Pesadilla antes de Navidad


Si ya en su momento hablé de lo peculiar y original que me había parecido La novia cadáver, hoy hago un salto cronológico hacia un pasado algo más lejano, concretamente al año 1993. En dicha fecha se estrenó una de las películas más populares de la última década: Pesadilla antes de Navidad. Se suele asociar a Tim Burton como el director porque claramente lleva la marca de su estilo, pero él se encargó en realidad de la producción, mientras que el verdadero director fue Herny Selick
Como digo tiene muchas similitudes con la primera película mencionada, pero la cinta Disney al mismo tiempo muestra una personalidad y autenticidad sin igual. De nuevo me encontré con una de esas historias tan llamativas que no puedes evitar mantener los ojos pegados a la pantalla durante toda su duración.
A veces incluso me pregunto si los niños no sentirían un poco de miedo por los personajes y su caracterización. Pero vayamos por partes:

Pesadilla antes de Navidad está ambientada en un mundo tétrico, de pesadilla, como su propio nombre indica. Criaturas como brujas, fantasmas, vampiros, zombies y toda clase de bichos raros pueblan la ciudad de Halloween. El papel protagonista lo lleva Jack Skellington, un esqueleto vestido de esmoquin, muy admirado por los habitantes de la ciudad, pues cada año es quien se encarga de hacer de esa fecha un acontecimiento verdaderamente terrorífico. A pesar de su éxito, Jack siente un gran vacío existencial, pues lo que tanta fama y respeto le ha dado ahora ya no le causa felicidad. Hasta que conoce la existencia de la Navidad. El esqueleto traspasa cierto día su mundo espeluznante hasta que llega a un pueblo decorado típicamente según las convenciones de esta festividad: árboles, luces, calcetines, regalos, nieve, villancicos...
El esqueleto queda maravillado por esta celebración y decide que en su ciudad también se llevará a cabo una fiesta así. No obstante, la ambición del delgaducho y alargado esqueleto va un poco más allá, pues su objetivo es secuestrar al mismísimo Santa Claus para encargarse él del reparto de regalos. 

Sin lugar a dudas es un planteamiento muy original, una forma distinta de combinar los temas tópicos que suelen aparecer en este tipo de películas: la lucha del bien contra el mal, la existencia de mundos paralelos, el amor, la importancia de sentirse bien con uno mismo,etc.
Y como dije arriba, lo que llama especialmente la atención es el dibujo, la imagen de la película (para ser más técnica, lo que se define como stop motion). Lo que se busca es crear un mundo de figuras aterradoras (muchas de ellas son tan extrañas que hasta provocan grima), pero sin abandonar el realismo y atenúandolas un poco, puesto que va dirigida a un público infantil.

Algo que hay que comentar es que la cinta es muy musical. La mayor parte de la trama se desarrolla mediante las canciones que interpretan los personajes, y por supuesto es una banda sonora excepcional, pero, y esto es cuestión de gustos personales, reconozco que ese hecho le quitó un poco a la película. Repito que es una apreciación propia y que no afecta directamente la calidad de la película, ya que como es lógico, una película dirigida a un público infantil no es nada sin momentos musicales. 
Realmente es una cinta muy particular, que en mi opinión refleja un tanto la transición y evolución del "cine infantil", que aunque no se tenga muy en cuenta es también uno de los que más avances e innovaciones ha experimentado. Y para muestra, un botón. 

CONVERSATION

4 comentarios:

  1. Me encanta la película, pero para mi que la mayoría de la peli esté marcada por las canciones es un punto a favor.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Es una de mis películas preferidas, cada cierto tiempo vuelvo a verla. Y he de decir que, para mí, la banda sonora es un valor añadido en este caso, todos los temas, no solo las canciones en sí. Tengo una grabación de mi hija con cuatro años cantando una de las canciones, "el lamento de Jack" porque tuvo una temporada que se veía la película cada dos por tres y se aprendió las canciones de memoria. Es una película importante en mi casa

    ResponderEliminar
  3. Esta película me marcó mi infancia. En 1993 yo tenía ocho años y me llamó mucho la atención lo diferente que era comparada con el resto de películas que en esa época había en el mercado (sobre todo Disney).
    Ahora de mayor, puedo profundizar en el simbolismo de la película, y me encanta el doble. Me gusta el toque de Hamlet que tiene el personaje de Jack y me parece muy interesante el personaje de Sally, aunque siempre me ha parecido un personaje cojín, muy en segundo plano y cuyo final en la película veo muy forzado. Durante toda la película Jack no le hace ni caso y de repente se enamora de ella. Demasiado tópico.
    Aún así, puede que sea porque la película realmente no sea de Tim Burton, pero es la que más me ha gustado que tenga que ver con él.
    La Novia Cadáver me gusta, pero le falta ese toque de "miedo" que tiene Pesadilla antes de Navidad.

    ResponderEliminar
  4. Totalmente de acuerdo Jesús, es cierto lo que dices acerca de Sally: a mí tampoco me convenció ese final tan precipitado, pero bueno en sí la película es fantástica, algo totalmente diferente a lo han hecho en el cine.

    ResponderEliminar

Opinar es gratis, ¡adelante!

BTemplates.com