Yeonmi Park: Escapar para vivir

La primera vez que vi a Yeonmi Park fue a través de Facebook. En uno de esos vídeos que te saltan por casualidad en la red social por excelencia, supe de esa niña que, en la conferencia One Young World de Dublín, vestida con un traje tradicional de su país, contaba entre lágrimas los horrores de su fuga de las garras de Kim Jonh-un.

Tiempo después, no sé dónde vi anunciada su biografía, así que quise distanciarme de la carga emocional de los vídeos y conocer de primera mano el testimonio de esta joven norcoreana que cuenta sin tapujos los horrores que se viven en el país del "Querido Líder".


Yeonmi y yo tenemos la misma edad. Y poco con lo que compararos. Ella ha vivido más de lo probablemente yo viviré en toda mi vida. Obviamente, no hablo de años, sino de vivencias, de crear en tu memoria recuerdos terribles, de abandonar tu hogar para emprender una huida que puede pagarse con la muerte. De pasar hambre, de ser vendida por un grupo de traficantes para traspasar una frontera. De ver cómo tu madre se sacrifica para que no te violen a ti. De ver cómo tu padre es encarcelado y enviado a un campo de trabajo, de cómo tu hermana escapa también para sobrevivir y pasarás como resultado años sin saber de ella.

Desde mi punto de vista, una de las frases más representativas del libro es la de Incluso los pájaros y los ratones pueden escucharte susurrar, porque significa miedo, sometimiento, adoctrinamiento político y social. No pienses diferente, no digas lo que opinas, no pongas en duda. Obedece, renuncia a tu individualidad, trágate enterita la propaganda política donde se afirma que el Líder puede leerte los pensamientos y controlar hasta el tiempo atmosférico. No tengas religión, porque él es y será tu único Dios. Agradece el hambre y la pobreza como un camino de lucha y superación. 



Escapar para vivir es precisamente eso: un libro sobre huir y sobrevivir. En otras palabras, es el testimonio de una joven que planta cara al sistema norcoreano y denuncia a voz en grito las injusticias de una de las naciones más herméticas y opresivas del mundo. A raíz de su escape, Yeonmi se ha convertido en una activista de los derechos humanos que cuenta ya con miles de seguidores virtuales y reales, así como con numerosos detractores que la han señalado como una amenaza.
Tanto es su cambio, que cuesta creer que esa chica vestida a la última, con estudios universitarios, con valentía para proclamar sin pelos en la lengua las vergüenzas de sus circunstancias haya sido alguna vez una niña empobrecida, sin estudios y tan aterrorizada que creía que sus palabras podían ser escuchadas por las ratas


Como cabe esperar, la historia de Yeonmi no está exenta de polémicas ni suspicacias, pues hay quien cree que su testimonio es un fraude y que existen ciertas incongruencias en su discurso. No voy a entrar en lo que es la discusión política entre partidarios del capitalismo y del socialismo sobre quién miente y quien no (como si fuese posible dar una respuesta categórica).

Para mí  lo que está claro a estas alturas es que Corea del Norte no es ningún paraíso. A pesar de los pesares, creo que leer a Yeonmi es absolutamente necesario. Como ya comenté en su momento con Voces de Chernóbil o Instrumental, hay historias que hacen falta, porque leerlas es el modo de abrirnos los ojos a los que estamos al otro lado, de hacernos saber que el odio, el mal y la injusticia campan demasiado a sus anchas. Porque de lo que no se habla, no existe. 

Publicado el 20/6/2017




CONVERSATION

27 comentarios:

  1. ¡Hola, Sofía!

    No conocía a Yeonmi Park, pero por lo que cuentas éste es un libro de lo más necesario. Me ha estremecido leer tu entrada por todas las experiencias que ha tenido que vivir Yeonmi. Nadie se merece algo así. Me voy a apuntar el nombre y voy a ver si lo tienen en la biblioteca. ¡Muchas gracias por descubrirmelo!

