El monje

El 23 de septiembre de 1794, el joven Matthew Lewis, con tan solo diecinueve años, anunciaba en una carta a su madre que había escrito en solo diez semanas una novela...
Con estas palabras en la contraportada, la editorial Cátedra hace una breve introducción de lo que será El monje, obra que se publicaría dos años después de su concepción. Con respecto a este hecho, debo decir que, en efecto, es sorprendente que un escritor tan joven lograse crear una obra tan extensa y tan temáticamente compleja como es El monje, puesto que hace una fuerte crítica a la iglesia, la religión, y la consecuente superstición e ignorancia del pueblo. 
La trama se desarrolla en Madrid, siendo la gran mayoría de los personajes españoles, un hecho que llama bastante la atención, ya que Lewis era de nacionalidad británica. 


En esta escabrosa historia, el monje Ambrosio es el principal protagonista. Es el abad más aclamado por los creyentes, es considerado la viva imagen de la pureza, la rectitud, y la bondad; un verdadero mensajero del Señor en la Tierra. No obstante, bajo esa expresión de mesura y santidad, se esconde la cara de un pecador hipócrita y lujurioso (vaya, creo que esto nos suena un poco familiar, ¿no?), que no puede contener sus deseo sexual, y que como consecuencia rompe sus votos de castidad para comenzar una larga carrera de crímenes y abominaciones. 

En mi opinión, el personaje de Ambrosio constituye una voraz crítica de la falsedad eclesiástica, y de la fuerte represión sexual que se imponía a la sociedad -no olvidemos que nos encontramos en los albores de la Inquisición-. Realmente me sorprendió, en especial por las descripciones bastante explícitas de esos "pensamientos impuros", y del precio que está dispuesto a pagar con tal de ver saciados sus deseos. No me quiero imaginar la cantidad de problemas que tuvo Lewis por no tener pelos en la lengua y denunciar esa grandísima hipocresía religiosa que existió (y sigue existiendo) y que durante tantos siglos limitó la libertad del pueblo.
Paralelamente a esta historia, también conocemos el pecado que ha cometido la monja Inés: ha violado sus votos de castidad quedándose embarazada de Ramón, marqués de las Cisternas. Sin embargo, no se utiliza la figura de la joven pecadora, sino que de nuevo se critica la falsa moral religiosa a través de la figura de la madre superiora del convento, una mujer que, lejos de procurar el esperado perdón divino y de mostrar un alma bondadosa, está dispuesta a hacer sufrir a Inés las más crueles atrocidades para hacerle pagar sus pecados. 

Como dije anteriormente, me impresionó la crudeza de algunas escenas sexuales bastante explícitas (más que nada por la época) y ese claro tono de denuncia contra la religión. Es importante destacar que El monje se inscribe dentro de la llamada Literatura gótica, movimiento que comenzó a finales del siglo XVIII, y que se caracteriza por la constante recurrencia a temas escabrosos: el morbo, la superstición, las apariciones, el Diablo, la sangre, etc; elementos que marcaron en cierta forma el comienzo del género del terror. 

Ya para acabar, solo me queda comentar que El monje es una obra que hay que leer teniendo en cuenta el contexto histórico y la intención crítica del autor. ¿Que por qué lo digo? Bueno, a pesar de que sí es cierto que me gustó, no considero que sea una novela preciosa o que se disfrute como lectura, no solo por el tema en sí mismo (religión, pecado, elementos sobrenaturales), sino por la forma en que está narrada, porque puede resultar un poco pesada, densa. Creo que, en conclusión, hay que entenderla como una novela muy relacionada a un momento puntual de la historia, y leerla sabiendo qué características nos vamos a encontrar.


CONVERSATION

5 comentarios:

  1. Pues me llama la atención :P

    Veo que recomiendas El extranjero, de Camus. La tengo pendiente desde hace tiempillo... A ver si me animo :P

    ResponderEliminar
  2. La leí hace ya tiempo y me gustó mucho. Aunque es cierto que a veces se hace un tanto densa.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. Ando vaga y veo que es densa y me echo para atrás pero esta vez me la anoto porque los temas que trata me suelen gustar,..simplemente con que lea menos al día vale para no saturarme.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  4. No sé qué hacer, le tenía ganas, pero en una sinopsis de la editorial leí lo que pasaba al final, y aunque eso no es impedimento para leerlo me llevé un chasco...Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. No lo conocía, pero tiene buena pinta. Tomo nota para cuando llegue la ocasión.
    Abrazo!

    ResponderEliminar

Opinar es gratis, ¡adelante!

BTemplates.com