Curiosidades: Una de cal y otra de arena

Entra fresquito por la ventana mientras navego sin paradero determinado por internet a la vez que echo miradas furtivas a mi gata (cosa boniiitaaa) que duerme una de sus tantas siestas sobre mi cama, cuando de pronto se me viene una frase a la mente: Una de cal y otra de arena. El porqué de que dicha expresión se manifieste sin previo aviso en mi pensamiento lo desconozco, pero ya que estoy en la web y dado que soy una persona curiosa, me pongo a investigar. 
Y mis conclusiones no son muy aduladoras, la verdad. Parece mentira que con lo grande que es internet y con la ingente cantidad de información que hay, en ningún sitio me den una respuesta esclarecedora



Ojo, no estoy hablando del significado en sí mismo del refrán, que más o menos todos podemos aproximar (Si la vida te da una de cal y otra de arena significa que te pasan cosas buenas y malas, así como definición de andar por casa); yo me refiero a la etimología, al origen. 
La explicación que me pareció más congruente es la que ofrece A. Buitrago Jiménez en el Diccionario Espasa de dichos y frases hechas, en la que se afirma que dicha expresión se debe al uso del mortero en la construcción, una mezcla formada por cal, el material más caro, y arena, que vendría a ser el más abundante y "barato."

Por supuesto, no soy quien para poner en entredicho la sabiduría de este hombre ni la fiabilidad de esta prestigiosa institución, pero si soy sincera, a veces creo que averiguar una etimología es una tarea bastante difícil. Lo digo porque el paso del tiempo no perdona, y muchas veces por muy evidentes que parezcan las cosas, nadie tiene la verdad absoluta en sus manos. Como es lógico, este tipo de diccionarios etimológicos tendrán un largo tiempo de investigación detrás, así que no voy a estropearles las largas horas de esfuerzo y trabajo invertidas, tan solo digo que está bien enterarse, pero también nunca está de más ser un poquito desconfiado y no creer todo lo que se lea, oiga o vea. 

Sea como sea, la explicación parece más que aceptable y válida, sobre todo porque tiene sentido, y tampoco creo que sea algo a lo que haya que darle muchas más vueltas.
Día a día usamos frases, refranes y palabras de las que no tenemos ni pajotera idea, y no sé si será por mi ánima de filóloga en potencia, pero no me quedo a gusto sabiendo que hay cosas que no sé y que además de ello utilizo con frecuencia. Así que bueno, como todavía estoy a tiempo de enmendar mis errores y/o mi ignorancia, voy a proponerme ir despejando esos interrogantes sobre significados y porqués, y por qué no, compartirlos en el blog con todos los que también sientan el gusanillo de la curiosidad en su interior. 



CONVERSATION

1 comentarios:

  1. Entonces la buena sería la de cal, ¿no? Jajaja, es una duda que me lleva atormentando toda la vida ... xD

    ResponderEliminar

Opinar es gratis, ¡adelante!

BTemplates.com