Flores en el ático

Hacía ya tiempo que quería dedicar una entrada a esta novela. Si de entre todas la que he leído, tuviese que elegir una que realmente me haya marcado, creo que sería ésta. Y advierto que no es ni mucho menos el mejor libro de mi vida. El hecho de que me haya dejado huella creo que va más bien en relación con las circunstancias en las que lo leí. En sí también es cierto que la historia es espeluznante y consigue provocarte auténticos sentimientos de desesperación y pena, pero digamos que no es una obra maestra de la literatura, lógicamente.
Leí Flores en el ático hace ya más de tres años, y por aquella época tendría yo unos 15. Me encontraba en el típico momento de cambio y transición, y francamente es una etapa que no me gustaría volver a vivir. Además, también comenzaba a introducirme en un tipo de literatura más abierta; empezaba a tener una percepción distinta de lo que leía, a tener incluso una visión algo más crítica.



Tengo en cuenta por consiguiente que era más impresionable de lo que soy ahora, por tanto, es muy probable que si me leyese este libro en la actualidad, guardaría una opinión completamente diferente. Pero como dije, la novela de V.C. Andrews tiene un lugar especial entre mis recuerdos por motivos circunstanciales.
Un adjetivo que la describiría sería sórdida. Trata numerosos temas como el odio, la muerte, la pasión, el sexo, la familia, el incesto... Y a pesar de que son temas bastante comunes en la literatura, yo nunca los había leído desde una perspectiva y una narrativa como la de la autora (otra característica importante es el estilo narrativo). Admito que Flores en el ático es verdaderamente una historia melodramática y en muchas ocasiones cursi, e incluso algunos hechos ya por entonces me parecieron inverosímiles.
Por otro lado, algo que en verdad resalto del libro es el desarrollo de los personajes, muy bien logrado y variado. Como en todas las historias, los hay buenos y malos, los hay entrañables u odiosos, generosos y egoístas, etc. Pero Andrews les da un toque peculiar, mágico, que hace que no los olvides por más que pase el tiempo.
En general las críticas que he visto en internet muestran una opinión semejante a la mía. Sin embargo, en parte también estoy de acuerdo con aquellas que dicen que es una historia un tanto pastelosa tanto por la narrativa como por los hechos. Eso sí: del resto de la saga únicamente salvaría el segundo, Pétalos al viento, porque no solo considero pésimos los siguientes, sino que además algunos de ellos no fueron escritos por la autora original, sino por quien contrataron tras su muerte para aprovechar el éxito de estas novelas. Así que hay que tener cuidado con los libros que se vean por ahí de ella, ya que muchos no son de su propia cosecha.
Por su parte, la autora también guarda un cierto halo de misterio. De la vida de V.C. Andrews se sabe más bien poco, y al parecer el drama y la angustia que identifican su obra se debe a un accidente que la dejó en silla de ruedas, de modo que plasmó buena parte de sus emociones en sus escritos.
En resumen, es posible que si dentro de unos años vuelvo a introducirme en la vida de Cathy, Cristopher y el resto de la familia Dollanganger sienta una gran decepción y me arrepienta de lo que he escrito hoy... O no.

CONVERSATION

1 comentarios:

  1. http://1.bp.blogspot.com/-yrhM1j7A2UA/Tdk4FtL_tgI/AAAAAAAAKbU/guGzmMEd5Ns/s1600/Aullidos%2B-%2BThe%2BHowling%2B-%2BHurlements%2B-%2BDas%2BTier%2B-%2BL%2527ululato%2B-%2BJoe%2BDante%2B-%2B1980%2B-%2B023.jpg

    ResponderEliminar

Opinar es gratis, ¡adelante!

BTemplates.com