Los sufrimientos del jover Werther

Me he dado cuenta de una cosa con respecto a mi blog: la gran mayoría de entradas resumen o tratan temas que me gustan, por tanto no suelen haber opiniones negativas en ellas. Si hay algo con lo que no estoy para nada de acuerdo es con las críticas destructivas, sin fundamento, y mucho menos con las ofensivas, lógicamente. Sin embargo, una opinión puede estar a favor o en contra de cierto asunto, gustar más o menos, o simplemente desagradar por completo. Todas estas opciones para mí son válidas, siempre y cuando se cumplan unos criterios en base al respeto. He decidido que a partir de ahora haré también críticas no tan favorables, es decir, no me dedicaré únicamente a alabar, sino a exponer las razones por las que una película, libro o X tema no me haya gustado, conmovido o fascinado. Dicho esto, queda inaugurada la nueva etiqueta "Sobrevalorados". 
Como bien indica el título, hoy quiero escribir sobre una novela corta, pero que forma parte de los clásicos de la literatura alemana. Es, por consiguiente, una obra de gran consideración y precursora del Prerromanticismo. 

En la edición que yo tengo aparece el siguiente resumen de mano del introductor Feliciano Pérez Varas:
"[...]. Se trata de una juventud exacerbada por un sentimentalismo morboso que vive su tragedia no sólo en la imposibilidad de un amor irrealizable, sino en la imposibilidad de una adecuación al mundo circudante".
Desde mi punto de vista, estas palabras captan a la perfección la esencia de la historia. El Romanticismo se caracterizaba por la exaltación de las emociones y la subjetividad el autor, siendo uno de los temas más recurrentes el amor. El autor, Johann Wolfgang Goethe, sentó las bases de este movimiento con Los sufrimientos del joven Werther. Amor, deseperación, decepción vital, dramatismo, etc, son las características principales de la obra. 
No negaré que es una historia de amor bonita, las cartas que Werther escribe a su amigo (gran parte de la novela es epistolar) son realmente conmovedoras, y sin duda sientes auténtica compasión y empatía por las desdichas de este joven. Pero en fin, digamos que el libro no aporta mucho más. Sé que es importante atender al contexto histórico cuando se hace una crítica, pues no es lo mismo escribir en el siglo XVIII que en la actualidad. Así que entiendo los motivos por los que la obra de Goethe se convirtió en un referente, pero para bien o para mal, a mí no ha conseguido impresionarme. 
A pesar de todo, no me arrepiento de haberlo leído. De hecho, animaría a todo aquél que quiera leerlo, porque aparte de que cada quien tiene una visión distinta en la lectura, y por tanto el libro le puede parecer fantástico, es necesario conocer y leer de todo un poco, pues de toda experiencia siempre se aprende algo. O al menos eso dicen. 

CONVERSATION

2 comentarios:

  1. Ahora tengo ganas de leerte una destructiva jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De eso se puede encontrar en tu blog jajajjaaja

      Eliminar

Opinar es gratis, ¡adelante!

BTemplates.com