuestras favoritas.
      Ya me dirás, Mer.
      Un besote.

      Eliminar
  4. Pues no.. no me llama nada de nada, jajajjaja. Conozco la novela, evidentemente, peeeeero, nunca ha llamado a mi puerta. Y después de leer tu reseña, aun llamará menos.
    Un beso guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues nada, Violeta, con la de libros que hay por leer, no se debe perder el tiempo en los que no nos llaman.
      Un abrazote.

      Eliminar
  5. Hola Sofi. Cuando lo leí a mí me dio la misma impresión. Que era una especie de literatura filosófica basada en una historia "de amor(es)". La leí de más chico, porque Milan Kundera estaba de moda y el libro estaba en la biblioteca, pero me saturó un poco. No es algo que volvería a leer, ni aun con tu reseña por medio (perdón). Capaz que después me lo pienso mejor y lo agarro, porque siempre la relectura, cuando uno tiene ya otras experiencias, también se transforma en una nueva experiencia.
    Un abrazo grande, amiga!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Simón, la historia termina por saturar y al final no sabes muy bien si es una novela de amor, guerra, filosofía...
      Y no tienes que pedir perdón para nada, pues con mis reseñas no pretendo que la gente lea ni deje de leer ningún libro, sino simplemente compartir mis impresiones sobre el mismo.
      Abrazotes, amigo!

      Eliminar
  6. Lo leí hace muchísimos años, pocos después de publicarse. Tuvo muchísima fama en aquella época, pero no ha superado el paso del tiempo. Ahora lo recuerdo como levemente empachoso. Con una prosa un tanto ficticia y efectista. Nunca se me ocurriría volver a leerlo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que es un libro que tiene muy buena fama desde que se publicó, y por ello, tal vez las expectativas que tenía hicieron que me llevase una cierta decepción.
      En cuanto a la prosa de la novela, a mí me gustó el estilo, pero me saturó un tanto el contenido de la misma.
      Como siempre digo, no hay que perder el tiempo con libros que no nos llegan al corazón.
      Abrazos.

      Eliminar
  7. No lo leí y no creo que lo lea, en mi larga lista de lecturas pendientes hay autores y temas más interesantes (para mí, al menos) que me están esperando.
    De todos modos quedé encantada con tu reseña y coincido con lo que decís respecto al "amor" vivido con sufrimiento, celos, cuernos y demás menudencias. Y no te equivocaste al definirla una novela de amor: este es el tipo de amor que más se conoce y que también ha sido descripto en novelas excelentes e inolvidables.
    Un gran beso, Sofía.

    (PD: ¿Leíste "La acabadora" de la italiana Michela Murgia? Impresionante, si la leíste me gustaría que escribas una reseña, por supuesto si podés y tenés ganas. Vale la pena)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mirella, gracias como siempre por tus palabras.
      Pues estoy de acuerdo en que a día de hoy (o desde siempre, más bien) los cuernos, los celos y esas menudencias (que muchas veces son tan grandes que al final acaban destruyendo muchas parejas) son los elementos por excelencia de muchas relaciones, tanto ficticias como reales. Es, al menos para mí, una triste realidad, pero supongo que en gran parte es producto de la naturaleza humana.
      En cuanto a la obra y autora que me mencionas, no las conocía, pero veo que en Goodreads tiene muy buenas críticas, así que no descarto para nada leerla. Además, sería un placer escribir una reseña guiada por la recomendación de una amiga bloggera :)
      Mil gracias, Mirella.
      Un besazo.

      Eliminar
  8. Las reseñas son para que cada uno comente sobre el libro que ha leído y dé sus impresiones personales, además de una guía argumental que sirva a posibles lectores. Por eso me parece genial que, si el libro no te ha convencido, lo digas claramente. Puede que no todo el mundo esté de acuerdo, pero como es tu opinión, es tan válida como la de cualquiera.

    Yo, efectivamente, no creo que me apunte este libro para leer en un futuro. La gente que sufre por propia elección y que se instala en el victimismo sin hacer nada para mejorar su situación, sea real o emocional, me da mucha rabia. Lo que sí he disfrutado y mucho ha sido tu reseña, Sofía. Me ha resultado de lo más refrescante además de sincera e interesante. ¡Gracias!

