P vs L: Alicia en el país de las maravillas

Hoy vuelvo a hablar de un clásico indispensable del cine. Alicia en el país de las maravillas (1951) es sin lugar a dudas una de las historias Disney más peculiares que hay. Muy, pero que muy peculiar. Se aleja totalmente de la temática de príncipes, princesas, brujas y besos de amor para mostrarnos un mundo repleto de seres surrealistas. Supongo que no es necesario resumir esta historia, pues las aventuras de la pequeña Alicia son más que conocidas por todos. Personalmente, creo que es mi historia preferida. Sí, en cierto modo también es estrambótica e incluso un poco psicodélica, pero al mismo tiempo la más original. Y desde luego los personajes parecen salidos más bien de un manicomio que otra cosa, pero me gusta mucho la gran imaginación que tuvieron para darles vida a todos y cada uno de ellos: flores que cantan, conejos con relojes, gatos sonrientes que desaparecen, cartas que pintan las flores de rojo para su reina, etc. Es realmente fascinante. Por no hablar de los increíbles cambios de escenario, las transformaciones y la forma en que los hechos se hilan los unos a los otros (como por ejemplo la escena en que Alicia se encuentra con una puerta en miniatura y debe empequeñecer para pasar por ella tras su caída libre por la madriguera del conejo). 


¿Y quien tuvo tan grandiosa inspiración? Pues como suele ocurrir, un escritor. Lewis Carroll creó esta historia para unas niñas que supuestamente estaban a su cuidado. Son muchos los rumores sobre las rarezas de este hombre. No puedo juzgar si éstas tienen fundamento o no, pero lo que sí es cierto es que Alicia en el país de las maravillas tuvo que salir de una cabeza más bien caótica y llena de pensamientos e imágenes estrafalarias. La obra se publicó originalmente el año 1865, convirtiéndose en otro de los grandes clásicos de la literatura inglesa. 

La obra contiene ilustraciones
realizadas por John Tenniel
No obstante, la historia en sí misma guarda muchos mensajes cargados de ironía y sátira, especialmente dirigidos a conocidos del escritor, y la lógica juega un papel fundamental en ella. Puede parecer un cuento infantil, pero en mi opinión la obra de Carroll tiene no poca complejidad, pues como digo tras ese cuento de alocadas aventuras hay un trasfondo bastante adulto. 
Leí la obra hace poco más de un año y debo decir que hay partes que incluso me resultaron difíciles de entender. No olvidemos que se trata de una historia escrita en inglés, y como es lógico al traducir se pierde mucho de esas connotaciones y dobles sentidos. Muchos pasajes están escritos en verso y el lenguaje que usa es más bien poco corriente. 
Así que entre la versión Disney y el cuento de Carroll hay bastante distancia. En esencia es la misma historia, pero ver la película y leer el libro son experiencias totalmente diferentes. Por mi parte, yo guardo muy buenos recuerdos de la primera, me atrevería a decir que esta película forma ya parte del colectivo imaginario de generaciones precedentes y venideras; y por otro también me pareció interesante la lectura del original. Sea como sea, si sois de los que os gusta comparar versiones en pantalla con versiones en papel, Alicia en el país de las maravillas puede ser
una muy buena opción. 

CONVERSATION

4 comentarios:

  1. Pretendo leerla algún día...de hecho ronda por casa....aunque a saber donde jeje.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Recuerdame Alicia luego para que te enseñe una cosa...

    ResponderEliminar
  3. Para mí, esta película fue un puntal en mi infancia, junto con La bella durmiente.
    Le hacía a mi madre alquilarla en el videoclub cerca de casa todos los fines de semana y no sé ni cómo no rayé el vhs de tanto verla. Me sabía los diálogos, jugaba con mi hermana interpretando escenas de la película... para mí, es como si realmente viviera en el País de las Maravillas.
    Siempre la recordaré con muchísimo cariño. Además, fue el primer VHS que me regalaron los Reyes Magos XD

    ResponderEliminar
  4. Jajaja es que como estas películas no hay, sin duda son un recuerdo imporrable de la infancia. Caray, acabas de activar mi memoria con lo del VHS, me he sentido vieja de pronto jajaja ;)

    ResponderEliminar

Opinar es gratis, ¡adelante!

BTemplates.com