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Laura.
      Si hay un adjetivo para describir este testimonio, es sin duda "estremecedor". Tras leer el libro e investigar sobre Yeonmi, yo también pensé en que nadie es merecedor de algo así.
      Si finalmente lo lees ya me pasaré por tu blog a leer tus impresiones.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Creo que las discusiones entre capitalismo y comunismo ya están de más en la sociedad actual. Ambos sistemas han sacado a relucir lo peor del ser humano y en ambos ha habido quienes han sufrido y quienes se han aprovechado de los demás. Creo que la discusión es más entre estados democráticos y estados autoritarios, teniendo también en cuenta que un país no es una democracia solo porque se pueda votar cada cuatro o cinco años.
    Creo que Corea del Norte corresponde a esos países autoritarios y no sé si la biografía que nos traes es un fraude o no, pero seguro que, aun en el caso de que lo sea, la mayoría de lo que cuenta ha sucedido a alguien. "Si non e vero e ben trovato".
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy interesante tu comentario, Rosa.
      Estoy de acuerdo en que seguir dándole vueltas a la discusión de qué sistema económico ha sido peor se ha convertido en una discusión estéril, en un juego de toma y dame en el que ni un bando ni el otro quiere reconocer las miserias que ha traído cada uno.
      Yo también creo que, por mucho que intenten poner en tela de juicio cuál es la realidad de Corea del Norte, no cabe duda de que sus métodos son autoritarios y de que la represión social es un hecho innegable.
      Y mira, desconocía el significado de esa máxima que has escrito. Pero confirmo que es justo la idea que quería resaltar sobre el testimonio de Yeonmi: que muy posiblemente ella esté dando voz a quien no puede hablar, aunque su historia no sea totalmente verídica.
      Besos.

      Eliminar
  3. No conocía esta historia pero gracias por compartirla, es un tema interesante. Tienes razón que Corea del Norte precisamente un paraíso no es, y no creo que sea un fraude lo de esta chica, porque como ha dicho Rosa en su comentario, si no le ha ocurrido a ella le habrá ocurrido a otro. Cuando veo casos como este pienso que el mundo está fatal!! Un saludo, un post genial!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, María, al leer esta biografía yo también pensé en lo mucho que tiene que cambiar este mundo de locos.
      Como bien dijo Rosa, "Si non e vero e ben trovato".
      Besos.

      Eliminar
  4. No conocía a Yeonmi Park. Una historia estremecedora la suya. Sea real o no, seguro, como ya han dicho, que ya le ha ocurrido a alguien. Es ella la que ha tenido el valor de denunciarlo. O la oportunidad. Y una historia que, desde luego debe ser conocida. Apuntado el libro.
    Besotes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Margari, Yeonmi tuvo la "suerte" de poder escapar y transmitir al mundo la realidad de su país. Ya me contarás qué tal si lo lees.
      Abrazos.

      Eliminar
  5. ¡Hola!
    Pues apuntadísima, sea un fraude o no como dice Rosa seguro que lo que cuenta le ha sucedido a alguien y hay que darlo a conocer.
    Yo tengo un libro qu eme encanta y es la biografía de Phoolan Devi, una chica de una de las castas más pobres de la India que acabó siendo política y por supuesto asesinada. Por estas casualidades de la vida la mataron el día qu emi hermana y yo compramos el libro. Son casos terribles de gente muy joven que ha vivido en sitios extremadamente duros.
    Gracias por enseñarnos este libro.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira, Marigem, no conocía el nombre de Phoola Devi, y como últimamente estos son temas me tiran mucho, tendré muy presente la posibilidad de leer su biografía.
      Testimonios como estos son necesarios para enterarnos de las injusticias que día a día se cometen en el mundo.
      Besotes.

      Eliminar
  6. Dicen que el diablo sabe más por viejo que por diablo. Con eso quiero decir que, con los años, me he vuelto muy desconfiado y difícilmente pondré la mano en el fuego por algo, o alguien, que, o a quien, no conozco suficientemente. Cuando vi el discurso al que te refieres, pensé que bien podría ser una suerte de representación anti-coreana, aunque no por ello exento de verdad.
    Al margen de toda suspicacia, lo que sí está -o parece- claro, es que el régimen de Kim Jong-Un es una tiranía solo comparable con las de la Edad Media, que se deshace de sus enemigos políticos de la forma más cruel. Solo hay que ver el último ejemplo en ese joven norteamericano condenado a 15 años de trabajos forzados por arrancar un póster de propaganda del régimen norcoreano (a quién se le ocurre!) y que ha acabado siendo entregado a los EEUU en estado de coma por una supuesta intoxicación por botulismo y con el cerebro como un queso gruyere.
    Yeonmi Park, por lo menos está viva y puede contarlo. Me alegro por ella.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Josep, creo que a día de hoy es muy sano cuestionarse todo lo que vemos y leemos, ya que cada día somos el blanco de manipulaciones y tergiversaciones constantes.
      Aún así, creo que existe una realidad que, para bien o para mal, no es posible ocultar. El caso del chico norteamericano es una prueba más de las atrocidades que se cometen en el régimen de Kim Jong-un. De hecho, este joven ha fallecido en estos días, por desgracia.
      Sin duda, Yeonmi pone en juego su vida para dar un testimonio y denunciar estas injusticias. Muy loco tienes que estar para poner en riesgo tu vida si las cosas que cuentas no tienen algo de verdad en ellas.
      Abrazos.