    Un beso de miércoles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Julia, muchas gracias!!
      Claro, como le dije a Simón, cuando escribo reseñas no espero convencer a nadie, ni para que lea ni deje de leer los libros de los que hablo, puesto que tan solo busco dar mi opinión sobre la obra. Por supuesto, cada lector es un mundo y no espero ni mucho menos que todo el mundo esté de acuerdo con lo que escribo.
      Por otro lado, siempre intento ser tan empática como sea posible antes de juzgar las acciones ajenas. Pero es cierto que hay personas que prefieren hundirse en su dolor, en ese victimismo que mencionas, y yo creo que somos nosotros mismos los que tenemos que saber poner un límite a nuestros sufrimientos.
      Un beso de jueves.

      Eliminar
  9. Lo empecé hace tiempo... Y no logré terminarlo. Y no me apetece animarme otra vez, sinceramente.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que merezca la pena si no hay ganas, Margari.
      Un besazo.

      Eliminar
  10. Hola, Sofía!!! Puff, recuerdo que leí este libro hará como 25 años cuando salió en una colección de libros en tapa dura que comenzaba con dos libros a cien pesetas. Estoy seguro que lo terminé pero si te digo la verdad no guardo el menor recuerdo de la historia. Quizá signifique algo... Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Guau, me encantan esas ediciones que se vendían en pesetas, David, a pesar de que pertenezco a la generación debolsillo.
      Pues sí, el leerlo y no recordar nada es síntoma de que algo falló.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Coincido contigo en que eso no es (o parace) amor. He escuchado mucho del libro, pero nunca me ha dado por leerlo. Y tampoco me has creado antojo (al menos esta vez) Muy buena reseña de todos modos :)
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ali, me alegro de que te gustase la reseña, muchas gracias!
      Es cierto que cada quien tiene una idea de lo que es el amor, pero yo creo que todos deberíamos tener claro lo que NO es querer.
      Un besote.

      Eliminar
  12. ¡Y a mi que encantó!... aunque tienes razón Sofía en que el amor debe ser gozoso y no doloroso, pero... en el plano literario ¿qué sería una novela sin celos, sin deseos, infidelidades, traiciones…?, ¿qué sería de Romeo y Julieta... del moro Otelo?, y todo orquestado por la maravillosa imaginación de Milan Kundera capaz de crear personajes creíbles llenos de imperfecciones humanas.
    En el plano real ya es otra cosa mariposa, los que hemos sufrido de desamor en nuestras carnes sabemos poner una coraza de hierro tan impenetrable que nos cuesta dar una oportunidad a la insoportable levedad del ente llamado AMOR.
    Un beso Sofía, que pases un estupendo puente del Pilar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues eres de las muchas que quedó encantada, Tara. De hecho, fue por las críticas entusiastas por lo que me decidí a leerlo. Pero, como bien sabemos, para gustos, los colores y los lectores :).
      ¿Y qué me dices de Cumbres borrascosas? Fue ese amor tormentoso, lleno de odio, celos y resentimientos el que hizo que se grabasen para siempre en mi memoria los personajes de Heathcliff y Catherine, convirtiéndose en una de mis obras favoritas. Así que no hay duda de que en la literatura clásica y hasta del siglo XX el amor, mientras más doloroso, más fascinante. No obstante, creo que en la historia de Kundera los mitos del amor romántico me han chocado tanto como me choca ver a día de hoy esas parejas que, creyéndose Romeo y Julieta, terminan por tirarse los tratos a la cabeza como un par de tertulianos del corazón.
      Un tema que sería interesante para abrir debate, por cierto.
      Feliz puente para ti también, Tara.
      Besos.

      Eliminar
  13. Hola Sofía, como es habitual haces una reseña valiente, sincera y señalando incluso algunas contradicciones en la autoría. No he tenido la oportunidad de leer este libro y el caso es que me ha llamado la atención por su brumosa temática.

    Respecto al tema del amor tortuoso, supongo que va implícito en el también contradictorio comportamiento humano. Aunque el amor lógicamente debería ser otra cosa. Quizás sea el tema más complicado para opinar, pues en él van implícitos los miles de comportamientos y vulnerabilidades del alma humana.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es cierto que es imposible clasificar o definir el amor, pues para cada persona significa algo distinto. No obstante, creo que son muchas las parejas que lo entienden como un via crucis que los lleva a minar su autoestima y a llenarse de insatisfacciones innecesarias. Tal vez se pueda tratar con lo que ahora llaman inteligencia emocional, pero claro, vete tú a lidiar con esa naturaleza humana que es tan impredecible como indomable.
      Muchas gracias por leerme y comentar, querido Miguel.
      Un abrazo.

