Difícil decisión

Es difícil elegir, vaya si lo es. Sobre todo si no tienes las cosas claras y muy especialmente cuando te acosan las dudas y la incertidumbre. Se trata, cómo no, del sempiterno tema de los estudios, y de las distintas opciones que ofrece mi carrera para orientarlos por un camino u otro...
Y no tengo ni idea, por primera vez en bastante tiempo no tengo idea de lo que quiero hacer, de qué quiero elegir, pero como agravante también está el tema de la conveniencia, es decir, qué me conviene y qué no. Porque estamos con lo de siempre: si tiene salida o futuro aquello que vas a escoger, si te va a ser útil o te va a servir solo para rellenar un currículum por el que siempre recibirás la misma respuesta: "Ya te llamaremos".


¡Qué gran drama el tuyo!, pensaréis irónicamente algunos. Es cierto, no es un problemón, por supuesto que no. Se trata más bien de una preocupación, y como decía antes, de esa incertidumbre, y de la inseguridad, esa gran amiga mía. Si hay algo que sí perturba un poco mi paz es el miedo (otro al que conozco muy bien) de no ser capaz, de no dar la talla, hablando en plata. La competencia hoy en día es muy grande, además que el esfuerzo que te exigen es abundante y está mal remunerado en la mayoría de los casos, pero bueno, incluso los menos experimentados somos conscientes de que sin trabajo duro no consigues nada... o eso creo y eso dicen. 
Elegir es algo que pone a prueba nuestra... nuestra... ¿capacidad de reflexión? O nuestra capacidad de improvisación, tal vez. Dicen que las cosas no hay que pensarlas mucho, y en este caso me da que me va a tocar tirar un poco por la intuición, y apandar con lo que venga, sea bueno o malo. 
Ayyy, a veces envidio tanto a esas personas que simplemente actúan sin pensar mucho o nada en las consecuencias. Así que bueno, al rellenar la matrícula para este segundo año de universidad procuraré, y recalco esa última palabra, elegir las asignaturas sin darle muchas vueltas... y a ver qué pasa. 

CONVERSATION

4 comentarios:

  1. ¡Ay! Cómo te entiendo. Yo soy de esas que le dan MUCHAS vueltas a ls cosas, qué le vamos a hacer. Eso de hacer la matrícula, me suena XD Pero bueno, fue atenuándose a medida que pasaban los años XD

    ResponderEliminar
  2. Cómo te entiendo también. Que yo también soy de las que le dan muchas vueltas a las cosas antes de hacer algo...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. Yo también me pienso ese tipo de decisiones una y otra vez y la sensación es horrible. Piensa que una vez que hayas elegido, seguro que esa es la decisión correcta. Buena suerte!
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  4. buff yo también soy de las que no paran de darle vueltas a las decisiones...
    MUcho animo! ya nos contaras que tal!
    Un beso!

    ResponderEliminar

Opinar es gratis, ¡adelante!

BTemplates.com