      Eliminar
  7. Excelente entrada Sofía y un libro que sin duda tendré en cuenta. Yo leí hace poco otro libro sobre Corea del Norte que se titula Querido Lider y cuenta todas las barbaridades que se ha cometido durante las últimos años (décadas ya) en ese país. Parece mentira que hoy en día hay todavía países con semejante estructura ¿política? o lo que sea .
    Me ha gustado mucho tu publicación, Sofía.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Ziortza, es una locura pensar que en otras partes del mundo todavía existen regímenes totalitarios que violan por activa y por pasiva los derechos humanos sin que nadie haga algo al respecto.
      Me alegro de que te gustase, mil gracias.
      Un beso.

      Eliminar
  8. A mí también me impresionó el testimonio de Yeonmi y he leído sobre las famosas "incongruencias", comprensibles cuando se habla de hechos traumáticos y es que la memoria humana nunca es fiable. Pero el fondo de las cuestión es totalmente verídico, lo que dice Yeonmi no es falso, es la cruda realidad, recuerdo otro libro que leí hace un par de años sobre el tema, "La chica de los siete nombres" de Hyeonseo Lee. Los testimonios son abrumadores y en todos hay un denominador común: el terror. Por mi parte, prefiero nuestra imperfecta democracia a vivir en un régimen militarista y cruel como el de Corea.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, Gerardo. No podemos compararnos en ningún sentido con Corea del Norte, por gran suerte para nosotros.
      "La chica de los siete nombres" también pasa a formar parte de mis pendientes.
      Gracias por comentar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. No conocía nada de ella, así que te agradezco esta entrada y que con ella nos hagas ver abusos silenciados. No siempre somos conscientes del mundo en el que vivimos, si podemos verlo a través de la experiencia de otros ojos, aunque sean atrocidades, por lo menos seremos más conscientes de la realidad.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente, Irene.
      A veces es bueno que nos recuerden que aún tenemos mucho por hacer y mejorar para hacer del mundo un lugar más justo y menos lleno de miserias y dramas.
      Un besazo.

      Eliminar
  10. Hola Sofía, si hay algún género literario que me gusté más que otro, los ensayos serían mi predilección. Muy acertada tu mirada sobre esta joven y sobre el libro que traes hoy a tu blog. Voy a tratar de leerlo ya que cualquier mirada sobre el hermético totalitarismo norcoreano siempre es de interés y más por alguien que lo ha vivido en primera persona.
    Un gran saludo!

    ResponderEliminar
  11. He venido a conocer tu espacio y me encuentro con una entrada muy interesante, cuantas vidas rotas hay en el mundo cuantos gobiernos sin conciencia. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida seas, Ester.
      Así es, hay gobiernos que juegan con los derechos de sus ciudadanos a su antojo sin que nadie mueva un dedo. Menos mal que gente como Yeonmi tiene la valentía de decir la verdad.
      Un abrazo y gracias por comentar.

      Eliminar
  12. No conocía esta historia y es desgarradora. No suelo leer biografías, pero esta sería una de las que me llamarían la atención. Y sí, hay que hablar de ciertos temas para que no se vuelvan a repetir.
    Besos y me quedo por tu rinconcito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo antes tampoco leía demasiados testimonios, pero desde hace un tiempo encuentro su lectura tremendamente interesante. Te recomiendo esta biografía sin duda.
      ¡Gracias por quedarte!
      Abrazos.

      Eliminar
  13. Conocía la historia de Yeonmi por el vídeo que me llegó a través de las redes sociales, me puso los pelos de punta, del libro no sabía nada y me parece del tipo de lecturas interesantes e importantes para crear conciencia. Buena elección.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  14. Hola!! Seguramente me haga con él porque Corea del Norte es un tema que siempre me ha interesado mucho. Besotes!!!

    ResponderEliminar
  15. Independientemente de que la biografía sea completamente real o tenga partes inventadas, por desgracia, y al igual que comenta Rosa, seguro que eso le pasó a alguien si no fue a ella.
    Corea del Norte no puede ser un paraíso porque un estado autoritario, sea del signo que sea, no ofrece más que opresión.
    Genial reseña acompañada de denuncia y reflexión. Me ha encantado.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  16. No tengo ninguna duda sobre las barbaridades que se dan en Corea del Norte. Tengo más dudas con esta historia, en el sentido de que, dándome igual que sea real o inventada, lo que no me gusta es que se juegue con darnos gato por liebre. Quiero decir, que se juegue a mostrarnos como real algo que tal vez no lo sea tanto, aunque lo que cuente sea verdad y refleje lo que es Corea del Norte.

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Opinar es gratis, ¡adelante!

BTemplates.com