      Eliminar
  14. Yo tengo un gran recuerdo de ese libro, me encantó precisamente por su visión del amor –que también incluye dependencias, celos y problemas-, pero más que nada por los toques llanos de filosofía, por la implicación política, por la recreación de personajes… no sabría si aconsejarte más del autor, pero “el libro de los amores ridículos” en su momento también me pareció genial, son relatos cortos. Muy bien la reseña, se puede o no estar de acuerdo, pero es bueno conocer opiniones diferentes. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que esa variedad de temáticas la hace una obra muy rica e interesante en muchos sentidos. Me gusta dar al menos dos oportunidades a un autor antes de condenarlo al olvido, así que tomo en cuenta el título que mencionas para un futuro.
      Por supuesto, cada quien tiene una opinión, como todo en la vida; además que estar todos de acuerdo sería un completo aburrimiento.
      Gracias, eso sí, por mostrar respeto a la hora de expresar tu desacuerdo, que en estos días poca gente sabe hacerlo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  15. Creo que este es de esos libros famosos pero la verdad es que no sabía de qué se trataba. Por lo que dices parece que nos retrata como especie: contradictorios. Y con respecto al amor, puffff, cada quien da sus afectos como puede.
    La verdad es que se me ha hecho interesante el libro debido a tu reseña, pero sólo si me topo con él lo leeré.

    Un placer como siempre Sofi. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sería interesante saber tu opinión de la historia, Gilo, que ya sé que se te da muy bien filosofar sobre el amor ;)
      Es verdad que cada quien tiene una forma de querer, como también es cierto que hay maneras buenas y malas de hacerlo. O será que yo soy de ver las cosas desde la óptica del blanco o negro.
      Gracias, querido Gilo.
      Abrazos.

      Eliminar
  16. Pese a haberlo oído mucho en su día, no lo he leído. Contrariamente a tu criterio, sí lo voy a tener en cuenta, Sofía. Esa amalgama de filosofía, historia, relaciones personales...me van.
    Y has clavado la pequeña introducción que has hecho; sobre todo lo de que, a veces, en el amor se sufre por terquedad y falta de amor propio.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, Chelo. Nunca hay que formarse una opinión de un libro sin haberlo leído antes y sacar nuestras propias conclusiones.
      Si finalmente te haces con él, sería interesante conocer tus impresiones.
      Un besazo.

      Eliminar
  17. Hola Sofía,
    Me han hablado de este libro en multitud de ocasiones. Pero sinceramente no me atrae nada leerlo.
    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como dije a varios comentaristas, Éowyn, el tiempo es muy corto para perderlo en libros que no nos llaman la atención.
      Besos.

      Eliminar
  18. Lo leí hace mucho, supongo que como otras comentaristas han explicado, sonaba mucho hace años y lo acabé leyendo y no puedo decir nada al respecto y eso ya dice mucho. Sí que me confirmó algo que me ha pasado más veces con esos libros super recomendados, que no me acaban convenciendo.
    El amor no tiene que doler y si duele es otra cosa pero ¿amor? Y en cambio se dedican más líneas al desamor, a la traición, al dolor... que a las sensaciones gozosas. Igual va a ser que nos gustan las cosas complicadas o que nos inspira más el dolor. Complicados que somos a veces los humanos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Conxita, puede que al final el desamor y los sentimientos que surgen gracias a él al final nos inspiren más, al menos en cuanto a literatura se refiere.
      Por otra parte, estoy de acuerdo en que a veces esos libros de los que tanto se habla al final resultan decepcionantes por las expectativas que nos crean, como fue mi caso.
      Un abrazo.

      Eliminar
  19. Hola, Sof.
    Cuando leí este libro me encantó y fascinó por la narración y por tanta reflexión que sucede, que bien hay más reflexión que acción, como comentabas: se agarró Kundera de una situación de amor enfermo para empezar a tejer un gran número de pensamientos que no iban precisamente conducidos al amor. Sobre que haya personajes insoportables que no tengan tantita dignidad y migaja de autoestima pues... si... es chocante pero es más chocante aún porque es real. Yo tampoco creo que en el amor se deba sufrir, ni ser abnegado y resignado, ni sacrificar la identidad en nombre del amor (y eso aprendido a la mala); y es de esta situación decepcionante de donde nace el hilo reflexivo del libro. Es triste cuando por fin coincido en una lectura contigo pero tenemos opiniones contrarias, jaja... triste triste no, porque que todos seamos iguales sería de lo más aburrido.
    Un abrazo bien fuerte. ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que el libro es tremendamente realista no lo niego. De hecho, es ese reflejo real de las pasiones humanas lo que me hizo pensar en nuestro entendimiento erróneo de lo que es querer, ya sea debido a nuestra naturaleza o por cuestiones de educación o cultura.
      No, triste para nada! Como bien dices, es mucho más enriquecedor el hecho de que cada lector posea una opinión propia sobre lo que lee, porque cada mirada es distinta.
      Un besazo, tocaya.

