Tacones en quiebra

Mido 1,55 cm, y aunque hace ya mucho tiempo que no me mido, dudo mucho que dicha cifra haya aumentado. Sin embargo, la altura nunca fue el complejo que más me atormentó, precisamente. 
Independientemente de eso, me gustaba llevar tacones cada vez que había una fiesta. Sí, me gusta arreglarme y soy bastante coqueta (todo dentro de un límite, por supuesto), y como digo me encantaba usar tacones, altos, claro, no olvidemos que mido poco más de metro y medio. El caso es que después de estar horas bailando y yendo de pub en pub, al final de la noche el dolor se tornaba insoportable y era casi imposible andar... pero no por ello dejaba de usarlos.


Hasta que este verano mientras cenaba con unos amigos mi hermana me llamó para salir juntas de fiesta. Yo iba con ropa de calle, y unas comodísimas sandalias planas. Tras pensármelo un poco, decidí aceptar. 
Como cabe esperar, me pasé la noche bailando y bailando (cosa que me encanta) en una discoteca, y no solo yo me lo pasé genial, sino que mis pies también. Qué libertad, madre mía. 
Ahora incluso los tacones me parecen exagerados. Sí, no hay duda de que estilizan la figura y te hacen parecer más alta, pero si siendo bajita como yo al final decides que te importa más pasarlo bien que verte mejor, es una gozada. 
Las tías a veces nos complicamos la vida innecesariamente, y ya digo que yo soy coqueta y me gusta dedicar mi tiempo a ponerme mona (un tiempo que sigue siendo largo para mi novio jeje), pero he aprendido que ante todo está mi comodidad. Sí, es posible que en alguna otra ocasión vuelva a llevar tacones, pero ésta tendrá que ser muy especial. Para salir de fiesta o bailar, está claro que no. Es más, puede que hasta salga en deportivas como ya hacen algunas chicas. 
Se acabó el masoquismo malsano. Por un mundo más sencillo, declaro mis tacones en quiebra. 

CONVERSATION

5 comentarios:

  1. Yo los declaré en quiebra hace tiempo. Para alguna boda en todo caso, pero nunca me olvido de llevarme mis sandalias para la hora del baile. Que si no, no duro "na de na".
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. Ufff!! Yo no los he usado nunca... Me resultan incomodísimos... Pero cómo admiro a las que son capaces de andar (y ya no digamos bailar) sobre ellos.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Me encantan los tacones, estéticamente, pero nunca, o casi nunca los uso. Salvo bodas y algún sarao así.... Como voy caminando a todas partes,... Y sí, hay zapatos de tacón relativamente cómodos, pero nunca tan cómodos como un zapato semiplano o unas deportivas xD

    ResponderEliminar
  4. No quería decir "te lo dije" pero "te lo dije". Que le jodan a la ropa, lo importante es ir cómodo.

    ResponderEliminar
  5. Estoy totalmente de acuerdo, ¡comodidad ante todo! Yo tengo la ventaja de ser un poco más alta que el promedio, así que por lo general ando a ras del suelo, o con poquísimo taco. Debo confesar que odio los zapatos en general, si fuera por mí andaría descalza todo el día.
    Yo tenía unas compañeras de Universidad a las que les exigían ir de tacos al trabajo todos los días. Sencillamente, me muero.

    Saludos!

    P.D.: Soy Nyte de Anobii :p

    ResponderEliminar

Opinar es gratis, ¡adelante!

BTemplates.com