Historia de un pecado

¿Sabéis la típica historia de fantasmas, secretos familiares, mansiones embrujadas y misterios de hace años que la protagonista quiere resolver? Pues eso es, más o menos, Historia de un pecado, de la escritora danesa Leonora Christina Skov
Si su nombre no te suena, no te preocupes, se trata de una de las novedades de la literatura actual, que nos presenta una historia que se extiende a lo largo de los años por culpa de un pecado cometido en el pasado, y que aún hoy en día representa un misterio para Nella, la protagonista. No obstante, la novela está narrada en primera persona por la amiga/amante de ésta (hecho que no se dice a las claras hasta más adelante, pero es algo que se sobreentiende desde el principio), una mujer que quiere sacar a la luz la historia de Nella y su familia, quienes vivían en una gran mansión en cuyos muros aún duermen los espíritus de los antiguos habitantes, entre los que se encuentra Antonia, su madre. 

Este es uno de esos libros que me sirve como excusa para criticar algunas estrategias de marketing, que son las que hacen que se vendan los libros, independientemente de si en realidad son tan buenos como dicen ser. Éste, en concreto, posee una contraportada de lo más prometedora, comparando a la escritora con Mary Shelley o Charlotte Brontë: "[...] hipnótica saga familiar de estilo gótico, en la más pura tradición de Mary Shelley y Charlotte Brontë, que ha cautivado unánimemente a la crítica más exigente y a los lectores." 
¿En serio? Pues que alguien me explique dónde está esa maestría como para compararla con esas dos escritoras. Es una mentira cochina. Historia de un pecado es eso, una historia medianamente entretenida y escrita de forma bastante simple sobre sospechas y fantasmas, pero que a fin de cuentas no ofrece nada nuevo o sorprendente. Lo demás, es un engañabobos, como diría mi madre. Que conste que esto de engañabobos va por mí misma, porque leyendo la contraportada no dudé en llevarme el libro a casa, pensado que sería genial. Menos mal que lo cogí en la biblioteca, que si no...

Es increíble cómo nos engañan con la publicidad. En fin, es un tema que da para mucho y ésta al fin y al cabo pretende ser una reseña de un libro, aunque no pude dejar mi crítica sin constancia. 
Por supuesto, no es que sea una novela malísima. Está bien, entretiene y... y punto. No es ninguna obra maestra (sobre todo porque el estilo narrativo a veces era un poco infantil y bastante simple) que además contiene los tópicos propios de las historias de fantasmas, así que no hay que ensalzarla más de lo que merece. Yo considero su lectura prescindible. Olvídate de esa contraportada que apesta a marketing y a engaño, y si la quieres leer mejor hazlo sin tener una idea de grandeza preconcebida. 

CONVERSATION

7 comentarios:

  1. Alto y claro. Me lo ahorro :) Es lo "malo" también de las novedades, que no se tienen muchas referencias y te llevas sorpresas. Yo seguramente hubiera picado también, pero ya no ;)

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Si es que en la publicidad pecan de un "exagerao"... Menos mal que no me dejo llevar por esas frases grandilocuentes de las contraportadas, que ya tengo la lección bien aprendida. Y el libro, por lo que cuentas, no me llama. Gracias por la reseña.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. Bueno, la palma de las estrategias de marketing sobredimensionadas se la lleva la saga Grey... XDDDDD Desde ese momento, decidí no volver a creerme NUNCA, NEVER una contraportada.

    Antes no nos quedaba más remedio que creérnoslas, pero ahora antes de leer un libro sobre el que tengo "dudas", contrasto la contraportada con alguna reseña internetil. No son la panacea, porque los gustos pueden variar de un lector a otro, igual que las impresiones, pero bueno, dos opiniones, o tres, mejor que una e interesada.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  4. Pues a pesar de la publicidad ni me sonaba la verdad y eso que tiene portada llamativa y un tema que me encanta. Pero viendo lo visto...y o que enganñan las sinopsis te hago caso...por lo que no me convence.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  5. Probablemente, para los grandes eruditos exigentes en demasía con la literatura, esta obra no sea otra cosa más que una bazofia, pero como me dijo una lectora una vez: yo me guío por lo que me gusta; independientemente de las críticas, las cuales me resultan aburridas y muchas veces insulsas; pues los críticos, de todas formas, por la razón que sea, también tienen sesgada su forma de pensar, y por ende también sus críticas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De acuerdo, las críticas siempre están sesgadas. No puede haber una crítica imparcial

      Eliminar
  6. Supongo que con tu comentario me estás dando a entender que yo tengo una forma "sesgada" de pensar en cuanto a literatura.
    No me considero ninguna erudita, sino que simplemente exijo un mínimo de calidad, una novela o libro de cualquier tipo pero QUE LO VALGA, que sea bueno y no un producto de marquetin como ocurre muchas veces. Y por supuesto, en cuanto a gustos no hay nada escrito, otra cosa es que haya a quien le aburra todas las opiniones que difieran de la suya... eso ya es harina de otro costal.

    ResponderEliminar

Opinar es gratis, ¡adelante!

BTemplates.com