      Eliminar
  20. Hola Sofía si te soy sincera, lo tengo, lo empecé ¿o lo terminé? son de esos libros que ni me acuerdo, tu reseña ahí con un par de ovarios, pues claro, ¿y lo que se debe de aprender haciendo la reseña del libro? gracias. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Eme, por lo de ovarios jaja. Es simplemente una opinión sincera, porque los que me leéis no os merecéis menos que honestidad.
      Un abrazo.

      Eliminar
  21. Tengo este libro siempre pendiente, y precisamente por reseñas como la tuya y comentarios que he leído, no me atrevo con él. Muchas veces, cuando sucede esto, me leo enseguida el libro para ver si yo veo lo mismo o no o tengo las mismas sensaciones. En este caso, no ha sido así.
    Impecable reseña, Sofía, en la que destacas lo que hay que destacar para bien o para mal. Ahora está en la mano del lector adentrarse o no, jeje (no se yo...)
    Un besazo, guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre es bueno tener un criterio propio a pesar de que las reseñas puedan ser negativas, que cada lector es un mundo.
      Otro para ti, Ziortza.

      Eliminar
  22. Hola Sofía,
    Gracias por esta reseña tan sincera. Yo tampoco creo que el amor deba doler, lo que duelen son los fracasos por lo que pudo ser y finalmente no sucedió, pero la palabra en sí es demasiado grande y valiosa para menospreciarla con esa necesidad de querer algo que no puede ser, y como bien dices termina por faltar amor propio.
    Un besote y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente, Irene.
      Que el amor conlleve sufrimiento es un hecho inevitable, porque siempre existen las decisiones, los finales, los engaños... Pero en nuestra mano está decir basta cuando ya una relación no nos trae otra cosa que dolor y frustración.
      Un besote y feliz finde a ti también.

      Eliminar
  23. Saludos, Sofía.

    No he leído el libro. De Kundera sólo he leído "El libro de los amores ridículos". Uno de tus lectores también lo menciona en uno de sus comentarios. Eso sí, lo leí hace como veinte años (soy viejuno, sí), en una edición de bolsillo que pillé de la editorial RBA a principios de los 90 (ha llovido desde entonces), cuando todavía se pagaba en pesetas. Recuerdo que me gustó, aunque no lo he vuelto a leer. No debió impactarme.

    Por cierto, de "La insoportable levedad del ser" se hizo una magnífica película protagonizada por unos jovencísimos Daniel Day-Lewis y Juliette Binoche, además de Lena Olin. La película es muy buena, a pesar de sus casi tres horas de duración.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchos de los que me comentasteis ya conocías el libro porque se publicó hace años, pero veo que para algunos las impresiones sobre el mismo no han cambiado. Le daré una segunda oportunidad, puede que con ese título que mencionas.
      Y en cuanto a la película, sabía que existía, pero no quién formaba parte del reparto ni si valía la pena, por lo que te agradezco la recomendación, Pedro.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  24. Creo que en realidad no te ha gustado el guión del libro,... y eso a mi me ocurre con frecuencia,... tanto que a veces me tienta a abandonar su lectura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces da más rabia dejarlo que aguantar un poquito y ver si la lectura se puede salvar.
      Abrazos.

      Eliminar
  25. Me encanta cuando eres tan directa! No sólo hay que hacer reseñas de los libros que nos gustan. Creo que la idea de que el amor hace sufrir es culpa de Hollywood y las novelas románticas, especialmente las clásicas. Pero una cosa es la ficción y otra la realidad, lo que pasa es que a veces no somos conscientes, yo intento creer que si algo hace sufrir más de la cuenta, es que no es bueno ni conviene. Veo que el libro no te ha gustado nada, yo he leído opiniones de todo tipo, así que ya veré...igualmente tengo mucho que leer. Un besote guapa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María, gracias. Por supuesto, creo que hay que hacer reseñas de todo tipo y siempre con total sinceridad.
      A ver qué opinas tú cuando leas el libro, si es que lo lees.
      Un abrazo!

      Eliminar
  26. ¡Hola, Sofía! Aunque el libro no te haya gustado me ha encantado tu reseña :) Me gusta que hayas sido sincera :)

    ¡Un beso enorme!

    ResponderEliminar

Opinar es gratis, ¡adelante!

BTemplates.com