Manuales literarios

"No leo manuales literarios porque quien lo hace es porque realmente no sabe escribir". Seguramente no es la primera vez que escucháis algo así. Por mi parte, me he topado con no pocas personas que manifiestan un rechazo absoluto por este tipo de libros. Para ellos si tú como aspirante a escritor debes acudir a este tipo de lectura, entonces lo mejor que puedes hacer es renunciar a tu sueño. 


Sinceramente me parece una tontería. Lógicamente si ya eres un escritor hecho y derecho con media carrera por delante, pues estupendo, pero defiendo la teoría de que para escribir hay que escribir, es decir, hay que practicar. Esto no quiere decir que tengas que depender totalmente de un manual de ejercicios para poder escribir alguna historia, pero sí me parece una buena opción para reforzar aquellos aspectos que te hace falta pulir. 
No sé, creo que es una actitud bastante soberbia no aceptar un poco de ayuda extra, y más tener esa idea de que los malos escritores son los que necesitan algo así. Es cierto que en esta vida se nace con ciertos talentos, pero no con los conocimientos para desarrollarlos, así que todo requiere un continuo aprendizaje. Lo mismo que un cantante, por muy buena voz que tenga, desafinará si no practica día a día, ocurre igual con un escritor. Además, estos manuales literarios pueden ser de gran ayuda para esos momentos en que te falta la inspiración

Que conste que esto no es ningún tipo de publicidad, ¿eh? Lo hago porque me molesta que la gente sea tan orgullosa (en especial los que escribimos y/o aspiramos a publicar algún día). Y no, tampoco es que tenga una estantería abarrotada de "Cómo escribir una novela" o "El arte de escribir historias" (no sé si existen títulos así en la realidad), pero sí digo que en su momento, y también a día de hoy, me sirvieron para darme más de un empujoncito. 
Como en todo, hay una selección enorme, para todos los gustos y necesidades, y dependiendo de lo que escojas, pues podrás encontrarte cosas buenas o malas. Los dos que yo he utilizado sirven de ejemplo, ya que son de dos tipos bastante diferentes: 1303 ejercicios de creación literaria (foto de arriba) pues son eso, 1303 ejercicios muy útiles y variados, además de bastante amenos. Y para los que busquen algo un poco más sofisticado, pues también les recomendaría Sin trama y sin final. 99 consejos para escritores, protagonizado por el prestigioso escritor P. Chéjov, donde se muestra la correspondencia que mantuvo con aquellos que le pedían consejos para escribir. ¿Qué mejores indicaciones que las de un literato mundialmente reconocido?
En conclusión, no es mala idea tener uno o dos ejemplares sobre manuales literarios y darles uso de vez en cuando. Y vuelvo y repito: no estoy queriendo decir que estés día sí y día también con ellos, ya que ésta ni siquiera es su finalidad. Siempre digo que la originalidad y el estilo propio son lo primero, y si careces de uno y de otro entonces puede que sí seas un mal escritor. En cambio, si reconoces tus limitaciones pero deseas superarte a ti mismo, puede que estés bastante más cerca del éxito. 

CONVERSATION

1 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo, mal no va a hacer.
    Yo en casa tengo un par, bastante amenos, bueno, uno de ellos lo tengo a medias jeje
    Un beso!

    ResponderEliminar

Opinar es gratis, ¡adelante!

BTemplates.com