Raíces cuadradas

1,98€ pone en la etiqueta. Raíces cuadradas, de Nikita Lalwani. Me acerco a la estantería del bazar con la curiosidad plasmada en mi rostro. No es un precio muy común para estos tiempos de crisis, la verdad. Leo la contraportada, y el argumento en seguida me llama la atención, así que compro el libro. Buena calidad, perfectas condiciones, edición nueva, y por último, pero no por ello menos importante, es una ganga. 
Total, ¿qué puedo perder?

La respuesta es nada, no perdí nada comprando esta novela, sino al contrario, más bien gané, y gané mucho. Sí, seguramente casi nadie la conozca, yo no había oído nunca hablar de ella. A pesar de eso, muchas veces creo que, independientemente de la "fama" que tenga un libro, es frecuente que las buenas historias estén ocultas, apretujadas en alguna estantería polvorienta y olvidada, condenadas al anonimato.
Metáforas aparte, Raíces cuadradas me ha gustado muchísimo. Es una novela sobre la soledad, la soledad más fría que se puede padecer, la soledad que se produce al no "conectar" con tus padres, y de no conectar como resultado con el mundo en general.

Rumi es una chica hindú de 15 años que vive con sus padres y su hermano en Cardiff, en medio de una cultura muy dispar a la suya propia. Pero además de esos encontronazos culturales, Rumi se ve sometida siempre a la estricta vigilancia de su padre, Mahesh, quien desea a toda costa que Rumi se entrene para sacar partido a su innata inteligencia para las matemáticas, y acceder así a la universidad de Oxford.
Rumi es una chica superdotada, pero no feliz. Nunca consigue cumplir las expectativas de Mahesh, quien le exige trabajo, trabajo y más trabajo, cuando ella está interesada en hacer cosas normales para su edad: salir de fiesta, conocer chicos, tener amigas, leer novelas, ver pelis, etc.; cosas indispensables que no están a su alcance.
Además, tanto su madre como su padre le recuerdan con bastante frecuencia la decepción y la vergüenza que les hace pasar al mostrar ciertos comportamientos que, según ellos, "los deshonran". Es decir, tonterías como conocer a un chico o preguntar cosas relacionadas al sexo (o cosas de blancos como ellos dicen).
La autora, Nikita Lalwani

Lo peor de todo es la veracidad de esta historia. Son cientos los padres que viven presionando a sus hijos y que nunca se muestran contentos con lo que hacen, por mucho esfuerzo y empeño que pongan. No digo que haya que ser completamente liberales, pero la actitud de los padres de Rumi me parece muy injusta. Es cierto que educar no debe de ser una tarea fácil (soy muy joven para tener hijos pero me lo imagino), pero es necesario saber dónde está el límite.
Llegó un punto en el que, os lo juro, desprecié con toda mi alma a Mahesh por ser tan frío y duro con su hija, y en cuánto a ella, no pude sentir otra cosa que pena y frustración, sí, sentí incluso su propia frustración. Y, como es lógico, Rumi tarde o temprano se sentirá al borde del colapso.
Por último, solo decir que el estilo de la autora me gustó mucho: muy intimista, fresco pero con toques metafóricos, una escritura muy personal.
Una lectura más que recomendable. 

CONVERSATION

6 comentarios:

  1. Me encantan este tipo de gangas. Me alegra que le hayas sacado partido a ese precio.

    ResponderEliminar
  2. no habia escuchado del libro, pero genial portada! :D
    saludos

    ResponderEliminar
  3. Un precio muy bueno.... quién se puede resistir.
    http://deseolibros.blogspot.com.es/
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Me has convencido para leerlo. Me encantan los libros de adolescentes :) Lo difícil va a ser encontrarlo :P

    ResponderEliminar
  5. Joe pues ha merecido la pena entonces. Esas gangas al final se transforman en pequeños tesoros jeje
    Un beso!

    ResponderEliminar
  6. Confieso que suelo elegir los libros por el precio, y la verdad es que el 90% de las veces salgo ganando :)

    saludos!

    ResponderEliminar

Opinar es gratis, ¡adelante!

BTemplates.com